Más Vale una Graciosa Huida que una Apasionada Entrega…

CON DERECHO A RÉPLICA

Francisco Vargas Perales

 

Lo que está sucediendo en Veracruz es algo inaudito, es algo que ha venido a romper la calma del pueblo jarocho, el veracruzano ya no baila al ritmo de la bamba, ahora baila al ritmo de las balas que a cada momento escuchamos.   Vemos o nos enteramos por los periódicos o redes sociales del baño de sangre a que está siendo sometido el estado de Veracruz, lo que ha venido a causar  total zozobra entre la población. Ha quedado grabada en la mente de los veracruzanos la matanza  que se realizó en el mes de abril en la sureña ciudad de Minatitlán,  cuatro personas y un bebe fueron masacrados a balazos por integrantes del crimen organizado cuando realizaban una fiesta infantil.

Lo anterior fue un escándalo a nivel nacional, de tal forma que el presidente de la república Andrés Manuel López Obrador que daba forma a una nueva policía, indicó que la Guardia Nacional iniciara actividades en la ciudad de Minatitlán, que de poco o nada ha servido, siguen los asesinatos, los secuestros, que en Veracruz son el pan nuestro de cada día.

Tal parece que las policías, el Ejército y la Armada de México se muestran impotentes ante las bandas delictivas que asolan el estado y deja la impresión que tanto el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, como el secretario de Seguridad Pública (SSP), Hugo Gutiérrez Maldonado, están inermes ante esta situación.

Caso reciente, la masacre que hubo en la ciudad de Coatzacoalcos en el centro nocturno “Caballo Blanco”, donde fallecieron 29 personas al explotar granadas en su interior e incendiaron las puertas, bloquearon las salidas de emergencia y lo peor del asunto, si es que hay algo peor, fue la información errónea que el gobernador del estado CGJ, proporcionó sobre este hecho al presidente de la república Andrés Manuel López Obrador y el confiado primer mandatario de la nación lo informó en su acostumbrada conferencia mañanera haciéndolo quedar en el mayor de los ridículos.

Cuando era gobernador del estado el licenciado Rafael Murillo Vidal (1968 – 1974),  se comentaba que en Veracruz había tres magos, el Mago Merlín, que era Francisco Berlin Valenzuela, Secretario de gobierno, el Mago de Hoz, Manuel Carbonell de la Hoz, subsecretario, y el Mago de los Sueños, el Licenciado Rafael Murillo Vidal, gobernador que acostumbraba por su edad quedarse dormido durante las audiencias, aun así el estado marchaba bien y había calma.

Cuando por segunda ocasión  era presidente del municipio de Tuxpan el licenciado Pericles Namorado Urrutia (1988 – 1991), una tarde estaba trabajando en su despacho de presidencia y un empleado de tercer nivel abrió la puerta despacio y temeroso de interrumpir al entonces alcalde porteño y le expresa: ¿me puedo retirar licenciado?, sin levantar la vista el licenciado Pericles que le contesta: “si me haces ese grandísimo favor”.

Es cierto, tanto el ahora gobernador Cuitláhuac García Jiménez como el presidente de la república Andrés Manuel López Obrador llegaron a sus cargos con la mayoría de votos del electorado, votantes que ahora, estoy seguro, no salen de su asombro al darse cuenta del error que cometieron al votar por una persona pusilánime como Cuitláhuac García, que no tiene ni la menor idea de lo que es gobernar un estado.

La entidad veracruzana anda como barco a la deriva, no hay quién de ordenes adecuadas para que siga la buena marcha del gobierno, Veracruz es ahora un rompecabezas difícil de armar, Cuitláhuac García Jiménez, es notorio que no toma decisiones, no sabe tomar decisiones, lo que está perjudicando al estado de Veracruz.

Al principio de su gobierno, cuando Cuitláhuac García nombró como secretario de Seguridad Pública a Hugo Gutiérrez Maldonado, se le cuestionó este nombramiento,  este señor Gutiérrez aparte de haber sido un funcionario gris en el estado de Nuevo León, de donde es originario, venía presidido de mala fama, craso error fue el haber nombrado a este señor, los resultados están a la vista,  Veracruz está militarizado, Soldados y Marinos transitan por las calles del estado para resguardar a la ciudadanía, así como la Guardia Nacional que también está militarizada.

Da la impresión que estamos en tiempos de guerra, se puede asegurar que posterior a la segunda guerra mundial, no transitaron tantos militares por las calles de los pueblos y ciudades de Veracruz como en estos tiempos, el temor del ciudadano de verse involucrado en una refriega entre soldados y delincuentes es notorio, también es notorio que el gobernador no sabe gobernar y el estado está cayendo en el atraso.

Aquí cabe aplicar la frase del licenciado Pericles Namorado Urrutia,  ¿Por qué Cuitláhuac García Jiménez no le hace el gran favor al pueblo de Veracruz y se va?. También se recuerda la frase atribuida al cronista taurino de la década de los 60’, Pepe Alameda, que aplicaba cuando en un domingo de toros de la Plaza México de la capital de la república, un torero le corría al toro, el gran Pepe Alameda expresaba: “más vale una graciosa huida que una apasionada entrega”.

La frase anterior se aplicó posteriormente entre los políticos de esta manera, “en política como en los toros, más vale una graciosa huida que una apasionada entrega”.  Salvo la mejor opinión de usted, amable lector, Cuitláhuac García Jiménez debe emprender la graciosa huida. Yo digo y nada más hasta la próxima Dios mediante.

 

Para réplica o comentarios se pone a su disposición el correo electrónico franciscovperales@hotmail.com