La Guardia Nacional en Guardia “El Arte de Comer Sapos”

Y sin hacer gestos, ya recorren en varios estados destacamentos de la Guardia Nacional. Desde el gobierno de Presidente Zedillo, hasta este pasado mes de junio, la violencia y los números rojos en el tema de la seguridad no han menguado, por el contrario algo ha pasado con una constante de crecimiento en materia de seguridad.

Nuestra seguridad, en los últimos cuatro sexenios nunca ha tenido el control y la garantía de generar una expectativa en materia de seguridad pública de manera positiva, por el contrario la seguridad nacional es tema de asignatura pendiente.

Los factores y la circunstancia nos fueron dando un resultado nefasto para nuestra sociedad, ni la Policía Federal Preventiva ni la Gendarmería, pudieron con la tarea de crear un ambiente de PAZ,  hoy las consecuencias y los resultados de esta lucha ha generado un ambiente poco propicio para la convivencia en nuestra sociedad.

El respeto por la vida en nuestro país se ha malbaratado y ha creado una descomposición nefasta, siendo hoy  un saldo de muertos en nuestro país que arroja cifras nada distintas a un país en guerra y con falta de seguridad, la muerte de personajes políticos, de hombres de negocios y sus familias, secuestros y extorciones se han vuelto parte de nuestro entorno, y del ciudadano común han creado una descomposición social que hasta hoy parece interminable.

La Guardia Nacional nace en un gobierno que está transitando en una transformación que tiene necesariamente que ver resultados y  rendir cuentas positivas en tres tiempos, a corto, mediano y largo plazo.

A corto plazo, acabando con temas que no han podido resolver las policías estatales y municipales, como desarticulación de bandas menores de atraco a pasajeros, células de narcomenudeo, trata de blancas, asalto en caminos y pueblos que han rebasado toda tranquilidad de tránsito.

A mediano plazo, desarticular bandas de robo de combustible, robo a transportistas en las carreteras, a ferrocarriles, el tráfico de indocumentados, ya que hoy circular por nuestras carreteras resulta toda una odisea parecida a los caminos del viejo oeste donde bandas y cuatreros eran quienes imponían su voluntad en los caminos.

A largo plazo, acabar con el dominio ejercido por los carteles que han pasado del tráfico de droga, al control de  plazas, territorio y dominio de comunidades, ciudades y estados poniendo en riesgo la seguridad y la tranquilidad de la familia mexicana con gobiernos rebasados por ese tema.

México ya tuvo en el pasado un cuerpo con este nombre que participó en episodios históricos como la lucha contra la invasión estadunidense acontecida entre 1846 y 1848 y la resistencia a la segunda intervención francesa, entre 1862 y 1867.

Si bien su nombre aparece hasta en ocho ocasiones en la Constitución actual, que data de 1917, esta no define su naturaleza ni funciones, así que para su creación fue necesario modificar 13 artículos de la Carta Magna y este 1 de julio la guardia nacional está en guardia, la moneda está en el aire y las resistencias para su implementación.

Algunos mandos no están dispuestos a perder los privilegios y las negociaciones que existían con la maña y que hacían del trabajo en seguridad pública no solo un privilegio sino un cambio de vida, un confort por no hacer correctamente su trabajo.

Hoy esas resistencias se manifiestan para evitar su incorporación a esas tareas más estrictas y disciplinarias, no perder  esas canonjías y privilegios en sus mandos, ya que hoy la constitución es muy precisa cualquier ayuda al bando contrario, las penas serán del doble de la sentencia de un criminal.



El Sapo de esta semana es para nuestra sociedad que seguimos padeciendo esa incertidumbre del riesgo de salir de casa y no saber si regresaremos con vida, o con una casa saqueada, un familiar secuestrado o una baja en nuestra persona o en nuestra familia.

Somos más los buenos, pero necesitamos que nuestro gobierno asuma su compromiso en la seguridad de nuestra colonia, nuestra ciudad, de nuestro estado y de nuestro país, sinceramente quiero ser optimista que este nuevo intento de seguridad pública funcione y ponga orden en nuestro país y entorno.

Facebook Comments