Cosmovisión

Por Raúl López Gómez

Boca del Río: Fase Naranja

La población en Boca del Río ha tomado con mucha calma desde el lunes la aplicación de la Fase Naranja, que significa el inicio de las actividades graduales hasta en un 25 por ciento.

A la gente se le ha visto tranquila sin salir volcados a las calles a la nueva normalidad, sino más bien de mucha tranquilidad, y una gran calma para la reincorporación al movimiento de antes.

La situación es de una gran conciencia colectiva que se ha logrado gracias al trabajo del alcalde de la ciudad boqueña, Humberto Alonso Morelli, que ha logrado con la población una excelente comunicación a través de medios informativos y redes sociales.

La población escéptica comienza a salir con cierta meticulosidad, por los más de noventa días de aislamiento obligado a causa de la pandemia, que tiene a un mundo cambiado, y qué con los días de reflexión, la gente se ha dado cuenta de lo importante que ahora ha sido la convivencia familiar, de forma obligada se han tenido que conocer en el seno del hogar, después de los muchos años de distanciamiento entre unos y otros se vuelve a la espiritualidad.

Mayor conciencia colectiva de respeto hacia la protección del planeta, para cuidar ecosistemas y el medio ambiente, es el compromiso de ahora.

Una nueva generación de niños y jóvenes a los que se les ha tenido que proteger con cariño y mucho esmero de los peligros del contagio.

El cuidado especial a las personas de la tercera edad, siempre valiosos en los momentos de emergencia, y que por la experiencia son los baluartes en el hogar, en donde pocos casos de violencia familiar como consecuencia de la “sana convivencia”.

Después de los días de encierro, existe daño psicológico en algunas personas, cuando hay quienes salen desbocados a ingerir alcohol y se dan los excesos con los problemas de repercusión.

En general, el comportamiento humano en Boca del Río ha sido muy respetuoso de las medidas establecidas, y se espera que todo siga igual hasta que se dé ya el retorno a la nueva normalidad con todo.

AMLO: ahí está el detalle

En el orgullo de ser mexicanos, indiscutible que el presidente Andrés Manuel López Obrador, recibe un trato preferencial del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, su homologo, aunque a muchos no les guste.

La próxima visita de Estado del presidente AMLO a Estados Unidos, del 8 y 9 de julio, los trae por acá muy nerviosos a muchos, porque como siempre les corroe el alma y otras partes, el asunto qué al jefe del estado mexicano, le inviten a una visita de carácter diplomático para tratar asuntos relativos a las problemáticas de los dos países y que son variadas.

A los detractores y enemigos políticos, por poco les da el infarto, cuando el presidente López Obrador, informó del tema de la visita a Washington DC.

Salieron a la palestra los osados, audaces y hasta inocentes personajes como Silvano Aureoles, gobernador de Michoacán, a tratar de montarse en los reflectores del político tabasqueño al anunciar su primera salida de México, luego de asumir la presidencia. “ándale chiquito”.

El político michoacano se pasó de la raya en calificativos ofensivos en contra del presidente AMLO, y en la histeria de su paranoia hasta le saca el tema de traición a la patria, por una visita de Estado. No hay derecho joven.

Silvano enloqueció, y con sus malos antecedentes de gobernador fallido que no ha podido sacar adelante a una entidad productiva que se encuentra sumida en serios problemas de inseguridad y de su economía, ahora se pretende erigir en dueño de conciencias y voluntades de los mexicanos.

El iluso hasta con el mandatario nacional, al que denostó y ofendió gravemente con palabras que no vienen al caso al tratar de inmiscuirse en las decisiones y acciones del presidente del País, “abrase visto semejante barbaridad, oiga usted ya me robaron la gabardina, no se vale”.

En otros tiempos, al gobernador michoacano, en menos de una hora hubiera recibido la invitación “obligada” para el acuerdo en la secretaría de gobernación, en donde de inmediato lo pondrían de “patitas en la calle”, Oiga usted ahora me robaron la pluma fuente.

El pleito es conmigo

Ándale, y ándense con cuidado porque el presidente, ya respondió como debe ser a las ofensas y agresiones familiares, de quienes no se miden y ofenden desde las redes sociales a su familia, su esposa y su hijo menor, “es conmigo, no con ellos”, le sale al paso a los cobardes que tiran la piedra y esconden la mano, de lo que abunda en estos lares. “Que pasó chatos”.

“Oiga usted”, es qué si de pleitos se trata, los conflictos y diferencias que se dan entre los mediáticos que agarran de todo y que se quieren llevar al baile, a todo aquel que ose mostrar algo de reconocimiento al presidente de este país.

