Uno, dos y tres… que paso más chévere

ESCENARIOS

Por Francisco Blanco Calderón

Rafael Ortiz fue el autor de la conga más contagiosa de Cuba, la famosa 1, 2, 3 que paso más chévere… el de mi conga es, caballero…

La incertidumbre y “mala leche” opositora se concentró en ¿por qué el tercer Informe?:

Uno, los cien días. Dos, el primero de julio. Tres, el primer informe a los nueve meses, el alumbramiento formal de la 4T. Destacando una nueva relación gobierno-empresa, nacimiento de una justicia social real y verdadera, en donde se está frenando a la corrupción e impunidad. Tres momentos de informar a la población, para que dejaran de ver noticieros “balines” a través de las 198 mañaneras.

Tiempo de mover, jalar, empujar al elefante que mantuvo detenido al país en seis sexenios. Momento estelar de hacer justicia a los adultos mayores, a los discapacitados, a los estudiantes. Tiempo de vincular a jóvenes desocupados con la actividad productiva, el regreso del programa de artes y oficios de los cincuentas.

Época de reivindicar a los trabajadores del campo y hacer florecer la producción agropecuaria para satisfacer el consumo interno, de romper con los intermediarios, tanto de dependencias de gobierno como de organizaciones gremiales, ya que ambas ahogaron al productor en los treinta y seis años del contubernio del PRIAN.

Periodo de reivindicación de PEMEX, con sus refinerías ahorcadas, la tolerancia oficial al excesivo robo de combustible, de recuperación de espacios laborales para técnicos y trabajadores altamente calificados, de expulsión paulatina de dirigentes sindicales preñados de corrupción y, sobre todo, de restauración financiera de la principal empresa del Estado.

Ya está aquí la regeneración de la vida nacional, a escasos meses de iniciado el cambio de régimen, sin triunfalismos ni aberrantes ni mentirosas piezas de oratoria oficial. El nuevo gobierno ha dado los primeros pasos, sin andadera, con caídas y sobresaltos, aciertos y desaciertos, pero con resistencia de los oponentes, esos que fueron lanzados del paraíso junto a medios de comunicación engolosinados con derramas oficiales encaminadas a acallar los delitos institucionales, a adormecer las conciencias populares y clasemedieras, a ocultar actos represivos por el desenfreno de la inseguridad y violencia, que por razones obvias aún se avalan.

Es el comienzo de la trasformación, el inicio del cambio, el preámbulo de la renovación nacional. Como todo preludio existen incertidumbres, fallas humanas, errores tácticos; máxime en un país devastado, saqueado, hundido en la miseria y la violencia por los excesos del poder, entre complicidades facinorosas con miembros del capital nacional y trasnacional.

Los asesinatos, los secuestros, los feminicidios aún persisten. La economía no despunta. El desabasto de medicinas se agrava. La paridad del peso y los parámetros macroeconómicos   se ven afectados por fugas de capitales internos, por conflictos comerciales entre Estados Unidos y China, por la incertidumbre del brexit que cogió por sorpresa a propios y a extraños.

Ellos, ahora aglutinados facciosamente en una agrupación denominada Futuro 21, son los responsables de la inseguridad, del saqueo de los recursos naturales de la nación, de los autores de la corrupción institucional, del desquiciado endeudamiento del país, de la lacerante impunidad de los delitos formales en el gasto y  el manejo de las finanzas públicas, de complicidades con empresarios para el lavado de dinero, la creación de fideicomisos y empresas fantasma, y sobre todo la colusión con el crimen organizado en  la distribución, producción y consumo de drogas, tráfico de armas y represión de luchadores sociales, periodistas críticos, ambientalistas, grupos de autodefensa comunitaria. Ellos, los que crearon el caos, son los que gritan, denuncian, marchan, se alían con medios, analistas y conductores para evitar la transformación nacional. Bien se dijo: la oposición está moralmente derrotada.

Complicado compromiso de revertir la realidad de más de trescientos mil muertos en dos sexenios, de más de once billones de pesos de deuda pública, de condonaciones y evasiones fiscales a grandes empresarios, de escandalosa importación de alimentos, de venta de costas y playas, de inmoral las concesiones mineras y la expansión inmobiliaria, la desaparición de bosques, el aniquilamiento de la conciencia popular.

Forbes sintetiza, los diez principales avances, que es lo que vale la pena presumir:

1.- AMLO expuso que se han ahorrado 145,000 millones de pesos. Señaló que los lujos del poder presidencial han llegado a su fin, se eliminaron los privilegios para funcionarios de alto nivel.

2.- Anunció la cancelación de pensiones millonarias a los expresidentes. La anulación de pago de seguros para los gastos médicos de altos funcionarios que representaban la repartición de 6,000 mdp anuales.

3.- Se dieron 147,000 toneladas de fertilizantes de manera gratuita.

4.- El Programa Crédito Ganadero a la Palabra beneficia a 6,500 productores.

5.- Entrega de 344,000 créditos sin intereses, para el programa “Tandas para el bienestar”, destinados a pequeños comerciantes, empresarios.

6.- En los primeros seis meses de 2019, los migrantes enviaron remesas por 16,000 millones de dólares. “Las remesas son las principales fuentes de ingresos de México, aquí sí yo la promuevo ya que han crecido a 54,200 mdd”.

7.- 42,500 mdp para la inversión para la construcción y el mejoramiento de carreteras y caminos rurales.

8.- No se aumentaron los impuestos en términos reales y que no se han creado nuevos gravámenes”.

9.- En julio la inflación anual fue de 3.8%, la más baja desde 2016.

10.- La recaudación de impuestos tuvo crecimiento del 2.6%, la economía ha crecido poco, pero no hay recesión.

Roberto Zamarripa del Reforma, escribe en su crónica del Informe: “Como en el monólogo de Hamlet, el protagonista aparece al centro del escenario sentado en una silla acojinada, pero en lugar de cráneo trae en sus manos un enorme ladrillo”

Solitario en la escena, acompañado por su familia, con todo el gabinete, empresarios comprometidos, gobernadores de los estados, invitados especiales y medios de comunicación. Incansable en jornadas laborales de seis de la mañana a doce de la noche, de lunes a domingo visitando escuelas, hospitales, caseríos rurales, saludando, escuchando, dando apretón de manos y abrazos solidarios, tomándose selfies con niños, mujeres y ancianos. Viajando por carretera, trasladándose en vuelos comerciales, desayunando y almorzando comidas regionales en fondas. Un hombre que cabalga solo, confiado en que lo cuida el pueblo y avanza sin tregua y poco descanso. Ese hombre tiene como meta reducir la pobreza, incorporar a capitales solidarios para crecer, frenar la violencia, abolir la corrupción y recuperar la soberanía y la dignidad nacional.

Uno, dos y tres, que paso más chévere…

Facebook Comments