AMLO con ‘LonganizaGate’, EPN y Fox también enfrentaron escándalos

La despensa de Presidencia -aquella que criticaron por que no la tiene ni Obama- fue parte de la conversación entre diversos actores políticos y la sociedad por lo ostentoso que se catalogaron algunos de los productos presentes. El 5 de agosto se filtró un documento sobre el Programa Anual de Adquisiciones del Gobierno Federal, que aunque se atribuyó a Andrés Manuel López Obrador, su administración aclaró que se trata de una previsión de gasto elaborado en el gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto.

Catalogado como #LonganizaGate, por tener entre su listado un kilo de este embutido con un costo alrededor de los 16 mil pesos, no es el único “escándalo” que se ha dado durante los últimos sexenios por gastos elevados o sobrecosostos.Comparación de adquisiciones entre los gobiernos de EPN y AMLO

Ante las críticas por parte de la oposición, el político tabasqueño respondió de una manera muy particular al afirmar que no come chorizo y tampoco me gusta la “moronga azul”, en clara referencia al Partido Acción Nacional (PAN).

Cabe destacar que el senador albiazul Julen Rementería fue el primero en exponer los supuestos costos de la despensa de la Presidencia y cuestionando que estos sean más altos de lo normal.

En 2014, la casa que marcó parte del sexenio de Enrique Peña Nieto por el costo del inmueble localizado en Lomas de Chapultepec fue la llamada Casa Blanca. Según una investigación periodística, el predio valorado en 7 millones de dólares fue objeto de críticas para el mandatario priista.

En 2018 -como parte de los mensajes de cierre de gobierno- Peña Nieto habló de la Casa Blanca y confesó que este tema impactó negativamente en la credibilidad de su gobierno y lamentó la forma en que se manejó la situación.

“Nunca debí permitir que mi esposa diera esa explicación, porque era yo el que tenía la responsabilidad”, puntualizó el entonces mandatario federal.

Otro “gate” que se dio en su gobierno fue el denominado “CalcetaGate”, por la prenda que utilizó durante la carrera Molino del Rey, y tras las críticas que recibió pues usuarios señalaron que sus calcetines estaban al revés o no eran los adecuados.

El mismo presidente tomó sus cuentas de Twitter y Facebook para aclarar lo ocurrido: “Aclarando el #CalcetaGate”, fue el texto con el que Peña Nieto acompañó una imagen de la prenda en cuestión y aclarando que no se las puso al revés, sino que era parte del diseño.

La publicación del mandatario desató nueva mente críticas a su gobierno, incluso, hay un tuit del hoy subgobernador del Banco de México (Banxico), Gerardo Esquivel, donde responde que el expresidente traía bien las calcetas: “lo que trae al revés es al país”.

14 años antes, en 2001, se dio el denominado “ToallaGate”, en el mandato de Vicente Fox, cuando salieron a relucir que en el primer año de su gobierno hizo adquisiciones por 7 millones 795 mil pesos. De ese monto más de 4 millones se gastaron en menaje de casa, según se publicó en su momento.

“Entre los productos de uso doméstico adquiridos, destacan tres toallas importadas‘con bordado especial’ con un costo por pieza de 4 mil 025 pesos; cuatro juegos de sábanas ‘modelo wamsuta color blanco’, con un valor total de 154 mil 280 pesos; una vajilla ‘elegante modelo Bavaria en porcelana’, con un costo de 40 mil 250 pesos y una vajilla de diario modelo Tulipan de siete mil 130 pesos”, según se publicó en la nota firmada por la periodista Anabel Hernández.

Con el ahora denominada “LonganizaGate”, Fox Quesada, que ha sido uno de los más críticos al gobierno de López Obrador, ironizó con la “austeridad” de la Cuarta Transformación.

“¿Qué tal la canasta básica de la austeridad y la 4t?… ¡Ya ni las toallas! ¿O van a salir con que tienen otros datos?”, escribió en su cuenta de Twitter.

 

 

Con información de Político MX

Facebook Comments