Se trata de pleitos estériles entre los que le lloran a la chuleta que se les fue, y siguen como cuchillitos de palo, haciendo su lloradera, por afectar al actual mandatario, que tiene el reconocimiento de las mayorías de este país, y aun así no se dan cuenta de que los tiempos del priismo ya se les acabaron. “a la salida nos vemos chatos”.

Antonio Sola: Una Mirada a los Pobres

En el ejercicio del asilamiento por la pandemia, el exitoso y famoso consultor Antonio Sola, ampliamente reconocido en el mundo por sus grandes éxitos de llevar al triunfo a muchos candidatos presidenciales y de los diversos ámbitos de gobierno, ahora como presidente de la Fundación Liderar con Sentido Común, al clausurar el curso de liderazgo ofrecido a participantes latinoamericanos, presentó una nueva visión del mundo de ir hacia la humanítica, para que ayude a reducir el alto nivel de pobreza en el orbe, que mayormente afecta a niños.

Antonio Sola, recordó el origen de su pobreza desde sus padres, con sus 48 años, se reveló al personaje famoso muy reconocido en los países latinoamericanos, cuando emocionado y profundo, dio un mensaje de clausura en dicho curso de cuatro jornadas en doble sesión mañana y tarde, del que nadie se esperaba con reflexiones muy agudas de crítica, hacia aquellos políticos que llegan al poder y se olvidan de los compromisos y objetivos en favor de los débiles y desprotegidos.

El decálogo de Sola va hacia horizontes insospechados, y nunca más pensados de lucha por un cambio de paradigma en el mundo en favor de los pobres.

Sus palabras sinceras y llenas de un mensaje cambiante, llega hasta las profundidades que agobian al ser humano, y hace la diferencia de un nuevo mundo, de antes y después de la pandemia con el Covid-19, en donde se debe dejar de pensar en la riqueza y en lo material, para pasar a un ser humano espiritual y reflexivo, que puede ser más vulnerable por el cambio de rumbo de los hombres y mujeres de poder.

Los días de asilamiento para los personajes de un IQ de relevancia como Antonio Sola, que marca la diferencia entre los seres humanos, ahora lo dedica a poner el dedo en la llaga, precisamente como su propio “némesis”, en donde hace una proclama de ir hacia los pobres.

Sola, exhorta luchar por un mundo mejor, con mucho apego al Quijote de Cervantes, ahora después de ser el héroe de las mil batallas que ayudó a la construcción de los hombres en la ruta al poder, ahora utiliza su fuerza intelectual y su experiencia como una fortaleza para ayudar a quitarles algo por el daño que hacen a sus pueblos, con énfasis especial en Nicolás Maduro, el presidente venezolano, que por ejemplo tiene sumido a su pueblo en una desgracia.

Precisa a México, Antonio Sola, como su país de adopción, y también destaca su gran relación con la gente de muchos países de latinoamericanos a los que conoce de forma personal.

En su mensaje, dejó ya de lado aquel sello de empujar al empoderamiento de los políticos, y ahora en un cambio de 360 grados, inicia una lucha muy seria y muy fuerte en favor de la humanidad, pero sobre todo para ayudar a vencer a la pobreza de los países que agobian en Latinoamérica y en todo el mundo.

Su discurso, serio y profundo, sacude conciencias y quizás los días de encierro, para Antonio Sola, han sido de mucha reflexión, porque deja el camino andado y cambia de rumbo como un milagro, al ir más allá de metas y rutas de hacer ganar elecciones a los políticos, muchos de bajos instintos, con mentes atávicas, que se convierten al llegar al cargo público en los enemigos de la gente y en sí mismos.

La proclama por los pobres del mundo de África y América, cala, duele, y quizás como nunca antes lo hiciera ningún líder mundial en la era del ciberespacio, Antonio Sola, se transformó en la intensa reflexión de la pandemia y el aislamiento, en un personaje que a partir de ahora se le verá triunfar más por la ruta de defensa de los pobres.

En relación a México, se vería en una comparación, como que el mensaje del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, de que “primero los pobres”, ahora sea el mismo que cala ya en los huesos, en la consciencia y en toda la humanidad de Antonio Sola, que lo atrapó en los días de reflexión obligada por el aislamiento a causa de la pandemia.

Sola, el “Messi” de los consultores de las campañas políticas, ahora transformado en verdadero referente de líder mundial de lucha por los pobres, se percibe que no dejará la cancha de la consultoría de las campañas políticas, sino que se le ve como un sesgo de lucha ahora por apoyar a quienes tengan un mensaje real en favor de los pobres de sus respectivos países y lugares.

