Las mentiras del Frente

Postigo

Por: José García Sánchez

La desesperación de Yunes Linares en Veracruz lo hace ver como un loco. Calificativo que transpiró hasta el cansancio durante un par de semanas cuando intentó enfrascarse en un debate sin tema, sin ton ni son, con López Obrador.

Linares consideró que al afirmar que la PGR había solicitado la extradición de Karime Macías, la dependencia callaría considerando que tarde o temprano haría dicha diligencia. Lo que desconoce Linares es que hay tratados internacionales, acuerdos, pactos que tienen sus matices y varían de país en país. 

Sería mucho pedirle a Yunes Linares que estuviera enterado de este tipo de acuerdos, a pesar de decir que es abogado, ya que no es una persona que esté acostumbrada leer ni a conocer nada más de lo que la práctica de lavada le muestra. Más bien se regodea en la ignorancia y gobierna bajo su manto.

Lo que sucede en Veracruz es alarmante. Nadie podría calificar de democracia lo que ahí sucede; sin embargo, se le ha dado verso a la posibilidad de que haya una monarquía y no unas elecciones como sucedió en Coahuila, cuando salió Humberto Moreira, para dar lugar a su hermano Rubén en la gubernatura.

Veracruz sale de un periodo catastrófico en su dignidad, luego de tener a su ex gobernador en la cárcel, por llevarse el dinero hasta delos jubilados a sus bolsillos; ahora, Yunes se lleva el dinero de todos los veracruzanos para que la campaña de su hijo del mismo nombre aparezca el favorito en las encuestas y pueda ganar con el empujoncito que aplica un fraude electoral al viejo estilo del PRI. 

Pareciera que la herramienta ideal de los candidatos del frente conformado por el PAN, el PRD y el MC es la mentira. Vimos cómo Alejandra Barrales citó dos encuestas inexistentes donde, según ella, le daban el segundo lugar en la intención del voto muy cercana a Claudia Shienbaum, quien en realidad la supera por más de 20 puntos. Los medios mostrados como casas encuestadoras desmintieron públicamente a Barrales, dejándola en ridículo.

El caso de Ricardo Anaya es similar, quien miente sistemáticamente y con ello sólo confunde al electorado. Y quiere ganar las elecciones con una ciudadanía engañada. Esas victorias dejaron de ser legítimas desde hace muchos años. Quien en realidad añora el asado autoritario el PRI es este hombrecillo que todavía no puede sacudirse la acusación de lavado de dinero, cuya demanda penal ni se ejecuta ni se cancela.

Hay muchos elementos del Frente que mienten, el caso de Santiago Taboada, en Benito Juárez, debe ser investigado y sancionado severamente no sólo por actos anticipados de campaña, que desde luego niega, sino por la complicidad en los permisos de construcción que sus correligionarios Jorge Romero y Christian Von Roerich, quien ahora se postula como candidato al Congreso local de la Ciudad de México con muchas cuentas pendientes y muchas más sospechas de corrupción.

Las herramientas de los candidatos del Frente son las mentiras, recordemos a Ricardo Anaya en un debate mostrando un saco de azúcar nuevo, que se lo había dado un migrante. Para un migrante una bolsa de plástico es un tesoro. Un saco de azúcar de las dimensiones del mostrado en la televisión es un lujo. Anaya no conoce a ningún migrante.

Las mentiras los hará perder las elecciones

Facebook Comments
Xalapa, Veracruz. Los comentarios expresados de LAS COLUMNAS son responsabilidad de los autores.