La bancarrota del país es descomunal

Por: José Lima Cobos

Aquí se dijo, con amplitud y en todo momento que, si Andrés Manuel López Obrador ganaba la elección presidencial, la embestida de la mafia del poder cada día iba a ser más férrea y no nos equivocamos, pues pese a que el presidente electo ha demostrado voluntad política como nunca antes, al correr el riesgo de anunciar, sin ningún temor a quienes lo acompañarán en la gran lucha que le queda por delante, como es profundizar, de manera seria, en la gran transformación que a gritos pide la nación, la perrada esta imparable porque cuenta con todos los medios de comunicación a su alcance: prensa, radio y televisión .

Peña Nieto entrega un país en crisis, pero en crisis de agonía , de ninguna manera de crecimiento, pues de entrada se han enajenado los recursos de la nación y se puede decir que ya no hay nada que vender, salvo a los mexicanos que mañana,- que no se dude- emprenderán la misma caminata que hoy observamos de tantos sudamericanos que en su desesperación buscan el sueño americano y que si los cambios que se anuncian no llegan, en el corto plazo estaremos viviendo ese episodio.

En materia educativa se inventó la farsa de una reforma para llegar a altos niveles de preparación de la niñez y juventud, porque en puridad, en general ,se tiene una educación de tercer año de primaria y en lugar ahondar en el problema, se criminaliza a los maestros cuando lo primero era realizar una campaña para que las escuelas satisficieran las necesidades más elementales, como son, agua , electricidad, instalaciones adecuadas y sobre todo maestros, pues la crisis es tal que más del cuarenta por ciento de ellas son de multigrado es decir, que un solo maestro atiende primero, segundo, tercero, cuarto y quinto grado, lo que es una aberración, pero no se comenzó por ahí sino por crear una imagen de denostación magisterial que aún hiere a los maestros.

En un alarde de arrogancia y prepotencia extrema y, a efecto de perpetuar la vanidad personal, se promueve la construcción de un nuevo aeropuerto de la ciudad de México, que competería con otros dos que hay en el mundo de esa envergadura, sin analizar primero, si las condiciones del terreno eran las adecuadas y solo tomando en cuenta los beneficios de los contratos para atar al próximo gobierno a los designios de los grandes y oscuros intereses, es decir, que la rapiña y la rapacidad de unos cuantos empresarios siguieran haciendo su agosto sin importar las necesidades de la nación.

Así se ha evidenciado la ostentación del presidente Peña para presionar de manera que se obligue al próximo gobierno andar el camino que se impuso, sin ponderar – es lo que menos importa- que la criminalidad y la intranquilidad pública vaya en aumento cuando la causa, no es tanto las drogas, sino más bien que la necesidad de la sociedad cada vez es más aguda y que al buscar salidas, se enrola en actos criminales al probarse que la delincuencia organizada más poderosa y descomunal está en el gobierno, cuya corrupción e impunidad brilla de manera elocuente tanto en el ejecutivo federal- consolidada- como en el legislativo- en proceso de purificación y en el poder judicial que apenas apunta la limpieza completa , necesidad esencial al enquistarse un cúmulo de “santones” que han convertido la justicia en la burla de las sedes internacionales que han condenado a México por su opacidad e irresponsabilidad judicial.

A escasos cuarenta días de que proteste el cargo un hombre cuya honestidad y pulcritud está fuera de dudas, anidamos la esperanza de que por primera vez en la historia, la banda presidencial -símbolo del poder y la soberanía nacional- no sea contaminada porque quien hoy deja un país en ruinas y que además, no asista al acto protocolario, pues sería una ofensa nacional que la porte el día primero de diciembre, cuando el día 30 de noviembre, a las doce de la noche ,ya no representará a nadie y la bandera- de acuerdo con la ley sobre su uso- solo la porta el presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos y de eso se debe encargar el diputado Porfirio Muñoz Ledo.

 

 

limacobos@hotmail.com

Twitter:@limacobos1

Facebook Comments
Xalapa, Veracruz. Los comentarios expresados de LAS COLUMNAS son responsabilidad de los autores.