Iberdrola, pérdida irreparable

Por Mónica Camarena Crespo

Una gran inversión se fue de Veracruz, específicamente en la región donde se ubica el municipio de Tuxpan, la empresa española Iberdrola se cansó de las largas del gobierno federal para dar certeza a la operación de una nueva termoeléctrica.

Así, en un abrir y cerrar de ojos, miles de veracruzanos de la zona norte del estado se quedaron con las ganas de ver la generación de más de 2 mil empleos y una inversión inicial de mil 200 millones de dólares.

Se trata de un golpe del que pocos se levantan, más cuando se atraviesa por una crisis sanitaria que ha dejado sin empleo a miles en los últimos meses y los que se seguirán perdiendo producto de la pandemia del coronavirus.

La cancelación de la termoeléctrica por parte de Iberdrola debió haber sido muy bien analizada por los inversionistas, los cuales ya habían gastado cerca de 40 millones de dólares en los trabajos que habían iniciado en Tuxpan.

También tenían oficinas rentadas y varios de los ejecutivos estaban ya de planta en el puerto del norte del estado; los habitantes de aquella zona esperaban con ansia el desarrollo de dicha inversión, pero sobre todo los empleos.

De manera desafortunada el gobierno federal no alcanzo a atajar el anuncio de la empresa española; las declaraciones del presidente sin mayores detalles, como suele hacerlo, fueron en el sentido de entablar una plática para evitar que se cancele la inversión.

Sin embargo, de buena fuente se sabe que no hay ninguna certeza para que Iberdrola cambie de parecer ante las negativas de los de la “cuatroté” para, entre otras cosas, poder acceder al suministro de gas que se requería.

Los desaires fueron muchos, incluido el que a los empresarios ni siquiera los recibían funcionarios de primer nivel, al menos para intentar facilitar a Iberdrola consolidar una nueva termoeléctrica con tecnología de punta.

Y es que la empresa, tiene 170 años de trayectoria, es líder energético global, el primer productor eólico y una de las mayores compañías eléctricas por capitalización bursátil del mundo.

El grupo suministra energía a cerca de 100 millones de personas de decenas de países, cuenta con más de 600 mil accionistas, tiene una plantilla de más de 35,000 empleados y dispone de unos activos superiores a 122,000 millones de euros.

Lo más seguro es que Iberdrola se despidió de México, específicamente desde Veracruz, para nunca más volver, con mayor convencimiento, después de las declaraciones del embajador de Estados Unidos en México Christopher Landau, quien exhortó a no realizar inversiones en nuestro país, simple y sencillamente, porque no es el mejor momento.

En Tuxpan, como en otras partes del país donde también ahuyentan inversiones, seguramente quedará en la memoria de la mayoría la perdida de la inversión de Iberdrola y los empleos que se fueron y que difícilmente la “cuatroté” podrá resarcir.

@monicamarena