Estancamiento de economía mexicana dependerá en gran medida del ejercicio del presupuesto: Banco Base.

Si bien la industria manufacturera tendrá una recuperación este año debido a la ratificación del Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), no es el caso de la construcción cuyo despegue va a depender del manejo del gasto público, pues tiene una correlación con la inversión física. Lo grave es que en los primeros siete meses del año pasado el gobierno Federal mantuvo un subejercicio de alrededor del 6 por ciento, “provocando en cierta medida el estancamiento económico. “Si este año generan un subejercicio, la construcción se irá para abajo y también se empezarán a revisar a la baja las expectativas de crecimiento económico para este año”, advierte Gabriela Siller, directora de análisis económico de Banco Base. En ese sentido, reitera que persiste la incertidumbre, pues ese factor fue el principal elemento que derivó en el estancamiento económico, por lo que los afectados siempre son los consumidores y los empresarios. Añadió que la confianza del consumidor repuntará este año, pero no será inmediata, sobre todo porque se crearon menos empleos formales el año pasado, mientras que la confianza empresarial sigue estando por debajo del umbral de los 50 puntos, lo cual demuestra que hay pesimismo. “La confianza empresarial creemos que se ha visto afectada por un ambiente que puede considerarse un poco hostil para hacer negocios en México”. Por ello sostiene que existe poca confianza entre los inversionistas derivado de los cambios fiscales que podrían aplicarse en el país, pues tienen temor de que haya cambios fiscales importantes, que terminen afectando las utilidades de las empresas. “Si los consumidores no se sientes confiados, si los inversionistas no se sienten confiados, entonces el consumo y la inversión no pueden repuntar”, y agrega que la inversión fija bruta lleva nueve meses a la baja, por lo que ello acota el crecimiento futuro de México. “No se puede tener un mayor crecimiento económico sin inversión”. “Si el gobierno empieza a gastar desde un inicio, esto puede hacer que la economía empiece a dar vuelta más rápidamente, particularmente si ese gasto es en inversión fija, lo cual sabemos que el año pasado el mayor subejercicio fue en la parte de inversión física”, insiste. Como fuera, el estancamiento de la economía mexicana puede persistir durante el primer trimestre del año, aunque existe la posibilidad de que se amplíe hasta el primer semestre de 2020, lo cual dependerá en gran medida del ejercicio del presupuesto.

 

Gobernantes.com