“En el Congreso están los votos para aprobar el aborto, pero hay que convencerlo a AMLO”

Cuando ingresaron a la sesión del jueves pasado, los senadores encontraron sobre sus bancas un pañuelo verde que simboliza la lucha por el aborto legal y la polémica no tardó en llegar. Molesta, Lilly Téllez, de Morena, levantó en alto el atuendo, reiteró que para ella el aborto es un asesinato y le reprochó a Patricia Mercado, de Movimiento Ciudadano, haber coordinado la maniobra.

“Si le molesta, no volverá ocurrir”, minimiza Mercado Castro, histórica militante de la interrupción voluntaria del embarazo y confiada en que la mayoría de los legisladores de Morena está a favor de esa ley pero esperan un gesto de AMLO para avanzar.

En una extensa entrevista con LPO sostiene que MC puede volver a aliarse con partidos tradicionales “en algunos casos”, niega que se haya habido una orden para maquillar estadísticas de inseguridad durante su paso por el gobierno de Marcelo Ebrard, pero no descarta maniobras de la policía.

En la última sesión fue acusada de ubicar en las bancas pañuelos verdes que promueven el aborto legal. ¿Qué pasó realmente?

Yo soy parte del movimiento feminista como activista y el 8 de marzo es un día de movilización de las mujeres en el mundo y especialmente del movimiento feminista. Y compañeras feministas de Gire (Grupo de información en reproducción elegida), que tienen el compromiso de la despenalización del aborto, me pidieron entrar al pleno para dejar una propaganda, un folletito.

Le dije que me parecía muy bien, que lo hicieran rápidamente, disciplinadamente y yo me hacía responsable. Se hizo unos minutos antes de que empezaran a llegar los senadores y lo que yo hice fue permitirles esa expresión.

No es la primera vez que sucede: tenemos distribución de propaganda en nuestros escaños, el 14 de febrero pusimos una rosa y tú como senador llegas, lo tomas o lo tiras. Pero no está prohibido. Es legal e incluso a la mesa directiva le propusieron que mandara a retirar los pañuelos antes que llegaran los senadores y se definió que no. Es una parte de la libertad de expresión, que los senadores lleguen y digan lo que piensen. Que fue lo que hizo la senadora (de Morena) Lilly Téllez. Dijo: “Yo estoy en contra de esto y no me invadan mi escaño”.

Pero ella se molestó porque le pusieron pañuelos verdes en las bancas, teniendo en cuenta que era una forma de promover una ley a la que se opone.

En su escaño, no hablo de los demás.

Pero usted sostiene que estuvo bien colocarlo en todos los escaños.

Claro, si una senadora me dice: “Patricia nunca más lo vuelvas a hacer”, puede considerarse. Pero la mesa directiva dijo que iba a presentar reglas y no lo ha hecho. Es la casa del pueblo, es donde se debaten las diferentes ideas y si alguien como ella dijo: “Saben, no me pongas esto senadora, te lo pido porque yo no estoy de acuerdo”, no hay problema. Eso lo dijo bien. Con los argumentos en contra del aborto, que fue otra de sus definiciones, no estoy de acuerdo con el lenguaje que usó. Pero en el sentido de decir “respeten mi escaño”, yo por supuesto que lo haría. Hubo 2 o 3 senadoras del PAN que dijeron lo mismo y adelante.

Yo creo que no deben estar prohibidas estas expresiones. Es como si a mí me dejaran cualquier propaganda y yo la veo y digo: “No me parece”. Pues la tiro o la hago a un lado.

¿Qué tan lejos está hoy el Congreso de México de tener una ley que habilite la interrupción voluntaria del embarazo?

Hoy el Presidente de la República tiene la misma posición: no le interesa el tema, no le parece prioritario. Pero sin embargo esta nueva mayoría política que representa Morena en la Cámara de diputados y senadores hay una mayoría de legisladores y legisladoras que están de acuerdo con un tema así. Ahora necesitamos la ayuda de las mujeres feministas de Morena, empezando por la secretaria de Gobernación (Olga Sánchez Cordero), que ha manifestado claramente que esa es su agenda y que parte de su paso por este Gobierno es dejar una ley que despenalice el aborto.

El movimiento feminista presionará desde afuera, parte de la oposición a la que yo pertenezco seguirá trabajando y veremos si convencen a su Gobierno de que la despenalización del aborto es parte de su proyecto para terminar con la desigualdad de México.

¿Usted cree que en el Congreso hay una mayoría con Morena y parte de la oposición para aprobar el aborto y sólo falta que AMLO habilite a sus legisladores a tratar el tema?

Absolutamente

¿No se puede iniciar la discusión en el Congreso?

Sí, se puede iniciar, pero creo que por el momento la mayoría de Morena no va a presentar una iniciativa a favor de la despenalización del aborto hasta que no logre de alguna manera un acuerdo con el presidente. Los grupos feministas trabajaron con las diputadas de diferentes facciones parlamentarias en Diputados, pero no terminan de presentarlas.

