Voraces

Por Mónica Camarena Crespo

Decía Oscar Wilde “La ambición es el último refugio del fracaso” frase que podría aplicar a la situación por la que atraviesa el partido al que le quedó grande el poder: MORENA.

Engolosinados y mareados por el rápido ascenso, los que se sienten dueños de la marca, solo miran hacia sus obvias ambiciones personales y están dispuestos a violar las normas éticas o legales para concretar sus deseos y ansias de poder.

La endeble oposición en México debería estar de fiesta y reagruparse sin mezquindades para dar batalla en las urnas y ser opción para los cada vez más desilusionados con los gobiernos emanados de MORENA a nivel federal y en algunos estados.

VERACRUZ

Como mal ejemplo morenista esta Veracruz, en donde el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, como todos saben, está ubicado en los últimos lugares de aprobación en el país por su pésimo desempeño y para colmo en su manejo al interior de su partido.

Impuso a su incondicional Esteban Ramírez Zepeta para la dirigencia estatal de MORENA, quien, al igual que su jefe, no convence con su pobre discurso ni siquiera en una elección como jefe de manzana.

Las tribus en Veracruz están desatadas, son varias las cabezas que se disputan el liderazgo a falta de un verdadero líder político. De esta forma, el diputado local de MORENA, Juan Javier Gómez Cazarín se impone como el operador en la rebatiña de candidaturas, y hasta de encantador para jalar algunas figuras del PRI y del PAN al corral morenista.

CON PORFIRIO Y CON DELGADO

En Veracruz en la recta final se decidieron por Porfirio Muñoz Ledo; sin embargo, al experimentado político seguramente le llegará el reporte de que a Mario Delgado lo hicieron sentir en casa cuando realizó su gira proselitista por la dirigencia nacional.

Los desatinos políticos en Veracruz han sido la constante con Cuitláhuac García Jiménez; sólo hay que recordar cómo se la jugó con Martí Batres en la disputa por la presidencia del Senado, cuando todo indicaba que la tabasqueña Mónica Fernández Balboa contaba con el apoyo mayoritario para llegar a esa posición, lo que se concretó, lo mismo que la quemada para el mandatario veracruzano.

DIVISIÓN Y TRAICIONES A LA VISTA

Lo que viene es una historia bastante conocida, la división de los inconformes dentro de MORENA (que serán muchos) va a resquebrajar aún más al partido en el poder, al grado de padecer las traiciones acostumbradas cuando no hay orden ni reglas claras, ya ni hablar de lealtad, esa palabra ni la conocen.

Se vislumbra que sean los propios morenistas decepcionados los que le den varias estocadas al partido del presidente, quien, por cierto, no pone orden.

Xalapa podría ser un buen ejemplo de cómo MORENA podría perder rápidamente una buena posición; la pésima gestión del alcalde morenista en la capital del estado ha logrado unir a todos, pero en contra de volver a votar por MORENA. De concretarse el castigo electoral en Xalapa, los golosos de la izquierda deberán empezar a reconocer las muy malas decisiones y las consecuencias de sus ambiciones desmedidas.

@monicamarena

 

 

 

 

 

Foto: Imagenpoblana.com