Cosmovisión

Por: Raúl López Gómez

Urgente parar a la polarización nacional

El caso penal del exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin, se ve más que un ajuste de cuentas, que un caso estrictamente penal, por el que se puede utilizar como un arma política de concertación y cobros de facturas pendientes, entre quienes ahora sufren de la persecución política por estar en la picota,

Lo real es que la acción penal debe ser aplicada con todos los alcances legales de esclarecer el desvío de recursos y caiga quien caiga.

Los debates y los litigios que se llevan en el campo mediático confunden a propios y extraños, cuando nadie puede hablar del tema, sino únicamente los involucrados, sí las partes y en el debido proceso las autoridades, cuando corresponda dar un pronunciamiento de carácter legal.

El tema de Emilio Lozoya no debe sujetarse a ningún tipo de negociación y menos como arma de operación política.

Todos los hechos que se van dando en el ámbito jurídico en el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, así se deben de ver para que la gente no se confunda y se deje un desgaste innecesario que hasta puede ser peligro para la causa de Morena en las elecciones locales y federales del próximo año.

También va a ser muy importante que se eviten las famosas “concertaciones” de antes, para que luego no se diga que se están cayendo en las prácticas salinistas.

El presidente Andrés Manuel López Obrador debe concentrarse en gobernar y dejar de lado esa intención que mucha gente percibe, de como si siguiera en campaña y de la que no se ha podido bajar como consecuencia de la polarización que a veces conviene a las causas políticas y al meter más leña al fuego, pareciera que nunca va a existir cordialidad o la simple “cortesía” que se da hasta en la guerra.

Por lo que no se le ve fin a la guerra política de todos contra todos y en donde poco se hace por el presidente para conciliar al país, cuando menos entre partidos y grupos políticos.

Sin rumbo político

La pandemia del Covid-19 ha desnudado a un mundo sumido en la pobreza, la explotación del hombre por el hombre, la ausencia de respeto a los derechos humanos en muchos países, y hasta con serios problemas de migración, en donde la gente ya no tiene salida a los extremos de una situación catastrófica por el hambre.

Los organismos internacionales, como siempre, ajenos al cumplimiento de las acciones para regular y equilibrar los problemas de pobreza y de miseria en el mundo, que quedaron al descubierto de las malas prácticas en un planeta en donde existen serios conflictos de polarización entre ricos y pobres, en donde además poco se hace por preservar el medio ambiente.

Pero los más grave, en algunas naciones latinoamericanas como México, se da una total ausencia de clase política, y en general sólo se busca el poder para esquilmar y lastimar a las grandes mayorías desprotegidas y pobres, que pasan a último termino, cuando cumplen el fin de acceder al anhelado poder político, dice el politólogo veracruzano, maestro Lorenzo Reyes Mar.

“Es muy simple verlos, que desde los diversos partidos políticos, los funcionarios y representantes se han quitado el overol y permanecen algunos en la comodidad de sus oficinas y otros por la edad en la comodidad del hogar a esperar a que simplemente les llegue la quincena”, dice y, además, sin que se vea un serio compromiso con los débiles y los pobres.

Establece que no sólo es el problema de la falta de operación política, sino que muchos funcionarios y legisladores viven a costillas del erario y no hay un compromiso de servir a la gente.

En las próximas elecciones intermedias, adelanta que muchos políticos de la nueva generación que perdieron el rumbo andarán buscando conquistar el voto de la gente, pero la población estará desinteresada en escuchar las promesas de siempre, y sin ir al fondo de las problemáticas reales.

La generalidad que se percibe en todos los partidos políticos es de desinterés por los problemas, porque sé que son muy pocos los personajes, entre hombres y mujeres que en plena pandemia se acercan a la gente a ver qué les hace falta o cómo los pueden ayudar.

No se ve compromiso social de nadie y, en la totalidad, la política mexicana anda sin rumbo, porque piensan sólo en los tiempos electorales, dice el maestro Adolfo Beauregard Tejeda, y no gobiernan para lo que fueron electos. Además de que todos andan haciendo sus acuerdos en lo oscurito con fines de ganar gubernaturas, congresos locales y federales, y municipios.