¿Qué opina del argumento: la vida comienza en la concepción y por lo tanto el aborto es un asesinato?

Yo hacía mucho que no escuchaba ese argumento. Desde que la organización “Pro-vida” lo usaba y fue acusada de corrupción y falta de ética y dejó de existir y la reemplazó el frente nacional por la familia.

Creo que incluso en la discusión no hay que usar ese argumento porque Lilly Téllez lo que planteó es adherir a la propuesta del senador del PRI Eruviel Ávila, que es proteger la vida desde la concepción pero prohibir que las mujeres vayan a la cárcel. Si tú dices que es un asesinato se castiga.

Ávila habló de prohibir el encarcelamiento y Lilly Téllez dijo que hagan trabajo comunitario y no podrían hacerlo si es un asesinato.

¿Por qué usted no cree que es un asesinato?

Porque antes de la 12 semana de gestación estamos hablando de un embrión, de un cigoto, le puedes poner muchos nombres pero no es un ser humano. No es un tema de lo que yo pienso: es la evidencia que ha puesto la Organización Mundial de la Salud (OMS). Finalmente, las mujeres no somos un recipiente, no somos lo que las creencias religiosas dicen, que es “Tú no decides, tienes que seguir adelante”.

Y una sociedad laica tiene que tomar en cuenta que las mujeres tomamos éticas y responsabilidades frente a embarazos no deseados. Hacemos una valorización: este embarazo no lo puedo seguir, porque el menor de los males en este momento es seguir con el embarazo, por muchas circunstancias. Hasta la peor de todas: las mujeres que hacen trabajo sexual de día y de noche es porque ellas están tomando una decisión responsable frente al embarazo. En ese momento es una decisión de las mujeres seguir con el embarazo antes de la semana 12, que la evidencia dice que es simplemente un embrión y que no hay conexión neuronal.

¿México es un Estado laico?

México es un Estado laico. Yo soy parte de un frente por el Estado laico y estamos preparando una iniciativa para el castigo a los funcionarios públicos que violen el Estado laico.

En 2013 y 2014 se definió a nuestra República como un Estado laico, pero no se sancionó una ley reglamentaria de qué significa. Necesitamos seguir avanzando para hacer una laicidad, que es una convivencia en la diversidad, sin discriminación y con el reconocimiento de los derechos de todos, independientemente de las creencias religiosas y lógicas morales de cada una.

Estamos en un Estado laico pero hay mucha simulación: se lo puede violar y no hay mayores consecuencias. La candidata gobernadora de Aguas Calientas en 2015 (Lorena Martínez Rodríguez) hizo una controversia frente al Tribunal Electoral, porque la Iglesia se metió mucho cuando el PRI planteó el matrimonio igualitario y hubo una ofensiva muy fuerte de la jerarquía de la iglesia católica contra ella, que pidió la nulidad de la elección, pero no se nulificó.

¿Cómo se encuentra hoy movimiento ciudadano en el Senado después se haber hecho un acuerdo electoral con el PAN?

MC es una posición propia y no tiene la posición del PAN, que es anti todo. Estamos caso por caso, vez por vez, mientras que el PRI tiene sus propias definiciones. Mucho más la alianza PRI-PAN contra Morena. Creo que MC está trabajando muy dignamente.

Somos una oposición de 8 senadores, en algunas propuestas que el PRI y el PAN no han ido hemos ido con la mayoría de Morena y eso me parece muy importante. Y al interior de la fracción tenemos plena libertad: sino hay pleno convencimiento de una propuesta podemos votar libremente, porque el coordinador Mario Delgado nos permite esa posibilidad.

Pero sobre el aborto hay una unanimidad: no tenemos ninguna diferencia, porque está en el principio y los estatutos de MC la defensa del derecho a decidir. En un estado laico en el que tenemos que garantizar el derecho a las mujeres a decidir, porque tenemos el articulo 4 constitucional y nos dice: “Las personas y las mujeres tienen derecho a decidir cuándo quieren tener hijos”. Y eso se tiene que demostrar en el Código penal y se tiene que reglamentar lo que nos da la Constitución.

El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, líder del MC, se opone a las alianzas con partidos tradicionales. ¿Considera que es un error?

Yo creo que es vez por vez, caso por caso. No creo que haya que estar siempre con los partidos tradicionales, o siempre solo. Por ejemplo en Jalisco en la elección local fue solo y en la federal los senadores Clemente Castañeda y Verónica Delgadillo fueron en la Alianza.

En Puebla, el candidato es de Movimiento Ciudadano, es de mucha trayectoria y legitimidad y lo apoya el Pan y otras fuerzas políticas ciudadanas de Puebla. Las alianzas nunca son por principios, o que de principio hay que hacer alianzas. Es vez por vez, caso por caso y conforme a un programa.

