Oportunidad y oportunismo, Lladó y Amadeo

Dos caras, una moneda

 

Una se queda en el tricolor, el otro busca, junto con su hijo, seguir medrando inmerecidamente del presupuesto

Por Staff

Zaida Alicia Lladó Castillo, se convirtió en una feroz crítica del instituto político al que pertenece. De hecho, solicitó su renuncia a la Fundación Colosio Veracruz, no la aceptaron. Pero seguía dentro del PRI, donde siempre ha estado en espera de una oportunidad para demostrar su proyecto personal y una alternativa, dentro del propio PRI, que pueda transformar con las mismas siglas, pero sin significar continuidad.

Por otro lado está, Felipe Amadeo Flores Espinosa, nacido en Cotaxtla, Veracruz; quien ha obtenido un sinnúmero de puestos a lo largo de su vida gracias al PRI, y que ahora se coloca a los pies del candidato de la alianza Por Veracruz al Frente, Miguel Ángel Yunes Márquez.

Flores Espinosa, junto con su hijo del mismo nombre y de apellidos Flores Villalba, se llevaron una organización estatal que pertenecía al PRI, a fortalecer las filas del Frente conformado por el PAN, PRD y MC; para garantizar cargos y puestos, así como oportunidades y presupuestos.

Dan por un hecho que el ganador en las urnas será Miguel Ángel Yunes Márquez, hijo del actual gobernador y consideran que la fórmula que sucedió en Oaxaca entre José y Alejandro Murat, se repetirá en Veracruz, solo que esta vez dentro del PAN y de los otros dos partidos satélites que le acompañan.

Felipe Amadeo Flores Espinosa le debe todo lo que es al PRI, la propia organización que encabeza no hubiera sido lo que es sin el PRI; sin embargo, se lleva dicha organización en la que todavía muchos veracruzanos confían y que seguramente no repararán en ir más allá y pensarán que todavía pertenece al Revolucionario Institucional y seguirán apoyándola, sin saber que ahora es una organización de derecha.

El propio Amadeo Flores Espinosa, tiene una larga carrera política y personal dentro del tricolor. Fue precandidato a la Gubernatura por el partido donde fue Secretario General en una ocasión y Presidente en dos períodos del Comité Directivo Estatal, Delegado del partido en todos los distritos electorales locales y delegado del Comité Ejecutivo Nacional del PRI en Guerrero, Presidente de la Fundación Colosio en el Estado de Veracruz, así como Diputado local en Veracruz por dos ocasiones (Presidente de la Mesa Directiva en ambas legislaturas) y Diputado federal también en dos ocasiones, la última de ellas en la LXI Legislatura del Congreso de la Unión, donde perteneció a las Comisiones de Seguridad Pública (Secretario), Vivienda, Justicia, Especial del Café y Observador permanente ante el Parlamento Centroamericano y se desempeñó como Vicepresidente de la Mesa Directiva en 2011.

Entre otros puestos en la administración pública estatal ha sido: Magistrado Presidente del Tribunal Fiscal, Director General de Seguridad Pública, Secretario General de Gobierno, Secretario Ejecutivo del Consejo Estatal de Seguridad Pública y Procurador General de Justicia del Estado de Veracruz.

Dentro del gobierno federal ocupó la titularidad de la Dirección General de Desarrollo Agrario en la Secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano.

Trayectoria donde sin duda, hubiera hecho un mejor papel, Lladó Castillo, quien, a pesar de los descalabros sufridos en ese partido, seguirá al frente de la Fundación Colosio, pues habló con el candidato Pepe Yunes, según aseguró, y llegaron a un buen acuerdo. El abanderado del PRI y PVEM a gobernador le pidió que se quedara.

Lladó Castillo había anunciado su renuncia como presidenta de la Fundación Colosio Veracruz, porque el “duartismo y fidelidad”, desplazaron posiciones en la conformación de la lista plurinominal del Partido Revolucionario Institucional.

Aclaró que depositó su capacidad, experiencia y trabajo a esa causa, porque “recibí una Fundación desecha, mi antecesora hoy está en la cárcel por su colusión con Javier Duarte en empresas fantasmas, por lo que hoy dejo una Fundación viva, activa, con estructura compuesta de elementos académicos y profesionales muy valiosos”.

Zaida anunció que acepta seguir en la Fundación Colosio, y agradeció al sector educativo, empresarial, entre otros grupos que se interesaron en saber de su situación y no la hicieron sentir sola.

Zaida Lladó trabajó por Veracruz más que Flores Espinosa y Flores Villalba juntos; sin embargo, en ningún momento reconocieron su esfuerzo y su impulso a la transformación.

El PRI de Veracruz en su cúpula siempre trabajó para que solo se cambiara de nombres en su equipo y así garantizar que nada cambiaría.

Flores Espinosa regaló la asociación Vía Veracruzana en el WTC donde asistió el candidato del PAN-PRD-MC, los socios de esta organización coincidieron en que Veracruz vive tiempos de pluralidad que exigen una mayor participación política. “Haremos política sin ataduras ni subordinaciones” ofrecieron, luego de reconocer la disposición de Yunes Márquez por abrir puentes de colaboración e iniciar un diálogo constructivo.

Lo cierto es que se trató de una verdadera traición que ahora cargarán bajo sus espaldas los Amadeos Flores y que de no funcionarles esta estrategia electorera no tendrán otro rincón político dónde refugiarse.

Al encuentro asistieron socios fundadores y expresidentes, representantes de las distintas delegaciones de Vía Veracruzana, quienes aprobaron la decisión del Consejo para dar su apoyo a Yunes Márquez. “La libre expresión siempre será una fortaleza, nunca una debilidad”, señalaron luego de un diálogo con el aspirante.

Si bien el fundador de Vía veracruzana fue Amadeo Flores, el entramado y fortalecimiento de la asociación se la debe al PRI. En algunos momentos la asociación se convirtió en un pilar estatal del partido, pero también en el PRI veracruzano, la asociación sostenía una fuerte protección hacia esta institución.

El PRI si bien se desmorona, también guarda entre sus filas a personas de gran trayectoria como Zaida Lladó, que pueden hacer resurgir al partido como un proyecto renovado y lleno de energía y conocimiento.

Facebook Comments