“Esto tiene que cambiar de rumbo, la política está desprestigiada y ahora los nuevos partidos políticos chicos son una verdadera opción y tendrán la oportunidad de hacer compromisos serios con la población en que se atiendan todas las problemáticas, porque no se atiende ni lo mínimo, como el caso de las altas tarifas de la energía eléctrica en Veracruz, en donde nadie hace nada, además del mal servicio de la CFE y por el estilo.

La pobreza agobia a millones de mexicanos, y con la pandemia se ve a un mundo deshumanizado en donde ni las iglesias salen a pronunciarse en favor de la gente, “es un río revuelto y en perjuicio de pobres y miserables, que estoicos permanecen a esperar un milagro, porque el actual se les terminó”.

Se percibe un descontrol total, dicen ambos analistas políticos y al rato en las elecciones intermedias saldrán a conquistar el voto, pero la gente les dará la espalda, por lo que se pasaran todas las facturas pendientes a quienes arrogantes, prepotentes y cínicos, como funcionarios públicos o legisladores se conformaron con cobrar jugosos sueldos y todas las prebendas multimillonarias que les da el estar pegados a la ubre del presupuesto.

Así es que la coincidencia total entre los expertos en el análisis de la política nacional y local veracruzana, es que, ante la polarización, se perdió el rumbo y está claro a quienes sólo se les ve en la búsqueda de ganar elecciones y no se dedican a gobernar, para lo que supuestamente anhelaron llegar al cargo público y se olvidaron de las convicciones, algo que la gente les va a cobrar muy caro, al tiempo.

El Estado Rector

Las decisiones dolorosas del gobierno de la Cuarta Transformación del presidente Andrés Manuel López Obrador, entran en aguas pantanosas, para tratar de enderezar el rumbo de un país que por varias décadas se sumió en la corrupción, impunidad y abuso de poder.

Ahora, después de resolver el problema de los ductos de Pemex con la fuga millonaria de gasolinas, el presidente se dispone a resolver el tema del abasto de medicamentos con acciones directas de tomar la rienda de la distribución a todo el sector salud en el territorio nacional.

Las acciones buscan acabar con el negocio de los medicamentos que en pasados gobiernos lograron amasar incuantificables fortunas a costa de la salud de millones de mexicanos, que hasta llegaron a recibir en algunos hospitales, agua destilada en las medicinas en contra del cáncer, y placebos, que se entregaban sin misericordia alguna a los pacientes.

Después del conocimiento de la problemática y de los comparativos del presidente, de que hasta el último rincón del país llegan refrescos y botanas sin problema, se ha buscado una solución definitiva de fondo, con una decisión que solidifica, regula y garantiza el abasto a todos los centros hospitalarios y clínicas del sector salud de todo el territorio nacional con la creación de una dependencia para tal propósito de interés humanitario.

El presidente AMLO acude a la ONU, por segunda vez, después de la asesoría a la venta del avión presidencial, y ahora se pretende que las convocatorias a las compras de medicamentos y vacunas se transparente, pero sobre todo se limpie de corrupción y de las malas acciones de desvío de recursos públicos, entiéndase de la corrupción de antes. “Esto se acabó”.

También hay que decirlo, el tratar de dejarle la bola de lumbre a la ONU estará a prueba, porque precisamente este organismo internacional defensor de los ricos del mundo poco hace para ayudar a equilibrar cuando menos las problemáticas en los países pobres del orbe, con serios casos de explotación, esclavitud y muchos temas que por años han existido a los ojos de la humanidad.

El detalle es que no se deben dejar todos los huevos en unas pocas canastas, diríase en el lenguaje coloquial, y precisamente por eso se avecinan los ataques de los histéricos que resienten las acciones de limpieza y transparencia de la famosa Cuarta Transformación, en donde el presidente AMLO sabe que ante las resistencias de los poderosos, su gobierno también lucha por resistir los embates muy fuertes de los intereses de los grandes consorcios nacionales y transnacionales a los que les llegó su 24 de diciembre como “cochinitos”, dicho igualmente en la metáfora.

Sentido pésame

Egresados de la Generación 1975- 1979 de la Facultad de Medicina Miguel Alemán de la Universidad Veracruzana, participan el sensible deceso de la distinguida compañera, doctora Emma Díaz Carvallo.

Acaecida el día 31 de julio del presente año, extendiendo el gran pesar con su familia y colegas del sector salud, así como con todos quienes le conocieron en su excelente trato de calidad humana y de labor profesional ampliamente reconocida en el estado de Veracruz. QEPD. Así las cosas.