PRI dividido

Postigo

Por José García Sánchez

Los discursos inexplicablemente triunfalistas del PRI, dejan la figura del presidente del CEN de ese partido como un simple golpeador callejero, porque no desaprovecha ocasión para descalificar a quien considera su más poderoso enemigo, incluso aseguró que es el único rival de su partido en las elecciones: Andrés Manuel López Obrador.

Ante la usencia de un líder real en el tricolor, surgen otros que olvidándose de su tarea oficial ponderan los logros del partido y ocultan sus defectos y excesos como el ex gobernador del Estado de México y ex líder nacional de su partido, César Camacho Quiroz y actual coordinador de la fracción tricolor en la Cámara de Diputados.

La tendencia de ese partido por postular a candidatos que son bien aceptados a cuadro en la televisión, pero torpes funcionarios públicos parecieran seguir imperando a pesar de que han mostrado sus grandes y graves defectos en la práctica.

En la mente de los pocos electores reales dentro del PRI sólo hay lugar para un hombre que les parezca simpático a las mujeres, aunque sea sólo a las mujeres priistas. Es decir, quienes en realidad mandan en el tricolor, no han pensado siquiera en postular a una mujer; sin embargo, Ivonne Ortega, diputada con licencia y aspirante a la candidatura presidencial, mostró su interés por participar como precandidata y de inmediato surgieron los obstáculos para que le sean cobradas sus cuotas partidistas de este año.

La gran mayoría de los priistas en funciones púbicas no pagan sus cuotas partidistas. Esto ha ocasionado un grave problema financiero; sin embargo, las cuotas de Ivonne Ortega parecieran ser las únicas atrasadas en esa organización, porque no pueden atenderla hasta que no se ponga al corriente con los dineros del partido.

Esto crea una división al interior del PRI, a pesar de que la figura de mercadotecnia política preelaborada, configurada, diseñada, formateada, por la cúpula real del tricolor está destinada al voto femenino, no hay cabida para mujeres en la selección de candidatos al puesto político más importante de México.

La militancia de las mujeres en ese partido es cercana al 50 por ciento, y la posibilidad de que se cierren desde el principio las aspiraciones de una mujer para representar a ese partido en las urnas, creará una grave división, aunque el líder oficial del tricolor afirme que su partido va a ganar en 2018, en unidad, porque “nadie vota por un partido dividido”

Sin embargo, es inevitable que el PRI llegue dividido a la jornada electoral, no sólo por el rechazo a las mujeres en las candidaturas más importantes sino porque el poder y el partido se repelen, son de origen diferente y tienen objetivos muy distintos. Las bases populares y una cúpula elitista pueden llevar a sus candidatos a la derrota.

“Si a los de Morena tanto les gusta Venezuela, que se vayan a vivir para allá. A México lo vamos a defender los priistas”, dijo Ochoa Reza, siempre descalificando al contrincante a través de una evidente ignorancia política.

El PRI cree tener resuelto el problema de la sucesión, pero sólo en la cúpula del poder donde el grupo de Videgaray tiene la decisión tomada, pero no sabe cómo encajar esa decisión en la estructura de un partido que desconocen.

Los grandes electores ven lejanos al PRI y a la militancia, y la militancia ve lejanos y ajenos a quienes gobiernan y quieren seguir gobernando.

El PRI está dividido y lo estará más conforme vaya surgiendo nombres y designaciones, cambios y enroques. Lo cierto es que el PRI cree que seguirá gobernando por muchos años, por las buenas o por las malas.

 

Facebook Comments
Xalapa, Veracruz. Los comentarios expresados de LAS COLUMNAS son responsabilidad de los autores.