Abuchean al gobernador de Guerrero; AMLO puso a votación si seguía su discurso

TLAPA DE COMONFORT, Gro.- El gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, fue abucheado y obligado a suspender su discurso durante el acto oficial en el que el presidente  Andrés Manuel López Obrador presentó el programa Pensión Discapacidad, en este lugar considerado como “el corazón de la Montaña guerrerense”.

Ante los gritos de “fuera, ratero, corrupto y asesino” de un público enardecido que silenció al mandatario estatal, López Obrador intervino para pedir calma y sometió a consulta la participación de Astudillo.

“Amigas y amigos de Tlapa, de La Montaña, hay que portarnos bien, ya acabó la campaña, ahora es el gobierno y tenemos que ser respetuosos de las autoridades, no se resuelve nada a gritos ni a sombrerazos”, dijo López Obrador, y luego propuso la consulta.

“Levante la mano el que no quiere que siga hablando el gobernador, ahora los que quieren que hable”, lanzó López Obrador ante la multitud que no dejaba de reprochar la presencia del mandatario estatal.

A pesar de las expresiones en contra de Astudillo, el presidente López Obrador declaró “empate” y pidió al gobernador concluir su mensaje.

“El gobernador Astudillo no es conflicto, es solución, y cuente usted conmigo para que gobierne bien este país que no es nada sencillo”, expresó el mandatario priísta.

Así concluyó Astudillo su breve discurso, en lo que fue el primer acto oficial de López Obrador en Guerrero, que exhibió el descontento de sectores sociales contra la administración del priista.

El acto comenzó a las 15:20 horas en la unidad deportiva de la cabecera municipal de Tlapa –que actualmente administra Morena –, Dionisio Pichardo García, donde arribaron personas, en su mayoría indígenas de los 19 municipios que conforman la región Montaña de la entidad.

El ingreso al lugar fue prácticamente abierto y contrastó con las exigentes medidas de seguridad que imponía el desaparecido Estado Mayor Presidencial en los actos oficiales de las administraciones anteriores.

El presidente López Obrador ingresó a Tlapa en una Suburban negra por la carretera que conecta el estado de Puebla con la Montaña guerrerense donde a su paso, por los municipios de Huamuxtitlán y Alpoyeca, fue recibido como estrella de cine en la zona de La Cañada.

La misma euforia se vivió en Tlapa, donde varias calles fueron cerradas a la circulación vial en este lugar colapsado por la violencia, donde surgió un grupo de autodefensa para asumir el control de la seguridad en varias colonias pese a la presencia de un cuartel militar y un destacamento policial.

Durante el acto oficial, la titular de la Secretaría de Bienestar –antes Sedesol–, María Luisa Albores González explicó el programa de pensión a personas con discapacidad.

Al respecto, dijo que la pensión es de mil 275 pesos bimestral para un millón de personas con discapacidad en zonas indígenas y urbanas del país.

“Queremos terminar con la injusticia para que los más olvidados sean protagonistas en las políticas públicas del país”, expresó la funcionaria federal.

También recordó que las personas con discapacidad han vivido bajo un esquema de exclusión para justificar la viabilidad del programa asistencialista.

“Ni caridad ni simpatías, es inclusión, es un asunto de respeto y reconocimiento a los derechos de las personas con alguna discapacidad”, remató Albores.

Por su parte, el presidente López Obrador se enfocó en calmar los ánimos de la masa enardecida contra el gobernador y habló sobre el tema de la Guardia Nacional.

Insistió en que esta propuesta no significa militarizar el país y asumió el compromiso de revertir los efectos de la pobreza en esta región, que se caracteriza por los elevados índices de marginación y migración ante la falta de oportunidades de desarrollo integral.

 

Proceso

Facebook Comments