Fiscalía de Veracruz con rumbo claro de la mano de Verónica Hernández

  • Celestino Espinoza, un fiscal que llegó a poner orden.
  • Adelina Valderrabano acusada por actos graves de corrupción.

Por: Ángel Álvaro Peña

Este jueves, el Congreso del Estado habrá de elegir al nuevo Fiscal General de Veracruz, aunque en este sentido, la mayoría de los diputados ya ha expresado su respaldo a la encargada de despacho, Verónica Hernández Giadáns, quien desde que suplió a Jorge Winckler, ha hecho bien las cosas.

La terna para la Fiscalía General del Estado (FGE) la integran: Verónica Hernández Giadáns; Ramiro Ramírez Reyes y Anel Retama Jácome. Todos ellos son profesionales reconocidos, pero, Verónica les lleva una gran ventaja, porque con ella al frente, la Fiscalía ha logrado desarticular bandas de secuestradores, ha esclarecido crímenes de impacto y ha puesto tras las rejas a mandos de grupos delincuenciales.

Luego de que la Junta de Coordinación Política concluyera con el proceso de preselección marcado en la convocatoria, el pleno habrá de decidirse por un nuevo fiscal o por la ratificación de la actual titular. Como ya lo comentamos, los legisladores votarán a la segura para que se quede Verónica y siga con su plan de trabajo y entregando buenos resultados a los veracruzanos.

No debemos olvidar que Verónica Hernández, antes de llegar a la Fiscalía se desempeñaba como Directora Jurídica de la Secretaría de Gobierno en Veracruz y, con anterioridad, había ocupado puestos de primera línea en el ayuntamiento de Xalapa. Ahora, es casi un hecho que en la tercera sesión ordinaria del Congreso obtenga el cargo por 9 años más.

EL FISCAL REGIONAL DE TUXPAN LLEGÓ Y PUSO ORDEN

Desde que Celestino Espinoza Rivera Llegó a la Fiscalía Regional de Tuxpan muchas cosas cambiaron para bien, aunque no ha sido tarea fácil, tan es así que algunos fiscales fueron dados de baja ante señalamientos de irregularidades en su desempeño y otros más se encuentran bajo investigación.

El Fiscal Regional es un abogado penalista, agrario, administrativo y constitucional, que adquirió gran experiencia cuando se desempeñó como fiscal investigador y cuando estuvo sirviendo en la Fiscalía General del Estado. Ha sido esta gran experiencia la que le ha permitido restaurar la confianza de la ciudadanía y de los abogados, en la Fiscalía General del Estado.

No aseguramos que todos los problemas están resueltos, pero sí que se han dado pasos importantes en el combate a la corrupción y que se están erradicando prácticas como la dilación en la integración de las carpetas de investigación y la práctica de diligencias que son fundamentales en la procuración de justicia.

El Fiscal Celestino Espinoza ha traído vientos de cambio, y esto se percibe en la reducción de las quejas y mejores resultados de parte del personal de las unidades integrales de procuración de justicia.

Los rezagos en las investigaciones son mucho menores, se han logrado sacar adelante casos que por muchos años habían estado olvidados y esto es un indicativo de que todos están trabajando en la misma dirección y van en el mismo barco.

NUNCA FALTA EL FRIJOL EN EL ARROZ

En el caso de las fiscalías especializadas del norte de Veracruz, aún quedan herencias del antiguo sistema penal tradicional y no nos referimos a los procedimientos, sino a los fiscales que se niegan a dejar atrás prácticas que atentan contra la correcta impartición de justicia y al mismo tiempo, vulneran los derechos de las víctimas de delitos.

Hay fiscales especiales que no han entendido que los compadrazgos, la “línea”, los sobornos y el famoso “coyotaje”, son prácticas que ya no tan sólo están en desuso, sino que además son severamente castigadas, porque se les considera del más alto nivel de corrupción.

Esto viene en referencia a un caso que involucra a la Fiscal Especializada de Delitos de Violencia contra la Familia, Mujeres, Niños y Niñas, Adelina Valderrabano Gómez, quien, violentando principios básicos legales, dejó en inmediata libertad a un imputado detenido en flagrancia por haber atendado contra la vida de su esposa.

El imputado, identificado legalmente como Jared “N”, acuchilló a su pareja de identidad reservada y tan pronto fue capturado, la fiscal lo dejó en libertad. Pero detrás de esto hay una serie de irregularidades graves que pueden ser constitutivas de un delito, ya que cuando la Fiscal Adelina entrevistó a la víctima, ya llevaba impresa una declaración sólo para que la firmara. En este documento la víctima se desistía de proceder penalmente contra su marido. Como era de esperarse, la afectada se negó a firmarla.

Además, también crearon un supuesto informe de la Psicóloga Oralia Aldana, en el que asegura que la víctima se negó a ser entrevistada cuando se encontraba internada en el Centro Médico.  Esto también es falso y todo este embrollo sólo fue para que el agresor saliera libre.

Por todos estos hechos, la fiscal Adelina Valderrabano ha sido denunciada ante la Contraloría General del Estado y ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

Justicia al tiempo…