Inseguridad y crimen, en todo su apogeo

NADA PERSONAL

J.M. PASADO

La desaparición de tres elementos de la Marina Armada de México en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río, es una muestra más de que el crimen organizado está presente en la entidad, y lejos de ahuyentarse con la sentencia del gobernador Miguel Ángel Yunes, de acabar de raíz con este cáncer, lo retan a que lo haga.

La vox populi en el bajo mundo de la delincuencia organizada y de las mismas corporaciones policiacas opinan que es necesario pactar para mantener a Veracruz en paz, cosa que no ha hecho el gobierno yunista, ni lo hará, como lo declaró el propio mandatario estatal.

Si bien Miguel Ángel recibió un estado inmerso en la inseguridad, con un alto porcentaje en delitos de alto impacto como el secuestro, las extorsiones y las ejecuciones, lejos de combatirlo y cumplir su promesa de acabar con la inseguridad en seis meses, el fenómeno va en aumento, pero ahora también se le han disparado los delitos del fuero común, como sucede en la capital Xalapa, donde los amantes de lo ajeno han actuado a sus anchas en las principales zonas residenciales de la capital y la región.

Desde que Miguel Ángel ganó la elección, ya como gobernador electo, en Coatzacoalcos, ante empresarios se comprometió a desvincular en Veracruz a la policía del crimen organizado. Dijo que para devolver la seguridad y la tranquilidad a los veracruzanos “es necesario desvincular a la Policía Estatal de la delincuencia organizada e invertir en la conformación de una nueva policía, que esté más cerca de la sociedad, pues el modelo policial que actualmente existe ha sido un rotundo fracaso”.

A dos meses de gobierno, ni lo uno ni lo otro, todo lo contrario, el secretario de Seguridad Pública, Jaime Téllez Marié, ante la impotencia de brindar seguridad a los veracruzanos, culpa a las instituciones bancarias de no brindar seguridad a sus clientes y lanzó la advertencia de que si en un mes no cumplen con las medidas de seguridad darán a conocer públicamente cuáles son los bancos para que la ciudadanía valore su acude o no.

Sin duda, una declaración fuera de toda realidad porque ni siquiera hubo reuniones previas con los representantes de las instituciones bancarias para tomar dichas medidas y menos las recomendaciones de Seguridad Pública. Más bien Téllez Marié quiso curarse en salud, lavándose las manos en un tema como la seguridad donde también tienen que participar.

La dependencia a su cargo ha sido vapuleada. Primero con el secuestro y ejecución de cuatro policías municipales de Las Choapas, uno de ellos salvó milagrosamente la vida, los otros tres fueron decapitados, con lo que el crimen organizado envió otro mensaje al gobierno yunista, que se agudizó con el levantón de los tres marinos en una de las colonias más peligrosas del puerto de Veracruz, en el Infonavit Buenavista, sin que hasta anoche se sepa algo de ellos.

La guerra en contra del gobierno yunista ha sido declarada, lo grave es el riesgo de los daños colaterales que se pueden presentar como sucedió en la administración del gobierno priista que encabezó Javier Duarte, hoy prófugo de la justicia por lavado de dinero y delincuencia organizada.

En materia de seguridad, alguien no está haciendo bien la tarea, así que Miguel Ángel Yunes tiene que ir analizando y pensando en realizar enroques o cambios para que esto funcione antes de que el Estado se le caiga a pedazos con tantas ejecuciones, levantones, secuestros y delitos del fuero común, como los robos a casas-habitación, que no se habían presentando con tanta frecuencia.

Desde anoche, las fuerzas castrenses habían instalado al menos 12 retenes en calles y avenidas de diferentes puntos del puerto de Veracruz para dar con el paradero de los marinos.

 

Deja un comentario