Las masacres en la era de López Obrador

HORA LIBRE

Por: Álvaro Belin Andrade

En siete matanzas documentadas, dos de ellas en el sur de Veracruz, la administración de Andrés Manuel López Obrador contabiliza 114  personas fallecidas a manos del crimen organizado y del Ejército, entre ellos siete niños. Mientras esto sucede, el desorientado “gabinete de seguridad” sigue empantanado porque no encuentra la fórmula que permita combatir a las poderosas bandas criminales con abrazos.

Los gobiernos morenistas, tanto federal como estatal, se inauguraron con la masacre de Minatitlán, ocurrida en un salón de fiestas el 19 de abril, donde fallecieron 14 civiles, uno de ellos menor de edad y, aunque se prometió que se investigaría hasta dar con los responsables, hasta el momento eso no ha ocurrido. A raíz de este múltiple atentado, Andrés Manuel López Obrador echó a andar su Guardia Nacional y envió los primeros efectivos que, para desgracia de los paisanos del sur, no han logrado contener la ola delictiva.

A lo de Mina le siguió la masacre de Uruapan, Michoacán,  a manos del Cartel Jalisco Nueva Generación, que colgó los cuerpos desmembrados de 19 personas.

El 8 de octubre ocurrió una nueva masacre en Veracruz, el asesinato de 31 personas que fueron acribilladas y otras murieron por efecto del incendio premeditado del bar Caballo Blanco en Coatzacoalcos, hasta el momento la más letal y, por su espectacularidad, la que sigue escondiendo muchos otros actos delictivos que han tenido como una de tantas consecuencias la destrucción de la economía de la antaño próspera ciudad petrolera.

El 15 de octubre ocurriría una nueva masacre en Aguililla, la segunda en Michoacán, también a cargo del Cartel Jalisco Nueva Generación; en ella fueron asesinados 13 policías locales.

Como si hubiera sido una respuesta de las fuerzas federales, al día siguiente 16 de octubre, en Tepochica, Guerrero, el Ejército tuvo un enfrentamiento con supuestos criminales, con un saldo de 14 civiles y un militar muertos violentamente.

Y, para colmo, gracias a la ineptitud del Gabinete de Seguridad (el Cartel de Durazo), ocurrió el famoso Culiacanazo, en que fallecieron 13 personas.

Lo más reciente ha sido la masacre contra miembros de la familia LeBarón en los límites entre Chihuahua y  Sonora, en que murieron tres adultos y 6 niños, todos ellos pertenecientes a esta familia con nacionalidad mexicana y norteamericana.

Como en el caso del Culiacanazo, la imagen del gobierno federal y el presidente Andrés Manuel López Obrador han quedado por los suelos tanto en el país como en el extranjero. Y eso, parece, es el único saldo negativo que le preocupa al tabasqueño.

Las benditas redes sociales

Límite de la violencia: la imaginación de los asesinos

En su artículo de este miércoles para El Universal https://www.eluniversal.com.mx/opinion/alejandro-hope/para-tratar-de-entender-el-horror, Alejandro Hope hace un sincero esfuerzo para explicarse el horror de lo ocurrido a la familia LeBarón y describe la entrega de enormes porciones del territorio nacional a las bandas criminales, gracias a la ausencia de elementos policiacos del Estado mexicano (englobe aquí los gobiernos estatales de Chihuahua y Sonora, las autoridades municipales y, por supuesto, el gobierno federal).

“Ese abandono de las zonas serranas no está en proceso de corregirse. Al 14 de octubre, la Guardia Nacional tenía a 4,126 elementos desplegados en los estados de Sonora y Chihuahua, los cuales representan el 21% del territorio nacional. En cambio, la Ciudad de México acoge a 3,799 integrantes de la nueva corporación.

“Eso, por decirlo de manera suave, es un despropósito. Si para algo debe de servir un cuerpo intermedio como la Guardia Nacional es para el control del territorio, para hacer presente al Estado donde es casi imposible poner policía, para patrullar brechas y caminos vecinales, para combatir a pistoleros y bandidos en las regiones apartadas del país, para evitar tragedias como la de Bavispe, no para suplir a las policías locales en zonas urbanas”.

