La perversidad del diputado Pozos Castro y la “Caída del Halcón Negro“

• Bajeza y traición por una Secretaría de Gobierno

• José Manuel Pozos soltó los demonios a Cuitláhuac

Por Ángel Alvaro Peña

Xalapa, Ver.– Nunca en la historia del Congreso de Veracruz se había visto un acto de perversidad, bajeza y traición como la que cometió el diputado José Manuel Pozos Castro en contra de la fiscal general Verónica Hernández, quien al terminar su comparecencia salió del palacio legislativo envuelta en un linchamiento mediático y con una “Z“ tatuada en la frente.

Desde días antes de la comparecencia de la fiscal, Pozos Castro ya había preparado el escenario y el operativo para ejecutar su plan magistral, al que hoy se le conoce como “La Caída del Halcón Negro“, en clara referencia al Secretario de Gobierno Eric Cisneros Burgos.

Irreverente y desafiante al poder ejecutivo el diputado del distrito de Tuxpan tomó la decisión de “sacrificar“ a la fiscal para socavar la confianza del Gobernador Cuitláhuac García Jiménez hacia su Secretario de Gobierno Eric Cisneros, de quien se dice, fue quien recomendó a Verónica Hernández para suplir a Jorge Winckler.

Tras perder la presidencia del Congreso, José Manuel Pozos puso la mira en la Secretaría de Gobierno, pero enfrente tiene a uno de los hombres de confianza del propio presidente Andrés Manuel López Obrador y de Rocío Nahle.

Todos se preguntan si el diputado Pozos actuó solo en esta operación, pero todo parece indicar que, el también diputado de Morena, Raymundo Andrade, tenía conocimiento de lo que sucedería en la comparecencia de la fiscal. Todos se cuidaban de la diputada María Josefina Gamboa, pero el enemigo estaba en casa.

La Fiscal ya sabía que Pozos le preguntaría sobre su vinculo familiar con una jefa de plaza del grupo delictivo de los Z. Ella se apegó al guión y aceptó su parentesco. Esperó que todos aplaudieran su honestidad al responder con la verdad… pero resultó todo lo contrario.

En cuestión de minutos, los medios estatales y nacionales desataron el primer gran escándalo del año, en el gobierno de Cuitláhuac. ¿Cómo era posible que la prima hermana de una jefa de plaza de los Z estuviera fungiendo como Fiscal? Esa era la pregunta que todo México se hizo.

Cuando la prensa le preguntó a Pozos si había empinado a la encargada de la fiscalía, él no lo negó… se limitó a decir que reconocía la manera de actuar de la encargada, porque dio respuestas honestas y valientes. También comentó que tiene una relación de afecto y respeto con el Secretario de Gobierno… pero dejó bien marcada la separación de poderes.

Lo que sucedió en la comparecencia de la Fiscal del Estado confirmó lo que el propio gobernador ya sospecha, José Manuel Pozos no es confiable. Basta recordar que el año pasado, cuando era presidente del Congreso no pudo sacar adelante el juicio político contra el fiscal Winckler, ni tampoco el tema de la aprobación de los magistrados.

Si José Manuel Pozos sueña con ser secretario de gobierno, no será en este sexenio.

Facebook Comments
Xalapa, Veracruz. Los comentarios expresados de LAS COLUMNAS son responsabilidad de los autores.