Lo más seguro es lo inseguro

El Arte de Comer Sapos 
Por: VicMAN

 Hablar de seguridad en este país cada día se vuelve un tema complicado, difícil, polémico y angustiante para quien ha sido víctima de la delincuencia ya sea organizada o desorganizada, lo cierto es que la población en general no nos sentimos seguros, ni en las calles, ni en nuestros trabajos y ahora hasta en nuestras casas.

Así de complicado es el tema, el sistema penal acusatorio ha resultado muy desigual entre la víctima y el victimario ya que con un perdón, un no lo vuelvas hacer, las autoridades encargadas de impartir justicia apelan a una resolución de perdón, para evitar el papeleo, la carga de trabajo e integrar las carpetas de investigación como concluidas.

Justicia real en la simulación con la que el ministerio público opera en cuanto a las causas penales o en su caso a las patologías criminales, resulta todo un vía crucis para quien demanda esta,  lo que nos lleva es a demeritar una actuación correcta, que dé certeza a toda víctima, ya que quien es agraviada le genera una desconfianza y a esperar  que no será una pérdida de tiempo vana, sino que será recompensada con justicia.

Lamentablemente hoy la policía ha sido rebasada en todos los aspectos, ya que los ministerios públicos se han convertido en puertas giratorias de asaltantes, carteristas, violadores, conductores ebrios que han chocado y con la reparación del daño se cierra su caso, cada autoridad tiene que asumir su responsabilidad de actuación plena, absoluta para hacer justicia que genere un ambiente seguro y de confianza.

Hablar de estadística en materia de justicia es dura y consistente, ya que los resultados son negativos y estos siguen siendo una asignatura pendiente en los 3 órdenes de gobierno, ya que ni las policías municipales, estatales y federales han sido eficientes y oportunas para hacer frente a una demanda continua de actuación de cualquiera de estas corporaciones policiacas, las fiscalías estatales y federales se han convertido en verdaderos elefantes blancos para la sociedad y su justicia.

No vayamos lejos hoy tenemos un Fiscal Federal encargado de la oficina y en varios estados sucede lo mismo ya que los titulares aprobados para desempeñar el cargo han preferido pedir licencia a su responsabilidad y han dejado a su sustituto encargados en sus respetivos despachos.

En materia de justicia hay una constante, el manejo político que siempre se le ha dado a esas oficinas para la impartición de justicia, lo que ha provocado un nivel de impunidad que nos marca como un país con un gran índice de corrupción, ejemplos hay una en cada estado, ciudad, y en el propio gabinete, cada gobernante ocupa a sus incondicionales para que esa oficina sea manipulada desde el poder mismo.

Hoy nuestro país necesita romper con ese lastre,  dándole a las fiscalías federales y estatales un desarrollo profesional, autónomo y sin ataduras de compromiso, de amiguismo, de conveniencia, quien deba presentarse para ser juzgado, se juzgue y pague por su comportamiento, porque hoy los delitos se dan a todas las esferas de nuestra sociedad, los de cuello blanco o mugroso se debe sancionar y que exista un castigo ejemplar por cualquier conducta incorrecta, acabando con tanta impunidad, desorden y desanimo en nuestra sociedad.

El sapo de la semana es para nuestras autoridades de los 3 órdenes de gobierno, para que asuman su responsabilidad para la cual fueron electos hasta el último momento de su mandato para generar confianza, todo parece que en las ultimas partes de su mandato es más la necesidad de que los nuevos elegidos ya tomen su cargo y les quiten responsabilidad de sus omisiones y falta de ese compromiso, ellos quisieron esa responsabilidad no solo del manejo de recursos de la administración pública sino también de la seguridad del entorno de su mandato, tal pareciera  que lo seguro es lo inseguro.

En la víspera de la nueva administración se está dando, como argumento principal hacer responsable de lo que pasa y sucede en estos momentos a quien pronto asumirá el cargo, cuando hoy el responsable sigue siendo EPN, un Presidente que ya no quiere queso sino salir de la ratonera, y mira que no sólo se va como ratón de la presidencia sino que además, engendro tremendas ratotas, en sus diferentes secretarias y oficinas de su gobierno, lamentable pero cierto hoy la desilusión de su mandato se le ha desmoronado a tal forma que ya parece que la gaviota tomó su vuelo.

Comentarios y sugerencias: vicmanaiii@gmail.com

Facebook Comments
Xalapa, Veracruz. Los comentarios expresados de LAS COLUMNAS son responsabilidad de los autores.