Aguas con el desafuero

POSTIGO

Por: José García Sánchez

La actividad declaratoria de la Secretaría de Relaciones Exteriores en relación a las medidas que realizan gobiernos de derecha, ha sido muy intensa y visceral.

Luis Videgaray, el Secretario que aprende a ser diplomático sobre la marcha, no desaprovecha declaración, disposición medida o simple suceso para apoyar sin reflexión de por medio, la postura de Estados Unidos principalmente. Para Videgaray los enemigos de Trump, son enemigos de México.

En este esquema de Relaciones Exteriores México ha adoptado gratuitamente nuevos enemigos desde que Videgaray es encargado de la política externa de México.

Recientemente fue despedido de México el embajador de Corea del Norte, porque se atrevió a contestarle mal a Trump. México mantiene una relación muy tensa con el país asiático por ese incidente, mientras Trump y el presidente Kim Jong-Un, comienzan a entenderse. El único afectado gratuita mente y por la torpeza del itamita, fue México.

Así llamó la atención que todos los funcionarios públicos de la actual administración guardaron un sospechoso silencio ante el encarcelamiento de Lula da Silva, quien fue acusado por corrupción con una triquiñuela legaloide muy similar de la que hicieron contra su correligionaria Dilma Rousseff cuando era presidenta. La izquierda está condenada a la muerte política en América Latina, a pesar de la democracia que aseguran impera en la región. Es una democracia gobernada por la Casa Blanca.

La medida contra Inácio Lula es, a todas luces ilegal, pero les funciona porque tienen de su parte a los Jueces y Magistrados. Así también sucedió con el desafuero de Andrés Manuel López Obrador, en un mecanismo muy similar.

Ahora, ante este panorama, el PRI retoma la iniciativa de quitar el Fuero a todos los cargos públicos, medida con años de antigüedad dentro de la oposición, pero ahora fue expresada por el candidato del PRI, Meade, lo que viene a preparar un escenario muy similar al de Dilma y Lula si ganara las elecciones Andrés Manuel López Obrador. En esto estarían unidos en las Cámaras dos frentes, el que encabeza Meade y el que encabeza Anaya; estamos hablando de seis partidos con sus respectivas bancadas.

Una muestra de prepotencia e ilegalidad fue el fallo del Tribunal Electoral en favor del silvestre Bronco, que actuó con criterios políticos, confesado por los propios Magistrados, en lugar de hacer su trabajo y ponderar la justicia sobre la política, que debe regirse la segunda bajo el cobijo, protección y restricción de la primera.

Ya que el PRI no puede evitar que gane en las elecciones Andrés Manuel van a impedir que gobierne los seis años. La eliminación del Fuero por insistencia del PRI sobre el tema, luego de que se ha negado por años a debatirlo, es un síntoma que deben tomar en cuenta los legisladores y los mexicanos. Sea quien fuere la probable y futura víctima.

El PRI sabe que de desaparecer el Fuero más de un legislador y funcionario público de su partido empezarán a ser investigados y otros, con una serie de investigaciones sobre sus

espaldas deberán ser detenidos. A ellos eso ya no les importa con tal de parar, como dijera Meade, a López Obrador.

El debate de los legisladores debe ser imparcial y sin dedicatorias. Sólo así podrá tener la aprobación de los mexicanos. El Fuero debió terminar desde hace muchos años, pero ahora lo adopta el PRI porque hay un destinatario, y ese destinatario es su peor enemigo.

Facebook Comments