Petroleros muestran músculo para derrocar a Romero Deschamps

CIUDAD DE MÉXICO.- Trabajadores petroleros de todo el país, aseguraron que tras el triunfo de Andrés Manuel López Obrador, la caída del líder sindical Carlos Romero Deschamps y sus 36 seccionales está cada vez más cerca.

“Ya son disidencia, (nosotros) ya somos mayoría”, subrayó este viernes Víctor Gutiérrez Urquidi, quien encabezó el encuentro denominado Plan de Regeneración Sindical, en esta ciudad.

“Se trata del inicio del desmantelamiento de un viejo régimen corporativo, que es la esencia del sistema político mexicano que está por terminar”, señaló, a su vez, el senador de Morena, Salomón Jara Cruz.

De acuerdo con el semanario Proceso, la disidencia del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) perdió el miedo y se unió para impedir que “el viejo charro” Carlos Romero Deschamps “siga saqueando y explotando a los trabajadores”.

“Es el fin de las viejas prácticas clientelares sindicales; es el fin del viejo régimen gansteril y porril; es el fin de un sistema corrupto”, puntualizaron los participantes en el encuentro de las 36 seccionales.

“No podemos seguir permitiendo que un Carlos Romero Deschamps quiera controlar a los trabajadores. Se acabó. Se terminó. La lucha por la democracia del sindicato petrolero inició”, recalcaron.

Y, luego de señalar que van “por el rescate de la dignidad y los derechos laborales de los trabajadores petroleros”, Gutiérrez Urquidi calificó como un hecho histórico la unificación de las diferentes disidencias e ideologías con un solo objetivo: “la democratización de todas las seccionales y el ejecutivo nacional”.

Por lo pronto, la base de las 36 seccionales puedan renovarse en un pleno nacional para cambiar el rumbo de la organización, y eso implica bajar a Romero Deschamps y poner a una persona que pueda dirigir al sindicato petrolero “en forma democrática, con el lema de no mentir y no robar”.

Añadió: “En estos momentos ya estamos despertando las conciencias de los trabajadores y se están adhiriendo más para que se vaya Romero Deschamps. Ya tenemos 36 seccionales unidas y un solo comité de unidad”.

El enojo de los trabajadores, abundó, es la grave violación a los contratos colectivos del trabajo, la falta de defensoría de los líderes actuales y la represión a los trabajadores al condicionar sus derechos.

Por su lado, Salomón Jara resaltó que México “está viviendo una transformación y venimos a decirles que los 59 senadores estamos con ustedes. No vamos a permitir que se sigan las prácticas charriles, de represión, de desmantelar a los trabajadores como ya lo hicieron con la industria petrolera para seguir controlando como en el viejo régimen corrupto”.

Añadió: “Queremos que haya democracia sindical, que el voto sea libre y secreto. Y no podemos seguir permitiendo que un viejo charro como Carlos Romero quiera controlar a los trabajares. Se acabó. Se terminó. Y este es un ejemplo de que están haciendo historia para recuperar nuestra industria y la patria no siga siendo saqueada por los neoliberales”.

Finalmente, responsabilizó a Carlos Romero Deschamps de cualquier agresión física, moral o material contra cualquiera de los trabajadores que hoy se están organizando para que haya una democratización del sindicato y acabar con un viejo régimen corporativo “que no ha hecho más que utilizar a los trabajadores para fines personales”.

 

Teléfono rojo

Facebook Comments