Por ejemplo yo fui en la lista nacional de MC, no hubiera sido candidata del PAN, fui con un panista pero estaba muy claro algo: no importa que estés a favor o en contra del aborto, pero no lo vamos a criminalizar y eso implica que hay que sacarlo de Código Penal. Si hubiera dicho que estaba a favor de la vida, yo no hubiera aceptado la senaduría.

Pero hay algunos otros temas en los que seguramente no estuvo de acuerdo con Ricardo Anaya.

En el programa de la alianza sí, aunque me faltaban temas.

¿Cómo evalúa la actualidad de los partidos tradicionales: el PRI y el PAN?

La situación es difícil. La política tradicional está en crisis y los liderazgos de Morena habían militado en los distintos partidos de izquierda o son los mismos políticos que en otro contexto y en otra realidad estuvieron en el PRI, en el PRD, u en otras opciones políticas minoritarias.

Pero yo creo que la clase política tiene que renovarse y esto implica responder a las demandas de las ciudadanías y por eso el mayor rechazo al presidente fue el recorte a las estancias infantiles. No es un cheque en blanco. Me pediste todo y te di todo y espero una mejor vida para mi comunidad y te doy chances, creo que dos o tres años le van a dar la oportunidad y ya después vendrán otros liderazgos, otras versiones. Veo a Alfaro veo a Marcelo Ebrard, a nuevos liderazgos que puedan establecer confianza ciudadana.

Durante su paso por el Gobierno de la ciudad aumentó mucho la violencia. ¿Qué evaluación hace?

Yo estuve en los últimos dos años, cuando en 2015 el jefe de Gobierno, que había perdido la mayoría en el Congreso, me invita y me dice: “Sabes, tú vienen de la sociedad civil y puedes escuchar qué pasó, qué estamos haciendo y por eso acepté esa secretaria de Gobierno. Hicimos una política que se llamaba “Principios de diálogo”: la gente está enojada, hay que escuchar las peores cosas, una vez que escuchemos, establecer propuestas posibles. Hice esto y paré muchas medidas que la gente no quería.

¿Pero aumentó o no el delito en esos años?

Las cifras nos decían eso: que aumentaba la violencia. Pero yo estaba en la parte de gobernabilidad, no de seguridad. Incluso yo empecé a instrumentar que el procurador y el secretario de seguridad fueran a las reuniones de comités ciudadanos y hablen con ellos y le digan lo que está pasando. Se armó una especie de chat con ciudadanos y hablaban hasta las 2 de mañana.

Yo les decía: “Ellos saben a ti te dicen que no hay ningún muerto y aquí están hablando de que hay muertos en la esquina en ese momento. No le creas al policía. Créele a la gente que te dice que aquí está el muerto”.

¿Coincide entonces en que se pudo haber maquillado estadísticas o liberar zonas como sugirió el actual Gobierno?

No lo sé, la procuradora y la secretaria de Seguridad pública tendrá que analizar los datos y darnos información.

¿No lo descarta entonces?

No lo sé. Por lo menos que yo sepa no fue una instrucción de maquillarlas, sino lo contrario. Yo veía siempre al jefe de Gobierno muy presente en el tema de seguridad, dando instrucciones. Si ellos le maquillaron al jefe de Gobierno, es otra cosa.

¿Qué evaluación hace de los 100 días de AMLO?

Creo que parte de un buen diagnóstico, está cerca del honor de la gente, en el sentido de estar contra la desigualdad, la pobreza, la precariedad.

El tema de la corrupción es un gran tema, pero hasta ahorita no sabemos cómo. Aparte de combatir a los huachicoleros, no sabemos muy bien quién está siendo castigado o denunciado.

Pero el tema de la corrupción es un lastre muy grande la política pública, que es ineficiente porque cuando hay corrupción en el medio no se puede resolver los problemas de la gente y eso lo tiene claro. Lo que me parece es que en estos 100 días él está seguro de que no necesita hablar con nadie y que tiene la razón.

Eso me parece equivocado. Es muy arriesgado. Se puede equivocar sino habla con los expertos, con los centros de conocimiento y con las organizaciones de la sociedad civil en cada uno de los temas. Tenemos 40 mil organizaciones de la sociedad civil, de diferente experiencia y si no hablas con ellas y sólo hablas con las acciones de Gobierno, se puede equivocar.

A esta altura de la democracia en México confía demasiado en sí mismo. Hay que escuchar expertos y es imposible, por más buenos que fueran, que los funcionarios sepan todo lo que tienen que saber en una sociedad que se mueve todos los días con un dato nuevo.

Me parece que estos 100 días es una forma de Gobierno que solamente está entre la plaza pública y el Gobierno y no tiene ese intermediario maravilloso que en los últimos 20 o 30 años se ha construido en este país de una sociedad civil, que con mucho conocimientos te va diciendo, te pone en alertas, y finalmente tú como Gobierno decides y tiene la responsabilidad. A esta altura de la sociedad mexicana es muy riesgoso confiar mucho en sí mismo. 

 

 

 

 

La Política Online

Facebook Comments