Renuncia Evo Morales a la presidencia de Bolivia

Evo Morales anunció este domingo su renuncia a la Presidencia de Bolivia, tras una escalada de tensión en la población por un presunto fraude electoral que le dio el triunfo para un cuarto mandato.

“Mi pecado es ser indígena, cocalero, dirigente sindical”, dijo en mensaje al pueblo de Bolivia y aseguró que la decisión era una forma de evitar la represión a sus simpatizantes.

“Que no sigan perjudicando a la gente más humilde, a comerciantes que no dejan trabajar en Santa Cruz, a transportistas en casi todos los departamentos. Estoy renunciando justamente para que mis hermanas y hermanos, dirigentes, autoridades del movimiento socialismo, no sean hostigados perseguidos amenazados”, dijo.

“No estoy escapando”, aseveró, al tiempo que recalcó su postura de que ha sido víctima de un golpe de Estado. “No hay motivos para escapar porque no he robado nada a nadie. Miles y miles de obras, gracias al crecimiento económico logrado, avalan nuestra gestión”, agregó.

Y afirmó que la lucha no había terminado. “Los humildes, los pobres, los sectores sociales vamos a continuar con esta lucha, por la igualdad, por la paz”.

“Y en este momento, es importante decirle al pueblo boliviano, es mi obligación como presidente indígena y presidente de todos los bolivianos, buscar esta pacificación”, manifestó. 

Asimismo le envió un mensaje a Carlos Mesa, su contrincante más cercano en las elecciones del pasado 20 de octubre, y a Luis Camacho, presidente del Comité pro Cívico de Santa Cruz, a quienes les pidió entender su mensaje y no maltratar a la gente humilde. “No engañen con mentiras, no utilicen al pueblo con prebendas para hacer daño al pueblo boliviano”.

Nuestro gran deseo es cómo vuelva la paz social, la tranquilidad. Le he pedido con mucho respeto a todos los bolivianos y también al mundo entero, que sepan como grupos oligárquicos conspiran contra la democracia, es histórico, es inédito, conocemos nuestra historia. Sin embargo, tengo la obligación de buscar esta paz”, reiteró.

Duele mucho que estén bolivianas y bolivianos enfrentados. Duele mucho que esos señores, algunos comités cívicos y partidos que han perdido, llevarán la violencia, la agresión enfrentando entre bolivianos y bolivianos, y por esa y muchas razones estoy renunciando, enviando mi carta de renuncia a la Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia”, finalizó.

De acuerdo con CNN En Español, que cita la Constitución de Bolivia, el vicepresidente debería ocupar el cargo. Sin embargo, Álvaro García Linera también renunció. En este caso, y con base en el artículo 169 de la Constitución boliviana, la presidenta del Senado, Adriana Salvatierra, tendría que haber ocupado el cargo, pero también dejó su puesto y condenó los actos de violencia en el país.

En última instancia, la jefatura de Estado podría ser asumida por el presidente de la Cámara de Diputados, y se convocarían a nuevas elecciones en un plazo máximo de 90 días, pero el titular de ese cargo, Víctor Borda, también presentó su renuncia como diputado.

Evo Morales llegó al poder el 22 de enero de 2006, lo que significa que estuvo en el Palacio Presidencial de Bolivia durante 13 años, nueve meses y 18 días. Su dimisión se dio en el marco de la entrega de la auditoría que hizo la Organización de los Estados Americanos (OEA). En sus conclusiones, cito graves irregularidades y había recomendado la repetición de la primera ronda de los comicios electorales.

Morales había triunfado con un polémico resultado, pues obtuvo 47.08 por ciento de los votos, un margen estrecho que imposibilitó una segunda vuelta con Carlos Mesa, quien logró 36.51 por ciento de los sufragios. 

Previamente, los militares bolivianos le habían sugerido que renunciara para ayudar a asegurar la estabilidad del país. “Después de analizar la situación de conflicto interno, pedimos al presidente del Estado que renuncie a su mandato presidencial, permitiendo el restablecimiento de la paz y el mantenimiento de la estabilidad para el bien de Bolivia”, dijo Williams Kaliman, de las fuerzas armadas.

También el sábado 9 de noviembre, el líder opositor boliviano Carlos Mesa acusó que Evo Morales seguía insistiendo en una “gigantesca mentira, que aquí hay en marcha un golpe de Estado”. A través de un video, aseguró que lo que había en Bolivia era “un país entero galvanizado por la democracia, que exige la defensa del voto” y afirmó que Evo Morales había protagonizado “un gigantesco fraude electoral que ha colocado al país en esta dramática situación”. Por lo anterior, lo instó a tomar una decisión y a escoger el camino para dejar el gobierno.

Al darse a conocer la renuncia de Morales, Mesa Gisbert celebró de esta manera en Twitter: “A Bolivia, a su pueblo, a los jóvenes, a las mujeres, al heroísmo de la resistencia pacífica. Nunca olvidaré este día único. El fin de la tiranía. Agradecido como boliviano por esta lección histórica. Viva Bolivia!!!!!”, publicó.

 

Con información de Aristegui Noticias

Facebook Comments