Y externa una dolorosa reflexión que está en la cabeza de miles de mexicanos:

“Lo ocurrido el lunes debería convocar a una revisión de la política de seguridad. Cuando suceden estas cosas, la trayectoria de la curva de homicidios se vuelve irrelevante. Si es posible matar bebés, cazar niños y destrozar familias sin que eso detone una reacción de vigor inusitado por parte de las autoridades, no queda más que una conclusión: no hay más límite para la violencia que la imaginación de los asesinos”.

Terrible pero más cierto que nunca.

Pide que Gobierno también pida perdón a maestros golpeados en 2015

Un acucioso lector de Hora Libre nos ha escrito a propósito de nuestro comentario de este martes sobre el perdón pedido por el gobernador Cuitláhuac García Jiménez a los familiares de jóvenes desaparecidos por la policía municipal en Papantla.

El entonces diputado Cuitláhuac García forcejea con policías a las afueras del Gimnasio Omega

“En el contexto que aquí se menciona, es menester recordar que el día 21 de noviembre de 2015 muchos maestros fuimos agredidos con lujo de una violencia inusitada en las inmediaciones del Gimnasio Omega de la Cd de Xalapa, por policías y golpeadores profesionales”, que actuaban bajo las órdenes del entonces titular de la SSP, Arturo Bermúdez Zurita, y por supuesto del entonces gobernador Javier Duarte de Ochoa.

“Hay evidencias de la severidad de aquellos golpes que muchos recibimos en esa jornada. Soy testimonio de aquello ya que aún conservo algún indicio de la laceración en una de mis rodillas  producto del  impacto con el suelo cuando con sendos golpes en la cabeza, me derribaron e hicieron rodar por el pavimento.

“Este hecho cobra mayor relevancia a la luz de, como quiera que haya sido, comparadas con las de aquel día, realmente fueron sutilezas con las que estas fuerzas policíacas se cuidaron de utilizar cuando el 23 de diciembre del mismo año arremetieron en contra de las personas de la 3a edad que se manifestaban enfrente de Palacio de Gobierno, cuando fueron igualmente atropellados aunque no con el rigor y fuerza desmedida empleadas aquel día 21 de noviembre”.

En este acto represivo, aclara nuestro amigo (cuya identidad en Facebook me reservo por no tener su autorización para publicarla), el hoy gobernador Cuitláhuac García, entonces diputado federal, fue zarandeado y empujado en una de las puertas de ese Gimnasio Omega. “Lo comento porque hay que dimensionar muy bien aquellos acontecimientos en aras de un análisis más objetivo de aquella malhadada administración duartista para que nunca más, una acción así de canallesca, vuelva a repetirse”.

Totalmente de acuerdo. No más nuevos agravios qué perdonar.

Pese a la metralla, no para Eric

Eric Cisneros Burgos, secretario de Gobierno, ha transitado en estos días con voz quedita y sobrada discreción en acciones de gobierno. Lo ha hecho a pesar de la metralla de la oposición y hasta de algunos diputados morenistas.

Por estos días, mientras en el Congreso local se disputaba la integración de la mesa directiva, Cisneros supervisaba las afectaciones causadas por el frente frío número 8 en la región de los Tuxtlas.

Eric Cisneros en la región de Los Tuxtlas.

Justo cuando se le señalaba de incidir en la unción del diputado Rubén Ruiz como Presidente del Congreso, el secretario de Gobierno afinaba la reunión con su homólogo de Puebla, Fernando Manzanilla Prieto, en el 111 Batallón de Infantería de Perote, en la que el martes acordaron una agenda común para fortalecer la coordinación de acciones de seguridad en las zonas limítrofes de ambas entidades.

Manzanilla asistió con su secretario de Seguridad Pública, Miguel Idelfonso Amezaga Ramírez, el fiscal general del vecino estado, Gilberto Higuera Bernal; el comisario de la Policía Federal Destacamento Puebla, Rafael Martín de Zúñiga Adán, y el delegado de la Fiscalía General de la República de esa entidad, Julio César Chávez Ramos.

En los días previos, a Cisneros también le arreciaron acusaciones sobre su supuesto patrimonio acumulado y por su presunta intervención en el proceso interno de selección de los delegados de Morena.

Nada de eso lo distrajo. Desde la Secretaría de Gobierno lanzó programas institucionales como el Orgullo Veracruzano, un festival artístico que se realiza cada sábado de manera simultánea en más de 120 municipios; y el Festival del Día de Muertos en Xalapa que registró la asistencia de 50 mil veracruzanos en la muestra de altares y desfile de catrinas entre el 30 de octubre y el 3 de noviembre. Además, ha organizado cabalgatas y actos culturales, encuentros con alcaldes de todos los partidos y brigadas itinerantes del Registro Civil, que han atendido a más de 126 mil veracruzanos; y además de eso, participa en las mesas de coordinación para la construcción de la paz todas las mañanas en distintos municipios.

Polvo de gis

La diputada morenista Rosalinda Galindo, en campaña

Nuevo obispo coadjutor en Córdoba… La Nunciatura Apostólica comunicó a través de la Conferencia del Episcopado Mexicano, que el Papa Francisco nombró Obispo Coadjutor de Córdoba a Monseñor Eduardo Cirilo Carmona Ortega, noticia publicada en L’Osservatore Romano de este miércoles 6 de noviembre. Eduardo Cirilo Carmona Ortega nació en la Ciudad de México en 1959 en medio de una muy numerosa familia (es sexto de 11). Ingresó en el Seminario del entonces “Pía Unión” de los Operarios del Reino de Cristo, en Querétaro en 1974, y realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de la Arquidiócesis de Toledo (España). Fue ordenado sacerdote en 1983. En 1986 fue nombrado secretario regional y vicerrector del Seminario de su fraternidad en Olías del Rey, Toledo, España. De 1994 a 1997 ejerció como párroco en la Iglesia de la Inmaculada Concepción, en la Arquidiócesis de Los Ángeles, California. En 1997 fue elegido Director Regional para México de la Confraternidad Sacerdotal de los Operario del Reino de Cristo, a cuyo cargo fue reelegido en 2002. Al año siguiente fue nombrado por papa Juan Pablo II, Primer Obispo de la Diócesis de Puerto Escondido, siendo ordenado el 7 de enero de 2004. El 27 de junio de 2012, el papa Benedicto XVI lo nombró Obispo de Parral. Ahora fungirá como Obispo Coadjutor de Córdoba… Omar Miranda será coordinador de la bancada panista… Pese a reticencias y maniobras, todo parece indicar que el diputado Omar Guillermo Miranda será el coordinador de la fracción legislativa del PAN, en sustitución de Sergio Hernández Hernández, según ha confirmado ya el dirigente estatal del PAN, Joaquín Rosendo Guzmán Avilés. Este martes se la hicieron de jamón porque no había sido correcta la petición a la Mesa Directiva, pero de que va, va. Y es que hasta quien se manejaba para el cargo, Enrique Cambranis Torres, hace tiempo que manifiesta que él no sería la persona adecuada para ello, sino que se requería a alguien que tuviera capacidad para negociar entre las dos partes en conflicto, los yunes-manchistas y los que apoyaron al Chapito Guzmán Avilés, que este miércoles tomó protesta como nuevo presidente del Comité Directivo Estatal en Veracruz para el periodo 2019-2021. Ya veremos cómo opera en el Congreso quien es señalado por ser uno de los candidatos idóneos para la alcaldía de Xalapa en los comicios de 2021, candidatura que daba por asegurada el que será desplazado de la dirigencia de la bancada blanquiazul, Sergio Hernández Hernández, con todo y sus casas de gestión… Una diputada en campaña… Quien ya tiene rato que anda en campaña para sustituir a Hipólito Rodríguez en 2021, es la diputada local Rosalinda Galindo, más famosa por tener a toda la familia en diversas nóminas morenistas que en lo que realmente hace por el distrito al que representa. Este miércoles anduvo entregando mochilas con útiles escolares a alumnos de escuelas primarias y telesecundarias de la capital, donde extrañamente no solo estaban los jóvenes y sus maestros sino que también fueron citados los padres de familia. Lo grave es que estas acciones abiertamente proselitistas (indispensables porque Morena tendrá una tarea titánica para volver a ganar la alcaldía tras el desastroso gobierno de Hipólito Rodríguez) fueron aparentemente impulsadas por el titular de la SEV, Zenyazen Escobar, a quien ya muchos le dicen el “padrino”.

Frases sin disfraces

“Si por mí fuera, desaparecería el Ejército”. Andrés Manuel López Obrador.

Facebook Comments
Xalapa, Veracruz. Los comentarios expresados de LAS COLUMNAS son responsabilidad de los autores.