Templo Mayor – Reforma

VAYA PAPELAZO están haciendo los magistrados electorales que encabeza Janine Otálora, tratando de justificar lo injustificable: haberle regalado la candidatura presidencial a Jaime Rodríguez.

LOS CUATRO magistrados que metieron a “El Bronco”en la boleta salieron muy ufanos a defender su fallo, pero terminaron poniendo pies en polvorosa, pues en su supuesta conferencia de prensa sólo respondieron ¡tres preguntas!

SU ARGUMENTACIÓN de que al de Nuevo León no le respetaron su “derecho de audiencia”, no se las compran ni en Mercado Libre.

LOS QUE tampoco deben estar muy satisfechos son la propia Otálora y el magistrado Felipe de la Mata, quienes votaron en contra de “El Bronco”, pero tuvieron que salir a convalidar la postura de sus compañeros sin decir ni pío.


 
SAQUEN las guayaberas y el agua de jamaica, porque Andrés Manuel López Obradorva que vuela pa’ la Presidencia… ¡pero de Luis Echeverría!

YA ANUNCIÓ que, en caso de llegar a Palacio Nacional, congelará los precios de los combustibles, sin importar lo que diga la realidad económica mundial. Pero ahí no acaba la cosa populista.

EN SUS MÍTINES con agricultores, AMLO repite que “su” gobierno fijará precios de garantía para los productos del campo, lo cual significa: más burocracia, menos productividad y adiós a la modernización agrícola. ¿Se acuerdan de Procampo? El programa de los 171 mil millones de pesos que logró menos producción. ¡Algo así!

Y ESO sin mencionar que los precios de garantía son la antítesis de los mercados de futuros, a los que México poco a poco ha ido entrando y que han servido para pagarles mejores precios a los productores.

¿DE VERDAD no hay nadie que le dé a Andrés Manuel unas clases de Economía para principiantes? Aunque sea alguien del ITAM.


 
A VECES el destino tiene un humor muy ácido. Resulta que, en TepicAndrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard entraron a comer y, ¡sorpresa!, en una de las mesas estaba Miguel Mancera.

EL CANDIDATO a senador había llegado directamente del aeropuerto para reunirse con Guadalupe Acosta Naranjo, el alcalde Javier Castellón y otras cinco personas.

CUANDO López Obrador y Ebrard se enteraron de su presencia, pa’ pronto se salieron del lugar. Siempre tolerante el tabasqueño explicó después: “Es que me cae mal”. Lo malo es que la capital nayarita no es una meca gastronómica mundial, así que seguramente a donde haya ido se encontró gente que no hubiera querido. ¡Provecho!

 

 

Fuente: Reforma

Facebook Comments
Xalapa, Veracruz. Los comentarios expresados de LAS COLUMNAS son responsabilidad de los autores.