El PRI muestra su esencia

Barandal
César Ramírez Rodríguez
 
A principios de agosto se llevó a cabo la XII Asamblea Nacional del Revolucionario Institucional, la cual tenía como objetivo dejar en claro la forma de escoger el candidato a la Presidencia de la República, sin embargo, sobre el método surgieron más dudas que certezas en inclusive se abrió el abanico de suspirantes.
Por lo que debe ser difícil para la cúpula del PRI ocultar que carecen de candidatos sólidos para competir por la Presidencia de la República. A estas alturas, en anteriores sexenios, los posibles candidatos lucían capaces de llevar a cabo cualquier cometido político.
Ahora, la fragilidad del sexenio, la mediocridad de sus tareas, lo antipopular de sus disposiciones, lo vil de sus imposiciones, lo desaseado de su proceder y su imagen negativa hacen de cualquier miembro del gabinete y militante del PRI, un posible candidato.
Por lo que no se repara en las cualidades o fortalezas políticas o en la sensibilidad social o de justicia sino en quien es el menos quemado, generando así diversas opiniones en torno a quienes integrarían la lista final que presentaría el operador político principal de Peña Nieto, el Senador Emilio Gamba Patrón, quien afirmó, había cuatro priistas.
Por lo que las reacciones no se hicieron esperar, principalmente la del dirigente nacional Ochoa Reza, el cual corrigió asegurando que habían mas aspirantes, o la del gobernador saliente Eruviel Ávila, quien menciono que el seguía vivito y coleando en la carrera presidencial.
Este tipo de roces entre priistas no sólo anuncia falta de cohesión sino división. El método para elegir candidato dista mucho del tradicional, pero tiene que ver más con un retroceso que con un avance. La frase que los críticos le adjudican a Peña Nieto de que la reversa también es cambio, parece cobrar veracidad en el PRI.
Pero, al mismo tiempo el PRI pierde veracidad hasta en detalles como el hecho de cubrir con un manto de demagogia el regreso del viejo “tapado”.
El PRI se derrotó a sí mismo en la XII asamblea, ya que sólo mostró la ansiedad del Presidente por abrir su abanico de candidatos y demostrar que el será quien nombre a su sucesor, por lo que no es de sorprender que dará un manotazo en la mesa con todo el aparato del estado contra aquellos que no permitan que su cierre sea suave y terso sean priístas o no.
Tanto así que el propio líder nacional de ese partido llamó a redoblar el paso para ganar, en unidad e inclusión, las próximas elecciones del 2018. También se lo encargaron decir a José Narro y a otros priistas, de medio pelo como el secretario de Educación, Aurelio Nuño, como si las elecciones se trataran de un partido de fútbol.
Si hoy iniciaran las campañas por la Presidencia de México, el PRI entraría a la contienda en 3er lugar y ni con todo el autoritarismo y cinismo con el que suele manejarse le permitiría mantenerse en los Pinos, por lo que solo queda cerrar el año generando activos positivos en su imagen y cumpliendo con la agenda política que les permita mantenerse en la impunidad como lo es la Fiscalía General por 9 años entre otros pendientes.
Facebook Comments
Xalapa, Veracruz. Los comentarios expresados de LAS COLUMNAS son responsabilidad de los autores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *