Excomunión

LOS MISERABLES

Por: Víctor Hugo Bolaños

“Los responsables de la narcoviolencia, están fuera de la Iglesia y a ésos sí los deberíamos excomulgar, no porque a ellos les importe, porque creo que a ellos no les importa, pero porque a sus madres, sus tías, a sus esposas, sí les importa y pueden hacer que baje la violencia” Onésimo Cepeda Obispo de Ecatepec, 10 de agosto de 2010.

Ramón Castro y Castro, obispo de Cuernavaca, este domingo durante la celebración de la misa que compartió con representantes religiosos de Venezuela, externo las cifras delictivas actuales, y anunció la realización de una Marcha por la Paz en mayo, la cual se realizará dentro de los tiempos electorales, el mensaje de catarsis y de hacer conciencia en los participantes se contamina con la presencia de los integrantes de la Mesa del Rincón que ese día serán feligreses “pecadores promedio” que ejercen un derecho que la ley y el Estado les deben garantizar y también candidatos en proselitismo.

El Obispo, Sergio Méndez Arceo fue el primero en excomulgar criminales en la década de los setentas, Luis Reynoso Cervantes, el 21 de mayo de 1996 también excomulgo a los secuestradores de la generación del Daniel Arizmendi “El Mocha Orejas”, ratificó la sentencia en noviembre de 1997 y realizó una misa en la explanada de la Procuraduría de Justicia del Estado, para “exorcizar” a la institución y proteger a sus elementos, comulgaron agentes, comandantes y ministerios públicos que profesan la religión católica.

Más del 90 por ciento de los delincuentes mexicanos que están sentenciados por delitos del fuero común o del fuero federal, nacieron en hogares católicos, en un país donde la mayoría son guadalupanos, la última denuncia de quienes no aceptan esa religión señala que el 30 por ciento, 14 mil sacerdotes, deben ser investigados por su posible participación en delitos sexuales.

Los hermanos Arellano Félix se reunieron con el nuncio apostólico Gerónimo Prigione para asegurarle que ellos no eran responsables del asesinato del obispo Juan Jesús Posadas Ocampo.

Las organizaciones delictivas en las zonas rurales, marcan su territorio con figuras adaptadas de imágenes católicas, “la santa muerte, Jesús Malverde, etc.”.

Una de las causas de la separación Iglesia-Estado impulsada por Benito Juárez, fue que los curas exigían la protección del ejercito pero se negaban a pagar impuestos para su mantenimiento, las diferencias que imponen quienes administran el poder religioso y civil por sus individuales intereses económicos y políticos siguen cruzados, en la población provocan desencuentros fratricidas, por estar en territorio nacional todos tienen derecho a profesar la religión que deseen y disfrutar de los mismos derechos.

Los ciudadanos se benefician de la intención de la religión por impulsar un proyecto de gobierno diferente al que está en el poder y de que el gobierno reconozca todas las creencias religiosas, el enfrentamiento entre ambas estructuras hoy desordenadas genera un vacío que ocupan hoy grupos criminales organizados.

En tiempos electorales las marchas y las excomuniones no disminuyen los índices delictivos, cumplir con la responsabilidad de todos para construir ciudadanía, sí.
Las religiones no son democráticas, los gobiernos están obligados, tienen agendas diferentes que deben respetar, la agresión mutua impulsa el voto del miedo y la ignorancia.
“Entre los individuos como entre las naciones el respeto al derecho ajeno es la paz”, “El que esté limpio de culpa que arroje la primera piedra”. Es lo mismo pero diferente.

Facebook Comments
Xalapa, Veracruz. Los comentarios expresados de LAS COLUMNAS son responsabilidad de los autores.