El avión y la perversa ofensa del panista Calderón

Por: José Lima Cobos*

La perversidad de Calderón contra el pueblo de México no tuvo límites. Si con la declaración de guerra contra el crimen organizado pretendió legitimar el fraude electoral que autorizó el Instituto Nacional Electoral -hoy INE- paladines de la democracia y el derroche para la corrupción e impunidad, al menos logró que el país se convirtiera en un cementerio, cuya búsqueda de cadáver aún no concluye y no tiene para cuando terminar, y con la compra de un monumental avión para las giras presidenciales y además ponerle el nombre de “José María Morelos y Pavón”, lo identifica y lo ubica, sin hipérbole, en un sujeto enfermo y pequeño, por cualquier lado que se le mire, son auténticos arrebatos de locura.

Si alguien recuerda quien fue el “siervo de la nación”, Calderón con su conducta, al imponerle ese nombre, lleva a demostrar su desprecio y odio que le anida en su corazón y su mente, -para llegar a esos extremos- contra el país, pues se burla de manera descarada y nadie, en su momento, hizo nada y menos el usufructuario de esa ofensa, Peña Nieto que lo utilizó para exhibirse por el mundo, presumiendo de una riqueza que solo existió en su mente enfermiza; sin embargo, los aplausos de los que lo acompañaron en esos viajes, pues sentirse orgulloso y llenos de soberbia, ante un pueblo que raya en la miseria y que seguirá viviendo en ella, en tanto el solaz esparcimiento de los intelectuales y empresarios que lo acompañaba por el mundo y saciar su voracidad.

El insulto no solo es al pueblo de México por parte de Calderón, sino también a la historia nacional que, si bien poco le importa, ahora se apresta para que el Instituto Nacional Electoral,- estos individuos que se oponen a ganar menos sueldo que el presidente de la república, para no corromperse- le registre un partido que se denomina, México Libre, que se constituyó con recursos provenientes de empresarios mineros, a quienes se les concesionó miles de hectáreas para que, a cielo abierto, se siga explotando nuestras montañas y atentar contra el cambio climático, que menos les importa.

Fue público y notorio -porque nunca se desmintió– que se le entregó a Margarita Zavala seis millones de pesos para ese objetivo y no se ha anunciado sanción alguna, aunque está por verse si se le concede el registro para que participe en la contienda electoral del 2021 y así fortalecer el bloque que están integrando, de manera que el presidente López Obrador no se constituya en un dictador en el combate a la corrupción e impunidad, pues de otra suerte no existe lubricación al sistema, de ahí los alaridos de esa minoría privilegiada que, acostumbrada al hartazgo, se niega a reconocer que vivió del  pillaje y los grandes trastupijes .

Qué bueno que por mero pudor, vergüenza y por el insulto que representa para el pueblo, que el presidente López Obrador se negó siquiera a subirse a conocer lo ostentoso de ese avión, por representar y acumular las lágrimas y la sangre de miles de mexicanos, que han muerto por hambre, o bien por la guerra que su secretario de Seguridad Pública -García Luna, preso en Estados Unidos- tramó y armó en el país una estructura gansteril endemoniada para obtener beneficios que pronto se conocerá cuanto representan para la mafia que gobernó al país durante los últimos quince años.

Si Emilio Lozoya –proviene de la familia Salinas de Gortari, porque su padre se encumbró en ese gobierno- secretario de Minas y luego el ISSSTE, de donde aprendió las artimañas que hoy puso práctica con Peña Nieto- existe mucha similitud con el frívolo presidente “gavióticó” que con un matrimonio a modo, imita también a su pariente Montiel, quien le hereda la gubernatura de uno de los Estados más ricos de la república y cuyo presupuesto fue saqueado, igual como lo hizo con la nación, donde se ejemplifica con la privatización de la industria petrolera y eléctrica.

El así llamado “Siervo de la nación” -14 de septiembre de 1913 fue claro y se transcribe solo unos pensamientos, para dar cuenta de la criminal mentalidad de Calderón con ese avión: “5.-que la soberanía dimana inmediatamente del pueblo” los más de treinta millones de votos del 1 de julio del 2918; 8.-la dotación de los vocales -sueldos de los servidores públicos- será una congrua suficiente y no superflua, y no pasará por ahora de 8,000 pesos; 12.-Que como la buena ley es superior a todo hombre, las que dicte nuestro congreso deben ser tales, que obliguen a la constancia y patriotismo, moderen la opulencia y la indigencia, y de tal suerte se aumente el jornal del pobre, que mejore sus costumbres, alejando la ignorancia, la rapiña y el hurto; 18.- que en la nueva legislación no se admita la tortura”. Hasta aquí, solo un botón de muestra.

 

limacobos@hotmail.com

Twitter: @limacobos1