Las focas aplaudidoras

Por David Varona Fuentes

Cumplieron cabalmente.

El señor gobernador Cuitláhuac García Jiménez se vistió de traje de luces al presentar su primer informe de gobierno, un documento lleno de falacias y mentiras, sobre los once meses que lleva Morena gobernando al estado de Veracruz.

Nada relevante.

Frivolidades que el público empleado de gobierno aplaudió a rabiar; obras pírricas de pavimentación y guarnición de banquetas tareas de competencia de los municipios.

Todo un montaje de mentiras.

La raquítica obra pública llevada a cabo en este primer año, es risible ante el renglón adjudicado de la dependencia de Obras Públicas, que en forma por demás cuestionada, cuya inversión no se vio reflejada, pues todo apunta que el presupuesto asignado, fue desviado o no ejercido y por lo tanto en esta dependencia existe un subejercicio que debió haberse devuelto a la Secretaría de Hacienda.

Sobre este espinoso asunto no existe información alguna, pues se dice que en este año hay un sub ejercicio millonario, no se sabe a ciencia cierta si fue devuelto como lo exige la normatividad administrativa del gobierno estatal o simplemente quedó en manos de los funcionarios de finanzas.

Sin embargo, el gobernador imitando a su jefe y protector, habló de la política de los Programas Sociales. Echó las campanas al vuelo al anunciar el número de becas para los ninis, los jóvenes becarios que por medio de la SEV le son entregadas.

Desde luego adjudicándose los resultados que ha logrado, el delegado federal Manuel Huerta Ladrón de Guevara quien no le queda otra más que tragar sapos y no hacer gestos.

Un informe simplista.

Mismo que no debe extrañar a los millones de veracruzanas y veracruzanos; conociendo las limitaciones de un gobernador inepto, charlatán y mentiroso.

Lo más grave de este asunto es que el delicado tema de la seguridad pública, ha sido maquillado y ocultado a una sociedad agraviada, pues de suma conocido que los acontecimientos lamentables de Minatitlán y Coatzacoalcos nunca ha sido resueltos como lo exigen los familiares, que a estas alturas no han encontrado respuestas concretas por parte de las autoridades.

Yo me pregunto.

¿Por qué Cuitláhuac no habló de los feminicidios que coloca a Veracruz en primer lugar?

¿Por qué no habló de los secuestros que puntean en el estado y que es un reclamo en toda la geografía veracruzana?

Qué acaso el gobernador desconoce que en el norte, centro y sur del estado, las principales ciudades están convertidas en pueblos fantasmas, ante el acoso de los grupos delincuenciales que se pelean a fuego y sangre los territorios del narco y el Huachicol.

El cierre masivo de grandes, medianos y pequeños negocios el estado es el tema de todos los días.

El cobro de piso acabó con el poco desarrollo económico de una población; los empresarios y comerciantes en un éxodo se van del estado en busca de encontrar la paz y la seguridad para sus familias.

Sin ser agorero del desastre ese es el Veracruz que vive su tragedia, ante la mirada de quienes tienen la obligación de vigilar, por la tranquilidad de una sociedad, que vive aterrorizada ante los actos de corrupción e impunidad.

Puede ser que el gobernador no abrigue la maldad, con la que se manejan hombres y  mujeres que están dentro de su equipo de funcionarios.

Pero ya es del dominio público la forma en que el señor secretario de gobierno Eric Cisneros, utiliza el poder para cometer actos fuera de la ley, celebrando convenios leoninos y establecer una política llena de engaño y mentiras.

Cuitláhuac no tocó el marcado nepotismo, que impera dentro de la administración pública en donde su propia familia forma parte de varias nóminas de distintas dependencias del gobierno morenista.

Para el gobernador este año todo fue miel sobre hojuelas.

Su lucimiento sabatino fue la vergonzante pasarela de funcionarios y funcionarias. En su mayoría ajenos a la verborrea del mandatario.

Un informe penoso y triste, para un estado que merece mejores resultados.

Aunque para las focas aplaudidoras, aquí no pasa y cuando pasa tampoco pasa nada.

Sea por Dios y que venga más…

Información es Poder.

PD.- AMLO metió en cintura a los aspirantes a la dirigencia nacional de Morena; los cuatro aspirantes Yeidckol Polevnsky, Bertha Luján, Mario Delgado y Alejandro Rojas Días Durán, tendrán que calmar sus ansias locas de novilleros.

Desde Palacio Nacional se encendieron las farolas rojas y el presidente de la república ordenó que las cosas se serenaran y que la próxima dirigencia nacional será resuelta por una encuesta entre militantes y que ya dejaran de pelear.

Sobre todo, AMLO tuvo que meter orden con la gente de su partido, tomando en consideración los resultados de la última encuesta, en donde el tabasqueño cayó diez puntos en la aceptación ciudadana.

En Veracruz con Cuitláhuac, Morena tiende a sufrir un serio descalabro en el próximo proceso electoral del 2021.

Si no al tiempo…

Con información de Buenos días Veracruz

Facebook Comments
Xalapa, Veracruz. Los comentarios expresados de LAS COLUMNAS son responsabilidad de los autores.