Comisión reguladora de energía y el bandidaje autorizado

Por: José Lima Cobos

Todos sabemos, y así lo reconocemos, que los kilogramos que nos ofrecen no son de a kilo, sino, cuando mucho, de novecientos gramos y así se nos confirma, tanto en la tortillería como en la tienda de enfrente, de ahí que no sea novedad que el gobierno haya instituido un organismo autónomo que se encargue de regular los precios de la energía y sus consecuencias lógicas de que quienes la integren, que  de entrada se fijen sueldos de más de  trescientos mil pesos mensuales, por aquello que se corrompan, pero que  sirva  de tapadera eficiente.

Sólo que este robo no es reciente, como tampoco el huachicol, por ello, cuando uno se toma  la curiosidad de revisar quienes son los siete integrantes de la comisión reguladora de energía (CRE), que nació a consecuencia de la privatización del petróleo y de la energía eléctrica, – en el pacto por  consumar  el saqueo de la nación-,   ninguna sorpresa nos causa que provengan del PRI o del PAN y que hayan egresado del ITAM, escuela creada para  poner en práctica políticas contrarias a los intereses nacionales o bien que son hijos de funcionarios que han medrado los recursos nacionales.

Por lo  mismo, no es novedad que,  en tanto el gobierno se esfuerza porque los precios de los energéticos no se incrementen, -porque afectan a la sociedad en su conjunto-, no menos cierto es que los dueños de esos establecimientos no son honestos en el pesaje que ofrecen al público y ahora, lo peor, que el famoso subsidio del gobierno se queda en lo que es el ADN de los que controlan esos productos, es decir, se los escamotean para su beneficio, ante el contubernio empresarial existente.

Este lunes -así lo anunció el presidente López Obrador- dará a conocer quiénes son los concesionarios gasolineros que han hecho su agosto, tanto en el subsidio como en el pesaje que ofrecen al público, lo que será fácil  comprobar con los ingresos que perciben por sus ventas y con base a inventarios que antes se ocultaban y que hoy tendrán que salir a relucir, sólo que no tendrá sentido sólo conocer a los bandidos sino lo que se quiere es que se haga justicia, aplicándole los correctivos económicos .

En esa guisa, si se aprueba -es la palabra del presidente de la República que no pongo en duda-, se dejarán sentir sus efectos, sin embargo, al constituir auténticas mafias para el saqueo y el robo, es posible que no se llegue a mayores, si se toma en cuenta que existe el antecedente de que, a la llegada de Fox a la presidencia, los gobernadores priistas y panistas, crearon una coalición de gobernadores de manera facciosa ante el anuncio que se acabaría  con la corrupción,  amenaza que sólo sirvió para empoderarla más, a grado tal que los cientos de millones dólares que fluyeron del petróleo, se dilapidaron en el  contubernio más ominoso de que se tenga memoria.

Si en los momentos actuales se habla de una cuarta transformación, se espera que la fiscalía de la federación, ya en su auténtica independencia, se consolide en la acción persecutoria para integrar carpetas de investigación robustas que hagan posibles las sanciones que ya está en la ley y que sólo es observarla para que sean efectivas, no mediante una actitud mediática como se vivió con Salinas contra la Quina o Zedillo contra el hermano de Salinas, o el caso reciente, de Napoleón Gómez Urrutia, con Fox y, Gordillo, con Peña Nieto.

No se quiere más simulación y menos engaños; si se votó por el cambio a fondo con 32 millones históricos de participantes, y si en el corto plazo se están dejando sentir sus efectos, -pese al reto de la criminalidad desenfrenada-, el paso no debe detenerse, por ello, que no haya prisas, y menos que no haya pausas.

 

 

limacobos@hotmail.com

Twitter: @limacobos1

Facebook Comments
Xalapa, Veracruz. Los comentarios expresados de LAS COLUMNAS son responsabilidad de los autores.