HERENCIA MALDITA

ESCENARIOS

Primera parte: Peña Nieto y sus compinches

Por Francisco Blanco Calderón

“Dejare un México mejor y distinto al de hace seis años y de varias décadas, debido a los esfuerzos de varias generaciones y la gestión de distintos gobiernos” expresó Enrique Peña Nieto “mordisqueando” su pastel cumpleañero.

Un México con pobreza el 64% del total de la población. Un país con tasa de crecimiento que nunca, en su periodo, rebaso el 2% anual del PIB. Pero lo peor: una nación con una deuda pública que rebasa los 10 billones de pesos, en lo que su administración se incrementó el 42.7 por ciento, lo que endeudará con 53 mil pesos, a cada mexicano de cero a 100 años:  joven o anciano, hombre o mujer, niños de todas las edades. Rico o pobre, urbano o rural, criollo, mestizo o indígena.

Pero lo que es peor, a cuatro meses de dejar “el poder” pidió prestado a Estados Unidos más de 10 mil millones de dólares, cerca de 200 mil millones de pesos. Una bagatela “pa’ lo que se ofrezca”.

Se estima en más de 42 billones de pesos, la deuda que dejará Peña Nieto a AMLO, entre ellos el avión presidencial que no se paga aún, más de dos billones de pesos la deuda de Pemex, deuda privada en más de doce billones de pesos, dispendios del gasto público superior a los 14 billones de pesos, y compromisos con las trasnacionales que se les regaló petróleo y electricidad muy por encima de los tres billones de pesos, junto a la deuda pública de los más de 10 billones de pesos.

La administración AMLO sabe de estos retos y por ello buscará la austeridad.  AMLO tendrá que asumir y enfrentar la deuda dejada por el sexenio de EPN. Algunas de las medidas que Obrador ya adelantó para poder ahorrar son: reducción de altos mandos en el gobierno y sueldos de los que queden; quitar privilegios a funcionarios públicos; eliminar la pensión a los expresidentes; vender el avión presidencial; y acabar con la corrupción en el gobierno.  (Forbes. CC News)

Sin duda serán unos seis años difíciles donde la austeridad tendrá que ser eje primordial. 

Austeridad de las que ya se dan reacciones, venganzas, triquiñuelas, “mentadas de madre” por parte de los afectados directos con la reducción salarial al sector público: funcionarios federales, magistrados de justicia, consejeros del INE, diputados y senadores, gobernadores y alcaldes, pero antes de irse, ante la inminente pérdida en las elecciones del primero de julio, por lo que también se les ocurrió aumentarse sueldo y prestaciones.

Al grito, sálvense todos: primero presidencia, magistrados, consejeros electorales, legisladores y gobernadores, para después proteger al que se pueda: parientes, queridas, entenados, compadres y socios.

Miles de altos funcionarios del gobierno federal “La alta burocracia federal se ha beneficiado con un aumento salarial que realizó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), sin avisar a nadie y dos semanas antes de la elección presidencial. Así lo revela La Jornada, que destaca que se trata de 317 mil 879 funcionarios, desde el presidente hasta el personal de enlace, los que se favorecerán del incremento que tiene efecto retroactivo a enero. Sin que se explicara el impacto en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2018 aprobado por el Congreso, el aumento se dio durante las campañas electorales y cuando las encuestas anticipaban la derrota del Partido Revolucionario Institucional (PRI). (La Jornada. Angélica Enciso y Enrique Muñoz, 19 de Julio/18).

Finalmente, el escándalo mediático para distraer a la opinión pública es la multa de 197 millones de pesos que impone el INE a Morena, por el Fideicomiso “Por los demás”. En apoyo a los damnificados del sismo del 19 de setiembre del 2017. Andrés Manuel López Obrador consideró que “es una vil venganza” la multa por 197 millones de pesos ordenada por el Instituto Nacional Electoral, al señalar que Morena incurrió en un “fraude a la ley” tras haber constituido el fideicomiso “Por los demás”.

Ignorando los excesos de la elección del Estado de México y, sobre todo, los menos de 5000 pesos de multa a los candidatos independientes por la falsificación de firmas. Ocultando, desconociendo, ignorando que actualmente existen 337 fideicomisos públicos, a nivel federal, que no tienen estructura administrativa y cuentan con 772,063 millones de pesos disponibles, los cuales son 20 veces el presupuesto destinado a la reconstrucción de la Ciudad de México tras el sismo del 19 de septiembre de 2017.

“En general, estas figuras cuentan con escasa información disponible, lo que permite una deficiente rendición de cuentas” se indica en el reporte del libro: Fideicomisos en México. El arte de desaparecer dinero público. (Economiahoy.mx).

El libro, LA ESTAFA MAESTRA, trabajo realizado por Manuel Ureste Cava, Miriam Castillo Moya y Nayeli Roldán Sánchez. Investigación premiada del Ortega y Gasset, documenta una maquinaria de corrupción que mueve cientos de millones de dólares y por la que nadie ha pisado la cárcel.

La Secretaría de Desarrollo Social, con Rosario Robles como titular; el Banco Nacional de Obras, con Alfredo del Mazo al frente, y Petróleos Mexicanos —en la gestión de Emilio Lozoya— son las tres principales dependencias responsables de este mecanismo que el auditor superior de la federación, Juan Manuel Portal, no duda en calificar como un fraude millonario. La diferencia con el fraude de Duarte radica en que aquí el gobierno no entrega los contratos directamente a las empresas, sino que primero los da a ocho universidades públicas y éstas lo dan después a las empresas. Sólo por triangular los recursos, las universidades cobraron mil millones de pesos de “comisión”, aunque no hayan dado ningún servicio.

 

(Segunda parte: El Caso Veracruz con Yunes Linares)

 

Facebook Comments
Xalapa, Veracruz. Los comentarios expresados de LAS COLUMNAS son responsabilidad de los autores.