La virgen que amansa al río

En Tlacotalpan

El día de la Candelaria es un homenaje a La Patrona de uno de los rincones más bellos de Veracruz, Patrimonio de la Humanidad

Por Ángel Álvaro Peña

En pocos días se celebrará en Veracruz una de las festividades religiosas más profundas de nuestra cultura nacional.

Es el Día de la Candelaria que se lleva a cabo en Tlacotalpan, un pueblo entre aguas dulces de dos ríos que conmemora a la Virgen y le pide ser benévola con sus habitantes.

Se encuentra regado por los ríos San Juan y Tuxpan que son tributarios del río Papaloapan, cuyo significado en náhuatl es lugar sobre el río de las mariposas o río de las mariposas. Juan de Grijalva redescubrió la desembocadura del Papaloapan, Pedro de Alvarado quien en 1511 participó en la conquista de Cuba, navegó por él.

Sus habitantes piden un río en calma que favorezca la pesca, actividad preponderante en ese lugar considerado patrimonio de la humanidad, por su tradición tan arraigada no sólo a partir de la celebración de su gran fiesta anual, sino a partir de toda una cotidianidad que muestra las tradiciones y reafirma nuestra identidad.

Así, la fiesta del Día de la Candelaria es un periodo de fiesta que hace que los días y las noches se fusionen en la alegría por honrar a la Virgen de la Candelaria.

Ante esta proximidad, el presidente municipal de la localidad Christian Romero Pérez, no escatima esfuerzos por convocar a esta reunión de paisanos y no paisanos que preserva las costumbres de un lugar lleno de historia.

En días pasados visitó, en compañía de la Secretaria de Gobierno del estado, Xóchitl, Arbesú Lago, la representación del Gobierno del estado de Veracruz ante la Ciudad de México, casona centenaria donde los anfitriones, la Dra. Reyna Enith Domínguez Wong, representante del gobierno del estado en la capital del país y el Sr. Ángel Álvaro Peña, representante ante los medios Nacionales e Internacionales del Gobierno del Estado en la Ciudad de México, donde anunció las características de esta fiesta.

La Dra. Reyna Enith Domínguez Wong, representante del Gobierno de Veracruz en la Ciudad de México; el Subsecretario de Turismo de Veracruz, Iván Francisco Martínez Olvera; la Secretaria de Turismo y Cultura de Veracruz, Xóchitl Arbesú Lago; el alcalde de Tlacotalpan, Christian Romero Pérez; y Don Ángel Álvaro Peña, representante ante los medios Nacionales e Internacionales del Gobierno de Veracruz, en la Ciudad de México.

El inicio de la festividad es una cabalgata donde más de 500 jinetes con sus parejas, montan corceles por las principales calles de Tlacotalpan. Todos ellos vestidos en traje veracruzano, comenzando una feria de colorido, tradición y fe por todo el poblado.

El pueblo de Tlacotalpan es considerado Patrimonio Cultural de la Humanidad desde 1998 y su feria de la Candelaria inicia el 31 de enero de cada año. Sin embargo, es el día 2 de febrero cuando desde muy temprano se da inicio a una de las celebraciones más tradicionales.

La secretaria de Turismo de Veracruz, Xóchitl Arbesú Lago, habló acerca de las fiestas del Día de la Candelaria como un pretexto para dar rienda suelta a la creatividad de los lugareños. Mencionó el concurso de décimas, que son versos de 10 sílabas con diez frases cuya métrica habla siempre del lugar, de la fe en la Virgen de la Candelaria, de la belleza de la mujer o del amor.

El día 1 de febrero se realiza el embalse y suelta de toros en la ciudad. Estas actividades son una representación del embalse original que se realizaba desde hace más 140 años cuando los ganaderos atravesaban los toros por el río Papaloapan a falta de pangas.

Lugareños cuentan que, en ese entonces, todos los ganaderos de la región traían sus mejores animales para ofrendar a la virgen de La Candelaria y pedir su bendición para tener buena producción durante el año.

El alcalde, Christian Romero Pérez, señala que la fiesta no se ha movido de su eje desde que comenzaron, llenas de historia. Luego de la caminata que es un espectáculo grandioso, en el primer minuto del 2 de febrero Las Mañanitas a la virgen se convierten en el inicio de la festividad con la imagen de La Patrona, a quien se le pide que calme las aguas del río Papaloapan, para que no afecte con su fuerza la pesca ni haya pocas lluvias que desmerezcan el esfuerzo de ganaderos y agricultores del lugar.

El significado de fe y devoción va acompañado por una serie de eventos culturales que esta vez rebasan los 200, que tienen que ver con la tradición de la entidad como es el caso del encuentro de Jaraneros, un espectáculo único en el mundo y donde confluyen verdaderos virtuosos de este instrumento provenientes de todo el mundo.

También habrá capacitación para crear laúd, y un taller donde se mostrará a los asistentes cómo bailar el zapateado tan socorrido en las fiestas tradicionales de Veracruz.

Algo fuera de serie tiene que ver con extranjeros que se han especializado en la música de la zona y que llegarán en esos días a dar cuenta de lo aprendido, como es el caso de un grupo de soneros provenientes de Tokio, Japón.

También habrá exhibición de teatro, danza, sones, bailes tradicionales, conciertos, muestras gastronómicas, etc.

Porque parte de nuestra identidad radica en lo que comemos, de ahí que Tlacotalpan tiene una gran variedad de platillos y, sobre todo, postres de la más variada índole.

En todos y cada uno de los eventos que se presentan en la festividad, el acceso es gratuito. Cabe mencionar la hospitalidad propia de los habitantes de Tlacotalpan.

Así, comentan quienes llegaron a la Ciudad de México a promocionar esta gran fiesta que, Tlacotalpan está abierta al Turismo los 365 días del año. Es un lugar donde la paz y la tranquilidad impera y los visitantes deben tener la certeza que la seguridad y el respeto a sus personas está garantizado.

Facebook Comments