Conspiración en ciernes

ESCENARIOS

Por Francisco Blanco Calderón

Ahora sí, los demonios andan sueltos. El primero de julio se cumplió un año del triunfo de más de treinta millones de votantes a favor de un cambio de régimen. Bien lo dijo Porfirio Muñoz Ledo “desmontar un régimen es complicado”, los intereses llevan ya   varias décadas incrustadas en el sistema político mexicano. Los grupos de poder, denominadas por AMLO como “la mafia del poder”, conformadas por los gobiernos, las organizaciones empresariales, los medios de comunicación, las dirigencias partidistas y sindicales, más una burocracia glotona que devora las migajas que arrojan sus patrones.

En el zócalo de la Ciudad de México quedó demostrado el respaldo popular de una ciudadanía asqueada de corrupción e impunidad. La tumultuosa concentración en la plancha del zócalo y las calles aledañas. Lleno completo. Un día soleado, sin lluvia, la población asistente, con entusiasmo y euforia.

 

A diferencia, un día antes, las marchas en contra de la política del nuevo gobierno, como muestra del proceso democrático iniciado, según Reforma, no rebasaron a las cuatro mil personas en CDMX, marchistas clasemedieros, no apiñonados ni de tez oscura, blanquitos vestidos de blanco, de todas las edades, con pancartas y cartulinas estandarizadas en todas las ciudades. Su único mérito: la expulsión del convocante Vicente Fox, el peor presidente de la República, tonto, bruto y corrupto por excelencia.  Todo se da en la viña del Señor.

Las reacciones adversas no faltaron, algunos ejemplos, Marco Cortés, presidente del PAN externó: “Estábamos mejor con Peña Nieto, pasamos de mal a peor”, haciendo caso omiso a los casi 64 millones de pobres, la deuda pública alcanzó más de 10 billones de pesos, un raquítico comportamiento del PIB, con Fox hubo tasas menos uno por ciento, con Calderón tasa cero y con Peña Nieto 1.02 por ciento, la violencia rebasó los cientos de miles asesinados, el peso pierde casi el 57% de su valor con Peña Nieto, el incremento del salario mínimo no rebasó el 3.3 por ciento. Un opositor que raya en la estupidez.  

La excandidata presidencial, Margarita Zavala, calificó, en su cuenta de Twitter, como “meses difíciles” el primer tramo del actual gobierno, y consideró que el país atraviesa por un periodo de abuso y odio promovido desde el poder, ante la “sumisión” de algunos sectores de la sociedad. Sumisión a la creciente pobreza que dejó Felipe Calderón. ¿Odio y abuso del poder; y el ABC apá?

Así mismo, el arranque de la Guardia Nacional provocó grandes movilizaciones, bien amañadas, de la policía federal que rechaza ser incorporada a la GN.  Su rechazo para estar sujetos a nuevos mandos oficiales, externaron su protesta centrada en la pérdida de ingresos, plazas y prestaciones. Hubo denuncias de que sus mandos superiores estaban sujetos a intereses del crimen organizado. El movimiento fue magnificado en los medios que salieron en defensa de la PF, ¿por qué será?

En mensaje a la sociedad, AMLO, denuncia una evidente “mano negra” en esta protesta bien orquestada: Calderón, bajo sospecha. “Felipe Calderón sí es culpable de la crisis de violencia en México y hay pruebas: en medio de la crisis que atraviesa la Policía Federal y luego de que uno de sus elementos hizo público su deseo de que el expresidente fuera su representante sindical…La incidencia delictiva en los sexenios de Vicente Fox y Felipe Calderón se observó la tendencia en los delitos de alto impacto como homicidios dolosos, secuestros, extorsiones y robos de vehículos con violencia. La Policía Federal, por cierto, fue creada por Felipe Calderón” (Nación 321, El Financiero).

En América Latina, para encauzar a los gobiernos que se salen del huacal, son muerte, cárcel y doblegamiento económico.

Muerte. El asesinato fue la opción para reinstalar en estos países, a la corriente del libre mercado. Golpes de Estado, invasiones, cierre de mercados, amenazas cumplidas, sobrevinieron desde la instalación del imperialismo norteamericano en complicidad con los políticos y empresarios nacionales. Los casos de los gobernantes socialistas como Salvador Allende, en Chile; Jacobo Árbenz, en Guatemala; Omar Torrijos, en Panamá. Los constantes intentos de asesinato a Fidel Castro y a Hugo Chávez y Nicolás Maduro. Mas cientos de activistas y luchadores sociales.