“Es un milagro”, verlo ahora convertido ya en un nuevo mensajero al estilo de Teresa de Calcuta, y con la sublime esencia franciscana, sí de San Francisco de Asís.

Para quedar entre los pocos líderes mundiales, que no son más de cinco en el planeta, que en la actualidad se han preocupado por ocuparse de incidir con mucha seriedad y pasión en el tema de la pobreza en el orbe.

Dice en sus diez puntos, que hay que despertar el liderazgo transversal que el mundo requiere sacudir consciencias, ejercer el pensamiento crítico, la singularidad de jugar a ser diferentes, aceptar la diferencia, tener un proyecto de vida, capacidad de manejo para las adversidades, capacidad de disfrutar de las pequeñas cosas, tener bondad moral y ética; aplicar el principio integral de cuerpo, mente y sexo, y proponer evitar a los ofuscados, violentos y de bajas pasiones. Tener un elevado sentido del humor y que la meta principal es ser felices y que la risa sea un alimento infalible y finalmente aplicar siempre una estrategia de elegir bien.

Como Jesús en el desierto, Antonio Sola, en la metáfora en estos días de aislamiento tuvo una fuerte lucha con sus demonios internos. Como es y debe ser el gran final, el bien, le gana al mal, gracias a Dios.

Salió al mundo en pleno aislamiento, haciendo uso de las nuevas tecnologías a la mano, conferencias diarias sin descanso, y sin tener que subir a un avión, con más presencia del más destacado líder mundial, ocupó el espacio y el tiempo para ayudar a despertar a las personas, sacudir consciencias y dirigir la mirada hacia un nuevo orden en el mundo, más humanizado, y de cara a resolver la agobiante pobreza que afecta a millones de personas en el orbe.

Mientras muchos durmieron, y descansaron en el aislamiento, Antonio Sola, trabajó y reflexionó, y con sus muchas notas escritas en su libreta, hará un libro, sobre los Nuevos Líderes que demanda la humanidad con urgencia, después de lo que el Covid-19 develó y deja al descubierto.

A dos años del triunfo de AMLO

Venciendo resistencias, superando debilidades y creando fortalezas, el presidente Andrés Manuel López Obrador y su partido Morena, ya están cumpliendo dos años de la proeza de derrotar al PRI.

En el recuento de los daños de los pasados gobiernos, de donde la radiografía de lo que dejaron fue un “cochinero”, lleno de corrupción y de abusos en el ejercicio presupuestal, que, apenas iniciado el mandato de la Cuarta Transformación, se comenzó a darle rumbo a un barco que andaba zozobrando y ahora al parecer la nave ya va a buen puerto.

Entre detractores y enemigos de verdad, AMLO sale adelante en su intención de por primera vez en más de cien años, darle su lugar de preminencia a los pobres, que durante los últimos noventa años enfrentaron estoicos el peso de los abusos del poder, de la corrupción y de la impunidad que prevaleció lastimando a millones de mexicanos, y aún falta tiempo para erradicar el cáncer de las viejas estructuras priistas y de sus aliados.

Los primeros pasos, han sido llenos de confrontación y de una guerra de los que se fueron con el nuevo mandato, políticos y exfuncionarios públicos, que no quieren dejar gobernar a AMLO, y se resisten a despegarse de la ubre presupuestal de la que robaban millones de pesos, y también de dólares de los jugosos negocios de todo lo que le quitaban para poder llevar una vida de privilegio y de abundancia con propiedades y empresas en el extranjero en los famosos paraísos fiscales.

Con las reformas constitucionales se da viabilidad y consistencia al uso de los recursos públicos, se reactiva la obra pública y se crean espacios al bienestar social por encima de todos los programas de gobierno con una clara visión humanitaria y de verdadera justicia social, en el campo y las ciudades.

La Cuarta Transformación no ha sido fácil, también ha tenido una fase de medidas dolorosas, como la de meter de forma urgente el orden en las adquisiciones de medicamentos en la red hospitalaria pública del sistema de salud pública, de la que estaban pegados una red de políticos que obtenían ganancias multimillonarias en dólares por el trasiego y hasta simulación de las medicinas a costas de la propia salud del pueblo en donde se encontró a toda una mafia operando.

Comenzaron a darse los pasos necesarios, para que hospitales y clínicas tuvieran medicamentos y servicios de calidad, sin el acoso de los clásicos “esdrújulos, pulpos chupeteadores, cafiaspirónomicos, juanletranescos y pitufos, malditos desgraciados, perversos, pútridos, méndigos, como decía en sus parodias el clásico de don Jesús Martínez “Palillo”, ahora “esto se acabó”. Así las cosas.