En guerra el fútbol español

La Liga, que agrupa a los 42 clubes de primera y segunda división, dijo que la decisión es nula de derecho. El organismo dijo en un comunicado que la ley atribuye a la Liga y no la federación “la potestad para organizar las competiciones profesionales y aprobar el calendario deportivo” de las mismas.

Los clubes anunciaron una asamblea extraordinaria el próximo lunes para consensuar una respuesta. El paro comienza el 16 de mayo y pone en jaque las dos últimas jornadas de la Liga, que se disputan Madrid y Barcelona, y la final de la Copa del Rey entre Barsa y Athletic de Bilbao el 30 de mayo.

La guerra se produce además cuando Madrid y Barcelona tienen opciones de disputar una histórica final española de Liga de Campeones el 6 de junio en Berlín.

La huelga
El motivo oficial de la huelga es la nueva ley que permite la venta conjunta de los derechos de televisión del fútbol español. Pero esconde un pulso entre la federación y el Consejo Superior de Deportes del gobierno.

La Federación se queja de haber sido excluida de este acuerdo. El sindicato de futbolistas critica que el dinero de la venta se destine en un 90% a los clubes de primera y solo un 10% a los de segunda.
Según los jugadores, el reparto es 80-20 en otros modelos similares de venta centralizada.

Hasta ahora, los clubes españoles negociaban sus derechos audiovisuales individualmente, lo que había abierto una brecha enorme entre Madrid y Barcelona, y el resto.

La RFEF dio el anuncio luego de realizar una reunión de junta directiva. Si no hay solución a la vista, no se jugarán las dos últimas fechas de la Liga y la final de la Copa del Rey entre el “Barza” y el Bilbao.
El gobierno español dio un decreto que pone fin a la venta individualizada de los derechos por parte de cada club y establece que las instituciones deben repartirse el 92% de los ingresos.