Los niños que le enmendaron la plana a Cuitláhuac

ASTROLABIO POLÍTICO

Por: Luis Ramírez Baqueiro

“La ciencia se compone de errores, que a su vez son los pasos hacia la verdad.” – Julio Verne.

¿Qué pasa con Veracruz? En verdad pareciera tener la suerte cruzada.

Mientras más se esfuerza su Gobierno por hacer las cosas bien, parece que alguien o algo le trastoca el escenario al gobernador Cuitláhuac García Jiménez.

El mandatario estatal -suponemos- tiene toda la intensión porque le vaya de lo mejor a la entidad, pero simplemente no lo sale.

Mientras, por un lado, la inseguridad lo ha condenado a ser la peor administración estatal de todos los tiempos en cuanto al manejo de la seguridad, pues así lo refieren las cifras.

Su infausto gabinete, se revuelve entre tumbos y errores, los cuales se han justificado casi en la mayoría de las ocasiones en responsabilizar de todo a las pasadas administraciones.

Nunca como ahora, un mandatario había estado tan descobijado, tan desprotegido, con tan criminales funcionarios – y es que no se dice que delincan, pero el desconocimiento raya ya en la complicidad, y la omisión, la opacidad y los errores le han acompañado – eso sí que es alarmante.

Por donde le busque, la capacidad gubernamental de los funcionarios estatales es funesta, lo que lo tiene al borde del colapso.

Después de un sangriento fin de semana en la región centro -Córdoba y Huatusco- las autoridades solo se concretaron a decir que fue por la detención de líderes de plaza, sin que al momento, se refiera a ellos por nombre, mucho menos por apellido.

La nota la volvió a dar Veracruz, cuando al menos seis de ocho niños que asistieron a Palacio Nacional el lunes, acusaron que el Gobierno de Veracruz a través de Radio Televisión de Veracruz (RTV) los habría dejado fuera de su programa de radio.

Y es que los conductores del Programa “La Chicharra” que está conformado por niñas y niños integrantes de la Asociación Periscopio Espacio de Xalapa, fueron notificados el pasado 31 de enero que su producto quedaba fuera de la programación de Radio Más.

“Creemos que nuestro país no está preparado para escucharnos. Justo eso que acaba de pasar, no nos dio la palabra, aunque nos vio 15 mil veces… Yo no es que sienta decepción, yo lo que siento es más coraje porque justo lo que defendemos es participar, que nos tomen en cuenta”, explicó el niño Bruno Segura al término de la conferencia del pasado lunes 24 de febrero.

Fue tal la conmoción causada por estos pequeños, que los integrantes del staff presidencial los volvieron a invitar para la mañana del martes 25 de febrero y ahora si poder plantearle sus cuestionamientos al prócer nacional.

Después de mucho esperar expusieron su caso, y finalmente el patricio dio la instrucción inmediata para que el gobernador veracruzano, Cuitláhuac García Jiménez tomará cartas en el asunto, restituyéndoles su espacio.

No sabemos si la instrucción será acatada, ni la forma en que habrán de recibirlos de nueva cuenta en la emisora estatal.

Lo cierto es que una vez más asuntos minúsculos que pudieran ser resueltos con la evidente capacidad y conocimiento que dan los años de experiencia al frente dela cosa pública quedan evidenciados, por la pésima toma de decisiones de los funcionarios del mandatario estatal.

Menudo regaño seguramente habrá de recibir Víctor Hugo Cisneros Hernández y sus super asesores ante la ocurrencia de sacar del aire, al único espacio radiofónico hecho por niñas y niños para pequeñines.

¿Pero que necesidad? Diría el filosofo de Ciudad Juárez.

Al tiempo.