Meade y Juana, decentes, grandes como personas ante los gritos de “¡Obrador, Obrador!”

Decencia

“Se debe aceptar que Meade y su señora fueron muy decentes”. Me lo dijo por WhatsApp un médico que simpatiza con Andrés Manuel López Obrador. Fue su comentario a una nota de SDP Noticias.

El candidato del PRI y su esposa salían de su reunión, en cierta taquería capitalina, con Armando El Jaguar Ríos Piter y algunas personas les gritaron: “¡Obrador!, ¡Obrador!”.

José Antonio Meade y Juana Cuevas respondieron a tales expresiones con amabilidad y educación. Realmente se vieron bien.

El PRI, el PRI… El debate, su última oportunidad

Sin duda, son personas de primera el candidato del PRI y su compañera. Si no les está yendo mejor en la actual campaña electoral presidencial se debe a que representan a la opción política más rechazada: la priista.

¿Ya están perdidos José Antonio y Juana? El domingo, en el debate, se sabrá.

No fue mala idea sumar a su equipo a Ríos Piter. Pero esta acción solo tendrá sentido si, pronto, Meade convence de sumarse a su proyecto a Margarita Zavala y a Jaime El Bronco Rodríguez, aspirantes independientes.

Si lo lograra, a Meade no se le complicaría demasiado ir por el voto útil del candidato del PAN, Ricardo Anaya, que nomás no es nota por ninguna razón positiva, a pesar de que claramente es el favorito de algunos periodistas e intelectuales destacados.

Anaya, ni hablar, solo ha sido noticia interesante por sus operaciones inmobiliarias realizadas con la única intención de lavar dinero. 

Ahora bien, antes de ir por el voto útil de votantes panistas e independientes, Meade debe demostrar en el debate del domingo que no solo es un hombre decente —brilla por su honestidad—, sino también que es un funcionario más que preparado para gobernar.

Su trayectoria no deja lugar a dudas: José Antonio conoce mejor que nadie la administración pública federal. Debe exhibir su superioridad técnica y política en el debate. Pero no lo logrará si solo recita cifras y habla de programas.

¿Qué debe hacer Meade?

 Simplemente, polemizar, lo que se le da muy bien en corto…

√ Porque no está en su naturaleza, Meade no será más ocurrente y simpático que AMLO y El Bronco.

√ Como es una persona educada, Meade no se mostrará más agresivo que Anaya.

√ Lo que puede y debe hacer José Antonio es trabajar en equipo con Margarita. Sí, con la candidata independiente.

Meade, calderonista para cucar a AMLO

Meade colaboró en el gobierno del esposo de la señora Zavala, que si bien se robó las elecciones de 2006 y tuvo, en mi opinión, un pésimo desempeño, terminó su periodo muy bien evaluado.

Ni hablar, buena parte de los mexicanos aprecian a Felipe Calderón, sobre todo porque no huyó al extranjero como los expresidentes Carlos Salinas y Ernesto Zedillo y no ha sido acusado de actos de corrupción, como Vicente Fox —es decir, por culpa de los hijos de su esposa, Marta Sahagún—, ni tampoco ha estado desde el inicio al lado de Enrique Peña Nieto: se ganó un lugar en el gabinete actual y, después, la candidatura presidencial, por su eficacia y honestidad.

Meade podrá, con la señora Zavala, defender un gobierno, el de Calderón, que a juicio de muchos, funcionó.

Podrá además, como ella, presentarse como una opción no partidista. Porque él, si bien es candidato del PRI, no milita en ningún partido.

Y, como Margarita, José Antonio podrá presumir de haber estado en el gobierno y no tener ninguna acusación de corrupción.

La mejor manera de hacer menos a Anaya es aliarse con Margarita, que es la verdadera candidata del PAN.

La mejor manera de polemizar con AMLO es defender a Calderón, que a mi juicio nunca fue un presidente con legitimidad y gobernó muy mal, pero que la gente, sobre todo la más conservadora, quiere bastante y con el que, por lo demás, Andrés Manuel tiene cuentas pendientes.

Si Meade quiere cucar a AMLO para hacerlo enojar, la mejor táctica es compararlo con Calderón… Así, de plano.

E ir al Tec

Y claro, antes del debate, es decir, este mismo sábado, Meade debe corregir la fenomenal metida de pata de haberse negado a asistir a un evento del Tecnológico de Monterrey. Debe rectificar y aceptar la invitación de los estudiantes. 

¿Que podrían abuchearlo? Ni hablar, es el riesgo en las campañas. Ya le pasó, en esa universidad, a Luis Donaldo Colosio, a pesar de que este había estudiado en el Tec.

Si le chiflan, José Antonio Meade sabrá responder con decencia a los muchachos. La integridad es el principal atributo de su personalidad. Se trata de una virtud que sobre todo luce ante la incomprensión de los otros. No debe desaprovechar la oportunidad.

 

 

SDP Noticias

Facebook Comments