México siembra incertidumbre en el mundo

Más proyectos cancelados

La cancelación de convenios de inversión con otros países y la alteración del esquema eléctrico crea dudas sobre la solidez financiera

Por Ángel Álvaro Peña

La cancelación de cualquier proyecto, la suspensión de acuerdos, la anulación de convenios, dentro o fuera del país, no sólo refleja fragilidad económica y política, sino que inevitablemente se crea un ambiente de desconfianza para la inversión y convenios a futuro. Nadie querrá iniciar tratos con México, con el peligro de que posteriormente sean cancelados.

La decisión tomada por la Secretaría de Energía, dada a conocer a través de su titular, Rocío Nahle, provocó una inmediata preocupación de Canadá y la Unión Europea por las normas que ponen en peligro proyectos de inversión en energía renovable, aumentando las tensiones con el gobierno de México, que el viernes por la noche anunció medidas para reforzar su control sobre la industria eléctrica.

El bloque europeo y Canadá aseguraron que las medidas amenazan la inversión extranjera en el sector.

La comunidad internacional muestra una posición inusual respecto a México por lo sorpresivo de sus medidas al hacer expresa su frustración por el manejo de la política energética del presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Es muy preocupante”, dijo Duncan Wood, director del Instituto de México del Wilson Center en Washington. Y señaló: “Esto viene al final de una serie de señales que han sido enviadas por esta administración en los últimos 18 meses de que no dan la bienvenida a la inversión privada en el sector de la energía y que realmente no les importa lo que piensen los inversores internacionales”.

Así, otros países muestran preocupación por las normas emitidas por el regulador CENACE el mes pasado, que suspendieron la operación de nuevas plantas de energía renovable en México, argumentando que era necesario salvaguardar el suministro de energía durante el brote de coronavirus.

Las reglas publicadas el pasado viernes por la Sener en el Diario Oficial, dan al gobierno más control sobre el sistema eléctrico nacional.

Esto hace suponer medidas drásticas, probablemente legales, ante los compromisos de México en el marco del acuerdo comercial entre Canadá, Estados Unidos y México. Esta decisión tendrá complicaciones en tribunales internacionales que probablemente saldrán muy caras al gobierno mexicano, probablemente tanto como si hubieran dejado fluir sus acuerdos. Esto por la cantidad de convenios que suman 44 en su totalidad.

Porque la decisión no sólo desactiva proyectos de México sino también en territorio de los países que firmaron pactos con el actual gobierno. Por ello señalan algunos países que México esté erosionando los fundamentos legales de contratos de miles de millones de dólares con la administración anterior.

El embajador de Canadá en México, Graeme Clark, dijo que las nuevas regulaciones del Centro Nacional de Control (CENACE) pondrían en peligro los proyectos canadienses de energía renovable y solicitó una reunión con las autoridades mexicanas para discutir las medidas.

“Este acuerdo se une a una serie de medidas, cambios legales y políticas que atacan la inversión en energía renovable en el país”, dijo Clark.

Empresas como ATCO, Canadian Solar, Cubico Sustainable Investments y Northland Power podrían verse afectadas, añadió la embajada canadiense.

La delegación de la Unión Europea en México dijo que las reglas del CENACE “impactarían negativamente” y pondrían en peligro las inversiones de las empresas del bloque, que suman más de 6,400 millones de dólares.

El embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau, dijo que los funcionarios estadounidenses habían expresado sus preocupaciones sobre la política energética de México al gobierno mexicano: “Nuestro mensaje siempre ha sido que una vez que se establecen las reglas del camino (…) hay que respetar las reglas existentes”.

En la carta del gobierno canadiense precisan a la secretaria Nahle que ese Acuerdo “se une al resto de medidas, cambios en las leyes y políticas que atentan contra la inversión de energías renovables en el país. En los últimos meses, empresas canadienses con inversión y proyectos en el país han enfrentado diversos desafíos, manifestado su preocupación por la política de cancelación de subastas de energía limpia; la publicación en octubre de 2019 del Acuerdo por el que se Modifican los lineamientos que establecen los criterios para el otorgamiento de Certificados de Energía Limpia, así como el retraso en consultas y autorizaciones por parte de las diferentes autoridades”.

Por su parte, los empresarios mexicanos, a través de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), rechazaron la decisión de la Secretaría de Energía y la Comisión Federal de Electricidad de emitir un ordenamiento que impide la inversión nacional y extranjera en proyectos de generación de energías renovables.

El organismo empresarial señaló que “estas acciones impactan negativamente la imagen internacional de México como país destino de inversiones, ya que incrementan sensiblemente el riesgo regulatorio que, junto con una creciente precariedad económica y financiera, reduce la atractividad del país frente a otros posibles destinos de inversión”.

Francisco Cervantes Díaz, presidente de Concamin, señaló que no sólo se afecta a la inversión privada nacional y extranjera en proyectos que ayudan al país, “sino que nuevamente es un mensaje contradictorio que en medio de la pandemia del coronavirus y justo cuando México debe generar certeza al interior y al exterior para promover la inversión productiva en un tema tan relevante para las nuevas generaciones, se decide tomar una decisión que a todas luces solamente responden a un criterio cerrado de los titulares de la Sener y de la CFE”.

Enoch Castellanos Férez, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Cancintra), señaló que es indígnate la forma en que la Sener está desmantelando de manera ilegal el sector eléctrico nacional, por lo que exigió que se cumplan las leyes e incluso reiteró su apoyo a César Hernández, quien hasta el viernes fuera titular de la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria.

La oposición también se pronunció al respecto, Juan Carlos Romero Hicks, coordinador del Grupo Parlamentario del PAN en la Cámara de Diputados, pidió el reemplazo de Rocío Nahle García, titular de la Sener; de Manuel Bartlett Díaz, director de la CFE; y de Octavio Romero Oropeza, encargado de Pemex, luego de la publicación del “Acuerdo para garantizar la eficiencia, calidad, confiabilidad,

El Consejo Coordinador Empresarial acusó a la Secretaría de Energía, encabezada por Nahle García, de atentar contra la legalidad, el Estado de Derecho, la libre competencia y el bienestar de los consumidores, luego de haber publicado el acuerdo que frena las inversiones privadas en energías renovables.

Esta cancelación se une a otras, como es el caso del aeropuerto en Texcoco, donde se creó un clima de incertidumbre sobre la situación real de la economía mexicana.

Los problemas que vengan sobre este caso deberán ser sorteados en tribunales, cuya acción no le hará nada bien a la certidumbre que debe tener un gobierno sólido.