Yo como digo una cosa, digo otra…

Con Derecho a Réplica

Por Francisco Vargas Perales

Mueve a risa lo que está sucediendo con algunos funcionarios de primer nivel del gobierno de Veracruz, de tal manera que denota que son gente impreparada que se coló en la repartición de huesos y les tocó un buen cargo, cuando lo suyo era haber sacado una espantosa X, como en el programa del bien recordado Javier López “Chabelo”.

Porqué escribo esto, inteligente lector. El pasado lunes, el Ingeniero agrónomo Eric Patrocinio Cisneros, después de interesante reunión con el Magistrado Presidente del Poder Judicial del Estado de Veracruz, Edel Álvarez Peña, donde trataron temas importantes en cuanto a la seguridad e impartición de justicia de los veracruzanos, los compañeros periodistas esperaban el término de esta reunión para la entrevista que consideraban sería de primera plana.

Resulta que ya entusiasmado con sus declaraciones con respecto al revanchismo político del gobierno de Cuitláhuac García Jiménez, en contra del fiscal inamovible Jorge Winckler Ortiz, mencionó que “pronto se verá quienes están a favor de la justicia y quienes están del lado de un grupo de personas que no son veracruzanos, y eso va también para todos los compañeros que son periodistas”. Como yo no estuve presente en ese acto, me cabe la pregunta de que si Eric Cisneros, lo anterior lo mencionó o lo rebuznó.

Como los reporteros le pidieron al flamante secretario de gobierno de Cuitláhuac García que fuera más explícito en sus señalamientos con respecto a los periodistas, el Ingeniero agrónomo se hizo como que había contraído el mal de doña expropiación Petronila, mejor conocido como “la chimultrufia” quien expresaba en el programa de Chespirito, “yo como digo una cosa, digo otra, así que el flamante Secretario de Gobierno tratando de enmendar la plana, corrigió, “va para todos los veracruzanos”. ¡Habrase visto!.

Lo anterior me hace recordar aquel 2015 cuando en la ciudad de Poza Rica, Norte de Veracruz, el entonces gobernador de la entidad, Javier Duarte de Ochoa (2010-2016), festejó a los periodistas en su día, en ese festejo el ínclito Javier Duarte en su discurso mencionó: “vamos a sacudir el árbol y caerán muchas manzanas podridas y espero que no afecte a ningún de los trabajadores de los medios de comunicación”. Sobra decir que ese sexenio de Duarte fue lo más aciago para los periodistas, muchos compañeros cayeron abatidos por balas asesinas y nunca se conoció a los autores materiales e intelectuales de estos asesinatos. Cayeron compañeros periodistas algunos confundidos con manzanas podridas.

Fidel Herrera Beltrán (2004-2010), exgobernador de Veracruz, el sonriente Fidel, fue más sutil en su amenaza contra el gremio periodístico, Fidel le pedía a los reporteros que no destacaran los asesinatos ocurridos durante su gobierno, pero no se podía dejar de mencionar la muerte trágica de algunos compañeros periodistas durante su mandato y la inseguridad en que nos dejó hundidos a los veracruzanos.

Esto de las amenazas veladas de los funcionarios, hace que los periodistas adquiéranos temple de acero para poder desempeñar nuestro trabajo, pero a la vez, pensamos cómo pueden ocupar cargos importantes personas que no frenan su lengua, que denotan que no conocen ni un ápice del cargo que ocupan, como es el caso del actual Secretario de Gobierno Eric Patrocinio Cisneros. En el sexenio de Don Rafael Murillo Vidal (1968-1974), gobernador del estado, tenía fama Don Rafael de que se quedaba dormido durante las audiencias, pero aun así el estado marchaba bien, ahora con los actuales funcionarios que llegan pletóricos de títulos, diplomados y doctorados, el pueblo veracruzano “ya no aguanta lo duro sino lo tupido”, diría el jarocho y más con estos funcionarios que adolecen del mal de la “chimultrufia”, eso que ni que. Y yo como digo una cosa, digo otra. Y hasta la próxima Dios mediante. Pongo a su disposición el correo electrónico franciscovperales@hotmail.com para cualquier duda o aclaración.

Facebook Comments
Xalapa, Veracruz. Los comentarios expresados de LAS COLUMNAS son responsabilidad de los autores.