LA RIQUEZA DE YUNES LINARES RIÑE CON SU MORAL POLITICA

Por: José Lima Cobos*

–Gobernador proporcione gasolina a su policía.

Se ha caído en una tan  profunda desconfianza que ya no se cree en nada; el divorcio es abismal y no puede ser de  otra manera  pues  las palabras no coindicen con los hechos y solo se corrobora que entre ladrones no existen jerarquías, pero la voracidad es  cada día  mayor, no tanto de los delincuentes comunes que es  abominable, si no de aquellos que desde el poder político o público han amasado exorbitantes fortunas que ofenden a la sociedad.

Lo que ayer público LA JORNADA VERACRUZ  en relación con la riqueza acumulada por el gobernador Miguel Angel Yunez Linares  y su familia,  no tan solo zahiere por cualquier lado que se le vea a la nación mexicana, sino   porque evidencia que la función pública está inundada de pillos y ladrones que, sin el menor recato  llevan su ambición a los extremos del encabronamiento extremo, pues por un lado se entrega a los miserables, que son 52 millones ,  leche en estado de descomposición y maíz con gorgojo o frijol con palomilla, en tanto una minoría vive en la opulencia y el derroche.

De verdad es escalofriante  ver como  se postula honestidad y  combate a la delincuencia, cuando  por el otro, sea elocuente la acumulación de la riqueza , que  es inadmisible  que el gobernador pueda tener un patrimonio de  la   magnitud que se dice  posee,  cuando  a Yunez Linares no se le conoce otra actividad que no sea que ha sido amanuense de los gobernadores Hernández Ochoa y Chirinos, o bien colaborador de Lugo en Aeropuertos y Servicios auxiliares: corifeo de la maestra histórica Elba Esther Gordillo, o colaborador de Calderón- el causante de más de cien mil muertos –  en el ISSSTE, pues de su actividad profesional no creo que tenga capacidad para sacar  de  la cárcel a un preso ni con la multa pagada, es decir, no tiene experiencia ni capacidad jurídica.

Por ello, llama la atención de la opacidad de los bienes de Yunez Linares, lo prudente – si es que puede caber o exigirle congruencia- es que explique su procedencia, no vaya a suceder que la misma este vinculada a los negocios propios del enriquecimiento inexplicable, y más se sospecha cuando dos denuncias e igual número de procuradores de justicia, han sido omisos o cómplices de  esos trastupijes.

Sin embargo, de  ninguna manera se le puede echar la culpa a Yunez de que no se le haya llamado a cuentas  , si se observa que  la impunidad  que vive el país no tiene nombre,  cuando ha sido precisamente la procuraduría  general de la república, concretamente Murillo Karam  o Arely  Gómez- de triste memoria-  quienes las que esconde las denuncias que se han formulado  en su  contra “para no afectar la dignidad del señalado”,   lo  que es detestable  en un régimen que se presume de derecho y sobre todo democrático y más  cuando vemos en otros países, caso de Brasil, en que el expresidente Lula da Silva  ,que sacó de la miseria a más de cuarenta  millones de sus compatriotas, se le ha dictado sentencia solo  por el hecho de haber usado un departamento de una empresa contratista en su gobierno, en tanto aquí en México, los sobornos están a la orden del día.

Y más aún, es doloroso que la policía que comanda el gobernador Yunez Linares no cuente ni con gasolina para hacer los rondines por la comunidades, donde, por el cierto, el abigeato está ganando la partida  y los campesinos tenga ejidal  informó que erogaron quinientos pesos , lo ya de por si es vergonzante, porque los  policías mendigos solo se da en un gobierno corrupto.

La oportunidad histórica para Yunez está a la vista y el reto es solo uno , el de la dignidad, o da a conocer su patrimonio y lo explica, o vivirá estigmatizado para su futuro por el  enriquecimiento ilícito personal y de sus familiares,  o bien, hasta que la justicia divina le caiga encima, porque no debe olvidar que nada es para siempre y el tiempo , se le acorta.

limacobos@hotmail.com

Twitter:@limacobos1

Facebook Comments
Xalapa, Veracruz. Los comentarios expresados de LAS COLUMNAS son responsabilidad de los autores.
Compartir en:.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn