Mil 500 soldados refuerzan la seguridad entre Sonora y Arizona

La Oficina de Aduana y Protección Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés) confirmó que mil 500 soldados del Ejército de Estados Unidos refuerzan la seguridad en los 568 kilómetros de línea Internacional que comparten Sonora y Arizona.

En conferencia de prensa, Petra Horne, jefa de Operaciones del CBP en Tucson, advirtió que todos aquellos migrantes que intenten cruzar de manera ilegal serán procesados, además que todos los integrantes de la Caravana de Migrantes provenientes de Honduras que atraviesan el país y que actualmente van de la Ciudad de México hacia Querétaro con destino a Tijuana, Baja California, pueden solicitar asilo humanitario, sin embargo, las autoridades migratorias en Arizona no cuentan con espacio para albergarlos mientras aplican para el trámite.

“Sí, estamos preparados para recibir a toda esa gente que busca asilo, pero lo que estamos pidiéndoles es que esperen su turno porque el lugar donde estamos deteniendo a estas personas es muy pequeño y los puertos de entrada del CBP no están hechos para retener a personas por largos periodos de tiempo, lo que nosotros hacemos es procesarlos y llevarlos al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por sus siglas en inglés)”, declaró Petra Horne.

Desde el martes, mil 500 efectivos de la Policía Militar de Estados Unidos, con más de 40 vehículos todo terreno, se apostaron en la frontera entre Sonora y Arizona donde han reforzado el muro con alambre de púas y otros obstáculos para evitar el ingreso ilegal de los miembros de la Caravana de Migrantes, quienes apenas han recorrido una mínima parte del territorio nacional en su búsqueda del “sueño americano”.

Las autoridades militares y de migración atrincheradas en Arizona advirtieron que difícilmente los miembros de la caravana de migrantes cumplirán con los requisitos para el asilo político, debido a que este beneficio es para aquellos que huyen de la violencia que generan pandillas como la mara salvatrucha, la pobreza o marginación.

“Tenemos que entender que de todas esa gente que viene hacia acá, hay muchas posibilidades de que no van a calificar para el asilo, esta es la razón porque la que existen entrevistas, nosotros hacemos el proceso a toda la gente que llega pero después irán a otra agencia de seguridad donde también son procesados, esa es la razón por la cual decimos que el problema no es de México o los Estados Unidos, sino regional, hay mucho que debemos hacer juntos para resolver este problema”, agregó Rodolfo Karisch, jefe de la Patrulla Fronteriza del Sector Tucson.

 

 

Fuente: Excélsior

Facebook Comments