Justicia, no Revancha

El Arte de Comer Sapos

Por: VicMAN

En nuestro país cuando hablamos de justicia resulta un término muy complicado o difícil de entender, ya que hacer justicia no debe ser una revancha personal o de grupo contra otro, lamentablemente el ministerio público siempre se ha manejado con tal discrecionalidad gubernamental, que ha generado un sin número de injusticias o de persecución política.

Los actos de justicia se han convertido en unas verdaderas injusticias, procesados más por una revancha política que por elementos que impliquen una causa penal en contra de quien deba rendir cuentas con los órganos encargados de impartir justicia.

Ejemplos existen varios, pero resulta lamentable esta actual administración federal, fabricó culpables con la intención más de una demostración de poder que de impartir justicia, pero a la hora de actuar con los casos de deshonestidad de parte de los funcionarios que fueron exhibidos en actos de corrupción, la Procuraduría General de la República no tuvo la capacidad de poder trabajar ninguna carpeta de investigación, ni poder mandar al Poder Judicial de la Federación un implicado formal contra quien resulte responsable en contra de estos funcionarios.

La Secretaria de la Función Pública fue más un organismo con efecto tapadera que entorpeció, escondió y exoneró a implicados reales en actos de corrupción; fueron muchos los servidores públicos sancionados, inhabilitados y exhibidos, más por hacer mal su trabajo en el armado de los expedientes que en señalar a quienes se beneficiaron de los actos de corrupción, muestras hay varias: El caso de la licitación del tren México – Querétaro donde prefirió el gobierno federal cancelar el proyecto y evitar el caso el escándalo de la famosa Casa Blanca de la Gaviota que tanto pegó al Presidente Peña Nieto.

El caso Obredecht donde se prefirió dejar vacante al Fiscal Anticorrupción y estar sin un Procurador o Fiscal General de la República que asumir las consecuencias de poner a los culpables o presuntos culpables ante las autoridades responsables de armar las carpetas de investigación y estas estar en manos de jueces que puedan determinar el grado de responsabilidad de los delitos que impliquen un castigo ante nuestra justicia, ante esta negligencia judicial, todo indica que la nueva Cámara de Diputados y Senadores serán quienes determinen a los responsables de ejercer o procurar justicia en este tema que tanto lacera la voluntad de nuestra ciudadanos y nuestra sociedad.

Los actos de omisión o corrupción del actual Secretario de Comunicaciones, Gerardo Ruiz Esparza son tan evidentes que dicho personaje en cualquier otro país del mundo ya estaría por lo menos siendo investigado, y sometido a un juicio, pero es un secreto a voces el enriquecimiento de dicho personaje, sin duda este 1 de diciembre tendrá una difícil conciliación del sueño ya que no sólo deberá ocultar toda su actuación a nivel federal sino que también estará en la lupa del congreso local del Estado de México donde también lo llamarán a cuentas de cuando fue secretario de comunicaciones del Estado de México, ya que él se ha convertido en el principal operador de recursos de la administración actual vaya final para un personaje que debe ser investigado mas no perseguido sobre todo por su actuación y sus excesos.

Sin duda, en este país nadie se espanta como los gobiernos emanados del PRI ocuparon como unos de sus ejercicios favoritos hacer justicia de revancha para calmar la sed de justicia del colectivo social sobre todo cuando el desgaste de los personajes era más que evidente como Vasconcelos, Henríquez Guzmán, Lombardo Toledano, Garrido Canabal, Muñoz Ledo, Cuauhtémoc Cárdenas, Joaquín Hernández Galicia (La Quina), Jonguitud Barrios y finalmente Elba Esther Gordillo, todos personajes que sirvieron pero después se convirtieron en estorbo políticos para las administraciones del (PRI).

Finalmente el sapo de la semana que deben cocinar es para el ex Secretario de Educación Emilio Chauyffer Chemor, al ex Procurador Murillo Karam, al ex jefe de oficina de la presidencia Aurelio Nuño y al propio Presidente Peña Nieto, que demostraron más un acto de revancha que de justicia contra la famosa Presidenta vitalicia del SNTE, ya que todas las acusaciones se cayeron por falta de elementos de prueba y que solo armaron una carpeta de investigación para implicarla sin fundamento.

Los cargos de delincuencia organizada, lavado de dinero y operaciones con recursos de procedencia ilícita por mil 978 millones de pesos, no tuvieron fundamento legal ya que todas las acusaciones no pudieron ser probadas en contra de la famosa Maestra Elba Esther Gordillo: 1º El sindicato no actúa como una organización delictiva. 2º Las trasferencias bancarias entre el sindicato y la maestra fueron licitas ya que no existe acusación por parte de ningún sindicalizado que ella haya desviado o defraudado a dicho sindicato, ni para lavar, ni estos recursos vienen de procedencia ilícita. 3º Que las aportaciones sindicales establecidas en el contrato colectivo de trabajo de los maestros afiliados al SNTE, todos esos recursos los entrego el gobierno federal tal y como lo establece la relación Sindicato-Gobierno.

Bajo estos elementos hoy podemos decir que la actual administración ocupo la procuración de justicia de manera injusta, revanchista y de persecución política, por ello es importante que el gobierno de la 4ta trasformación aprenda esta lección para hacer justicia y que esta se aplique de manera objetiva y precisa, porque esta sociedad está esperando actos de justicia y no de revancha como hasta hoy lo ha manejado el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Comentarios y sugerencias a vicmanaiii@gmail.com

Facebook Comments
Xalapa, Veracruz. Los comentarios expresados de LAS COLUMNAS son responsabilidad de los autores.