Cuitláhuac no pudo cumplir con el “No robar, no mentir y no traicionar al pueblo”

Por: Ángel Álvaro Peña

  • El Gobernador desvió recursos públicos para promocionar a MORENA
  • Pozos, Marco Medina y Bertha, metidos en el “Despensagate”
  • OPLE amarra las manos a legisladores, al DIF y a la 4-T

Cuitláhuac García Jiménez ha traicionado a Andrés Manuel López Obrador y ha pisoteado la doctrina de MORENA y la Cuarta Transformación. Para el gobernador de Veracruz la filosofía de “No robar, no mentir y no traicionar al pueblo”, sólo fue un slogan de campaña y hoy, el mentir y traicionar es parte de su quehacer diario al ejercer el poder.

Alguien dijo alguna vez que la Cuarta Transformación sólo era la versión actualizada de los gobiernos corruptos del PRI, y no se equivocaron. Como muestra basta un botón. El 16 de abril, por instrucciones del gobernador Cuitláhuac, la directora del DIF informó a los diputados locales y federales, mediante circular DG/OC/015/2020, que distribuyeran insumos (despensas) del Programa Asistencia Alimentaria.

El escándalo estalló cuando se descubrió que la diputada Ana Miriam Ferráez estaba descargando en su domicilio miles de despensas que recogió en el DIF Estatal y que después repartió dándole un sentido político.

En la zona sur hizo lo mismo hizo el presidente de la mesa directiva del congreso, Rubén Ríos Uribe, quien se publicitó entregando los paquetes alimenticios y promocionó a MORENA. También se documentó que el diputado Rodrigo Calderón hizo uso político de las despensas que entregó el DIF.

Dip. Rubén Ríos Uribe

En el norte de Veracruz la diputada local de Álamo, Elizabeth Cervantes de la Cruz, fue descubierta repartiendo despensas en su distrito y, de paso, también hacía propaganda a favor de Esteban Ramírez Zepeta, quien es el candidato de Cuitláhuac a la dirigencia estatal de Morena.

Al ordenar al DIF que entregara despensas a los diputados, el Gobernador no tan sólo violentó los principios de equidad política, sino también incurrió en desvío de recursos porque todo se usó para posicionar la imagen de MORENA.

Si bien el Organismo Público Local Electoral ya dictó medidas cautelares para evitar que los diputados de MORENA sigan repartiendo despensas, aún prevalece la indignación por la forma ruin en que la Cuarta Transformación intentó sacar provecho político de la desgracia.

Pero la inmoralidad rebasó todo límite cuando se descubrió que, en varios municipios, algunos legisladores y diputadas anduvieron repartiendo las despensas a nombre de Esteban Ramírez Zepeta.

Todos juraron que no robarían, no mentirían y no traicionarían al pueblo, pero la verdad es que no pudieron cumplir la mayoría de estos preceptos morales, porque hubo diputados que ni siquiera repartieron las despensas, los sinvergüenzas se quedaron con ellas.

Según el PRI y el PRD, entre la lista de los 52 diputados tuxpeños que fueron a las bodegas del DIF Estatal por despensas, se encuentran Marco Antonio Medina, José Manuel Pozos Castro y Bertha Espinoza. ¿Qué hicieron estos personajes con los apoyos que eran para la población?

En el caso de Pozos Castro es un hecho que pronto veremos a su Fundación Juntos Más Poder repartiendo esas despensas para promocionar la imagen política de uno de sus hijos. 

Dip. José Manuel Pozos Castro

En el caso de Marco Antonio Medina, seguramente las tiene guardadas para su campaña en busca de la alcaldía.

Dip. Marco Antonio Medina Pérez

Queda claro que estos diputados, que aspiran a ser presidentes municipales de Tuxpan y Álamo, han usado recursos públicos con fines electoreros.

Es tan grande el miedo que tiene MORENA a recibir una paliza en las elecciones del 2021, que están copiando todas las tácticas deshonestas que alguna vez usó el PRI, para tomar ventaja. ¿Dónde está la honestidad que tanto presumían?

El caso de las despensas no ha terminado, el futuro del gobernador está en las manos del PRI y el PRD, que fueron quienes denunciaron los hechos y podrían llevar el caso ante las fiscalías anticorrupción.

Por lo pronto, el Gobernador y sus diputados demostraron ser los peores alumnos del viejo PRI y ante ello, la vergüenza debe ser mayor.

 

La verdad os hará libres