Entre incapaces, Veracruz en máxima alerta

PARQUE JUÁREZ

Por Mónica Camarena Crespo

Incapaces, inexpertos e ignorantes, serían los calificativos para los integrantes del gobierno de Veracruz encargados de enfrentar la pandemia.

La entidad es la cuarta a nivel nacional en casos confirmados de Covid-19 y número de muertos; al corte del 16 de mayo, en Veracruz, el total de casos confirmados era de mil 804 y 235 defunciones, después del 10 de mayo se registraron los días con mayores contagios.

Tropiezo tras tropiezo y con deficiente manera de comunicar, empezando por el gobernador de Veracruz, la población no pudo ser contenida en su movilidad, lo que propago el virus de manera masiva en algunas zonas.

Con gran parte de responsabilidad, la ciudadanía no ha hecho caso a las endebles recomendaciones emitidas por las autoridades del estado, quienes, hay que decirlo, no tienen la mínima idea de cómo trasmitir mensajes.

Los gobernadores de otros estados fueron contundentes en dar por cerrado el ciclo escolar para clases presenciales, muy a pesar de las incoherencias que también informan el propio presidente Andrés Manuel López Obrador y el otro López, el subsecretario de salud.

Pero lo único real, pues ni siquiera las cifras oficiales podrían darse como 100 por ciento confiables, es que en estados como Veracruz la pandemia ya debiera tener a todos en alerta máxima.

Medidas más estrictas y estrategias de contención sin violar derechos humanos, algún plan vamos; restringir la venta de alcohol, el cierre de bares y restaurantes no ha sido suficiente, la gente sigue saliendo y, por desgracia, muchos sin los cuidados debidos.

Como en el resto del país, las pruebas para los sospechosos de Covid-19 no son suficientes, las realizan a cuenta gotas y es que de lo que se trata es que no suba el número de contagios, lo demás les vale. Así resultaron los “CuatroTes”.

Los informes diarios de Coronavirus en Veracruz que encabeza el propio secretario de Salud en la entidad, casi a medianoche como para que nadie se entere y con una gran dosis de “rollos” de cuarta que nada le aporta a la población.

No hay coordinación real con los municipios de mayor número de contagios, sigue privando la grilla barata y los intereses políticos.

Con mano temblorosa solo acatan las instrucciones desde México, sin una regionalización de la crisis de salud por coronavirus. Por lógica en cada zona es diferente la movilidad, usos y costumbres, pero eso no importa, lo de ellos, lo de ellos, es solo repartir migajas con disfraz de apoyo social.

La población vive con miedo, incertidumbre porque en realidad nadie sabe hacia dónde vamos, si es que nos salvamos, frente a tan deficiente sistema de salud.

En Veracruz no se ha visto a nadie capaz de enfrentar la pandemia, al menos, no hasta el momento, cuando la alerta ya es máxima.

@monicamarena