Medios en el banquillo

ALMA GRANDE

Por Ángel Álvaro Peña

Cuando algunos pensaban que los cuestionamientos a los medios mexicanos eran parte de la consigna ideológica, o que ante la ceguera de seguir pensando en la perfección del Presidente obligaba a criticar la veracidad de los medios, surge la voz del embajador de Estados Unidos en México, aclarando que los medios tergiversaron sus palabras.

Son dos veces las que el embajador ha tenido que desmentir a los medios y sus comunicadores sobre sus acciones o declaraciones de los medios mexicanos. La más reciente tuvo que ver con el invento de haber afirmado “no es momento oportuno de invertir en México”.

Christopher Landau aclaró: “Se está reportando que yo comenté esta mañana a la CONCAMIN que no es momento oportuno para invertir en México. Eso no lo dije. Lo que dije es que los inversionistas buscan la certidumbre y que no hay nada peor que cambiar las reglas del juego”.

Por medio de sus redes sociales, el embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau, desmintió haber dicho que “no es momento oportuno” para invertir en México. Concretó que su comentario fue que “los inversionistas buscan la certidumbre y que no hay nada peor que cambiar las reglas del juego”.

Es una vergüenza que un ciudadano extranjero de la investidura del embajador del vecino país, tenga que corregir a los medios mexicanos en una información que muestra una mala intención, porque esta información se replicó en varios medios de comunicación sin verificar su autenticidad.

Porque la mala leche radica en tratar de enfrentar a los gobiernos de Trump y López Obrador, para que no trabajen juntos en la cooperación conjunta contra los delincuentes de cuello blanco. Para algunos las declaraciones de Genaro García Luna en el vecino país se convierten en un peligro para su libertad.

El 17 de marzo el embajador Landau tuvo que calificar de “irresponsable” a un columnista porque inventó un escenario irreal sobre el cual afirmó que hubo gritos entre funcionarios de ambas naciones. Es decir, de Estados Unidos y México en una reunión que tenía como tema principal el coronavirus.

Señaló el embajador que era “completamente falso” e “irresponsable” y señaló: “En cuanto a la supuesta reunión de México y Estados Unidos, este relato es COMPLETAMENTE FALSO. Hubo una reunión bilateral hace algunas semanas para hablar de la frontera. Pero fue muy positiva, y que yo sepa ni se mencionó el virus. No hubo reunión que “terminó entre gritos y amenazas”.

Ahora dicen que Estados Unidos hace advertencias sobre la posibilidad de que la delincuencia desborde a las autoridades, cuando atentados como el que se llevó a cabo contra Omar García Harfuch, son consecuencia de que se está combatiendo al crimen.

La urgente necesidad de que haya enemistad entre Estados Unidos y México no sólo habla de una deslealtad de los comunicadores y de algunos medios, sino de intereses que pueden señalar de ciertas conductas inapropiadas a esos mismos comunicadores y medios.

La insistencia por tergiversar la realidad de los medios queda clara con estas y otras muchas acciones que han quedado sin aclarar y de lo que no da cuenta ningún medio convencional, porque desmintiendo a uno, la reacción se desarrolla en cascada, en un efecto dominó. PEGA Y CORRE. – Omar García Harfuch sufrió un cobarde atentado que hace evidente que la lucha contra la delincuencia avanza y hace mella en sus filas.