Cárcel. En Argentina, Ecuador y Brasil, esta conspiración se dio bajo una justicia ajustada a sus intereses, consiguieron encarcelar a Luiz Inácio Lula da Silva, lo intentan con Cristina Kirchner. Prevalecen denuncias contra Rafael Correa y Evo Morales. Estadistas progresistas que se confrontaron con los intereses de los capitales trasnacionales y de empresarios locales, para evitar la modificación del modelo económico neoliberal.

¿Y aquí? En el caso de México, la corrupción, imperante desde Salinas de Gortari a Peña Nieto, llegó a consolidarse en alianza durante los sexenios panistas, la simulada alternancia. Modelo que resultó desplazado el pasado primero de julio, tras treinta y seis años de privatización, saqueo, endeudamiento público y aniquilamiento de las fuerzas productivas internas, así como importaciones desmedidas con daño incalculable al agro y a la industria nacional. Todo ello coludido con los cárteles del crimen organizado y medios de comunicación. Recientemente se ha desatado la versión de una posible conspiración contra el nuevo gobierno. Versión divulgada a través de Televisa, Imagen TV, Radio Fórmula, El Universal, Reforma y El Financiero. Loret de Mola, Ferriz de Con y Gómez Leyva, tres promotores de la conspiración contra AMLO, sin moches del gobierno del cambio, pero con muchos, muchos de grupos políticos y empresariales que añoran “el retorno de los brujos”.

La extraña movilización de la Policía Federal. “Infiltrada por el crimen organizado, con elevados niveles de corrupción que la volvieron inoperante, la Policía Federal se resiste a desaparecer en el Gobierno de la Cuarta Transformación: miles de efectivos de esa corporación realizan paros y protestas y sin argumentos sólidos se niegan a adherirse a la Guardia Nacional, cuyas operaciones ya iniciaron en 151 regiones del país… La Policía Federal fue el último experimento que realizó Genaro García Luna, entonces poderoso Secretario de Seguridad Pública con Felipe Calderón. García Luna fue el artífice de los modelos policiacos con los que operaron los gobiernos panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón. Y en todos fracasaron porque no terminaron con la corrupción policiaca”. (Ricardo Ravelo. Sin Embargo), recomiendo leer completa la columna: https://www.sinembargo.mx/05-07-2019/3607784.

No cabe duda, Oswaldo Zavala tiene toda la razón cuando expone en su reciente libro “Los cárteles no existen”, son los mitos construidos alrededor del narcotráfico… los cárteles tal y como nos lo han querido vender, no existen. Existen las estrategias políticas que los idearon, el tráfico de drogas, pero fuertemente controlado por las instituciones oficiales. Existe la violencia, pero en buena medida perpetrada por el mismo Estado que debería protegernos… la historia del narcotráfico en México es, a fin de cuentas, la historia del perverso sistema político que nos ha gobernado.

Cambiar cuesta, pero cambiar con resistencia es aún más lento, pero no debe darse marcha atrás. El cambio llegó para quedarse. No hay de otra. “O te aclimatas o te aclimueres”. Todo cambia, nada permanece…

 VA DE NUEZ, VERACRUZ

Hay que insistir que en Veracruz las administraciones anteriores, del PRI y del PAN, tuvieron el control de la economía, de la inseguridad y del saqueo de los recursos naturales y energéticos de la entidad.

El estilo personal de Fidel Herrera, Javier Duarte y Miguel Ángel Yunes, varió en formas y estilos, muy complacientes, y represores. Trato con manos de seda o a garrote limpio, corrompiendo o manipulando conciencias y críticas sociales.

Herrera Beltrán se distinguió con maletines de billetes, con sonrisas y apretón de manos. La característica de Duarte fue el saqueo descarado de las arcas estatales. El gran aporte de Yunes fue el vómito negro: amenaza de encarcelamiento, entrega de bienes y dinero a cambio de impunidad, todo ello sin ser ingresados a la tesorería estatal.

Cuitláhuac requiere de habilidad y experiencia para conocer y mover los entretelones de la política, para bien de su imagen y respaldar el cambio que conducirá a la transformación del país. Sobre todo impedir, a costa de todo, el “retorno de los brujos” del PRIANRD que aguardan al acecho, sembrando fake news, movilizando sus huestes de la prensa, corrompiendo ingenuos legisladores, moviendo malosos, haciendo todo lo que está a su alcance para acrecentar o inventar fallas, errores del actual gobernador, a fin de recuperar la gubernatura del 2024, y así reiniciar sus tropelías, saqueos, y corruptelas, bien documentadas pero jamás enjuiciadas, por la complacencia de la Fiscalía General, coludida con el Fiscal contra la corrupción y del Tribunal Superior de justicia del Estado, impuestos los tres por la yunicidad, para lo que se ofrezca. 

Conspiración que también aparece en la entidad con sus tres proclamas: cárcel, muerte o debacle económica. Ojo, mucho ojo eh.   

Facebook Comments