A 70 años del terror de Hiroshima

Con un llamamiento a la paz y a la eliminación de todas las armas atómicas del mundo, unas 55.000 personas en la ciudad japonesa de Hiroshima recordaron hoy a las víctimas del lanzamiento hace 70 años de la bomba atómica.

A las 8:15 hora local se hizo silencio y solamente se pudo oír el tañido de una campana de bronce y el sonido de los cicádidos en el calor veraniego, citó DPA

A esa hora exacta el bombardero estadounidense “Enola Gay” arrojó en 1945 “Little Boy”, la primera bomba atómica en una guerra, sobre la ciudad del oeste de Japón. Se estima que murieron 140.000 personas, más de la mitad de inmediato.

En la ceremonia participaron enviados de 100 países, tantos como nunca antes. Estados Unidos estuvo representado entre otros por la embajadora Caroline Kennedy.

El primer ministro conservador japonés Shinzo Abe dijo que su país, como única víctima de bombas atómicas en una guerra, “tiene una importante misión de concretar un mundo sin armas nucleares”.

Abe anunció que en septiembre Japón presentará en la Asamblea General de la ONU un nuevo proyecto de resolución para la eliminación de las armas atómicas.

El alcalde de Hiroshima, Kazumi Matsui, llamó al presidente estadounidense, Barack Obama, a viajar a Hiroshima y a escuchar los relatos de los supervivientes.

“Nuestro mundo aún sigue rebosando de más de 15.000 armas atómicas”, alertó Matsui. Los supervivientes aún padecen física y psicológicamente las consecuencias de la radiación, recordó.

Tres días después de Hiroshima, los estadounidenses lanzaron una segunda bomba atómica sobre Nagasaki. Hasta diciembre de 1945 murieron allí otras 70.000 personas. Poco después del lanzamiento de ambas bombas, Japón se rindió. Hasta hoy en día hay personas que mueren como consecuencia de la radiación.

Matsui llamó al mundo a seguir la senda del pacifismo que encarna la Constitución japonesa de postguerra. Sin embargo, el alcalde no mencionó que el gobierno de Shinzo Abe está llevando adelante una amplia reforma militar, que según los críticos supone un alejamiento de este pacifismo.

El alcalde de Hiroshima se manifestó sin embargo por sistemas de seguridad “que no sean dependientes del poder militar”.

Sobrevivientes del infierno nuclear de Hiroshima instaron sin rodeos a Abe durante un encuentro en esa ciudad a dar marcha atrás “de inmediato” con esa planeada reforma militar.

indian-students-carry-239.520.360

Las leyes de seguridad que actualmente son debatidas en última instancia en el Parlamento y son rechazadas por la mayoría de la población permitirían por primera vez desde el fin de la guerra que Japón participe en misiones militares junto a Estados Unidos en el exterior.

Abe subrayó que las leyes son necesarias para “impedir la guerra”. El “rumbo (de Japón) como nación pacífica no se modificará jamás”, aseguró el premier nipón.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, se unió, a través de un mensaje, al llamamiento de los supervivientes de los bombardeos: “No more Hiroshimas. No more Nagasakis (No más Hiroshimas, no más Nagasakis)”.

Según los medios, la noche previa al 70 aniversario de la capitulación de Japón el 15 de agosto Abe realizará una declaración esperada con expectativa.