El día que Pelé murió un poco

CIUDAD DE MÉXICO.

Ese día que lloró hasta el cansancio. Una parte de él se desprendió y esa vez para siempre. En la cancha el astro O’Rei brilló en el Cosmos, frente a su querido Santos, al que le encajó su último gol como futbolista profesional. Hace 41 años se retiró Pelé.

El estadio de los Gigantes de Nueva York abrió sus puertas para recibir a varios grandes. Además del hombre de la noche, lo visitaron el presidente de Estados Unidos, Jimmy Carter, el pugilista Mohamed Alí, su padre Edinho y los amigos que compartieron camiseta con él en su última aventura: Franz Beckenbauer y Carlos Alberto.

Si alguien me recuerda al cabo de 50 años, me gustaría que lo hiciera creyendo de que fui un buen ejemplo para la próxima generación. Entonces, quiero que piensen que yo les dejé algo”, dijo Pelé en su retiro.

Foto: AP

En vísperas del Mundial de Argentina 78, Pelé decidió ponerle fin a su carrera como jugador a los 37 años de edad, con tres Copas del Mundoganadas en su palmarés, con dos camisetas en su historial, la de los clubes que esa tarde lo despidieron con honores ante más de 76 mil personas.

Pelé salió a la cancha, ovacionado, portando la camiseta verde del Cosmos, con el que jugaría medio tiempo para después enfundarse la playera blanca del Santos, con el que debutó cuando tenía 17 años.

Al minuto 14 cayó el primer gol. Reynaldo fusiló al portero Shep Messingdentro del área para darle la ventaja al Santos. Después vendría el último gol de Pelé, el número mil 281. Fue de tiro libre y con la potencia de la pierna derecha del nacido en Três Corações, Brasil.

Una línea blanca salió de la extremidad de O’Rei para hacer el trayecto que tantas veces recorrió hacia las redes. La anotación arrancó lágrimas de propios y extraños, incluidas las de su esposa, Rosemeri Cholbi.

El primer gol que le hizo al equipo de sus amores fue el último en su cuenta.

En el descanso, Pelé se quitó la camiseta del Cosmos para regalársela a su padre y ponerse la del Santos, equipo al que dejó en 1974 para ir por su sueño americano en la Gran Manzana.

En el complemento, el Cosmos hizo el gol de la remontada. El peruano Ramón Mifflin, que antes había sustituido a Pelé, hizo el gol de la victoria de los neoyorquinos.

Foto tomada de Facebook @Pele

La emotiva vuelta olímpica, gran parte de ella sobre hombros, le dio a Edson Arantes su última lluvia de aplausos como futbolista. El cielo seguía llorando porque no vería más el desparpajo del ’10’ brasileño. 

Durante la segunda mitad de mi último juego profesional (…), la lluvia comenzó a caer. Un periódico brasileño dijo que incluso el cielo estaba llorando. Sabía cómo se sentía”, publicó Pelé en su cuenta de Facebook. 

En sus últimas palabras sobre el terreno de juego, en el que estuvo casi 21 años de carrera, pidió a los aficionados que repitieran tres veces la palabra amor, sentimiento que sentía por el futbol.

La entrevista para una cadena estadunidense posterior al acto apenas pudo ser lograda. Pelé estaba consumido por el llanto. Su esposa lo consolaba.

He muerto un poco, pero la vida sigue”, dijo, después de abandonar el profesionalismo, pero nunca el balón.

 

 

Adrenalina

Facebook Comments