Elecciones en 13 estados

El INE a prueba

Partidos políticos y el INE tendrán que demostrar que poseen la madurez suficiente para realizar comicios limpios y con credibilidad

Por Staff

 

El año 2016 servirá para consolidar un sistema político electoral o bien para desvanecerlo entre las dudas y las impugnaciones.

A pesar de que el presidente consejero del INE, Lorenzo Córdova, aseguró que las elecciones de 2015, fueron las más limpias en la historia de México y sobre esto añadió que fueron ejemplares, a pesar de que en realidad hubo muchas dudas sobre los resultados y el índice de abstencionismo superior al 50 por ciento, el optimismo del INE parece convertirse en fantasía.

La sorpresiva elección del 7 de junio impactó a la sociedad, incluso a aquellos que no votaron. Sin embargo, detrás de ese entusiasmo de los ganadores y de la necesaria autocrítica de los derrotados está el papel que jugó el INE en los comicios.

La víspera de las elecciones fue de un protagonismo obsesivo del consejero presidente Lorenzo Córdova, quien ahora parece haberse escapado de los reflectores que ahora lo buscan inútilmente ante su inesperada timidez y asilamiento.

Pero esta vez la catatónica reacción de Lorenzo Córdova es lo de menos, lo realmente necesario es la actuación del INE en cuanto a la organización de comicios, la manera de llevar adelante la jornada electoral, y la probable eficiencia de los resultados.

Este tipo de calificaciones desde luego que puede ofrecerlos cada uno de los ciudadanos con derecho a voto. Pero sería muy saludable que cada vez que se realicen comicios. Luego de una semana los ciudadanos votaran para calificar la actuación del INE durante cada elección. Eso sí sería un paso firme rumbo a la democracia.

La evaluación es un tema de moda en este sexenio. La evaluación popular del INE es una urgencia de nuestra democracia, esperemos que no haya fraude en ella.

El INE debe hacer algo para recuperar la confianza del electorado y tendrá que hacerlo en las elecciones de 2016, de otra manera carecerá de objetividad para las elecciones presidenciales de 2018, con sus respectivas graves consecuencias.

El próximo año habrá elecciones en 13 entidades. En 12 de ellas se elegirá gobernador, se renovará el Congreso local y a los integrantes de los ayuntamientos.

Estos procesos se llevarán a cabo en Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala y Zacatecas.

Además, en los estados de Veracruz y Puebla, el nuevo gobierno durará sólo dos años en el poder, con el fin de empatar su proceso electoral con el federal, en el 2018.

En Baja California sólo se renovará el Congreso local y los cinco ayuntamientos.

En total, estarán en disputa mil 635 cargos públicos: 12 gubernaturas, mil 182 ayuntamientos, 270 diputaciones de mayoría relativa y 171 diputados de representación proporcional.

La elección en los 13 estados se llevará a cabo el domingo 5 de junio del 2016.

En algunas entidades, como Oaxaca, donde los aspirantes ya se promocionan como si fueran tiempos de campaña electoral, el proceso arranca hoy; empero, ya para este día, algunos aspirantes llevan camino andado.

Aunque cada estado seguirá sus reglas y tiempos para el proceso electoral, será el común denominador que las precampañas comiencen en enero o febrero y las campañas se desarrollen a partir de abril y los primeros días de junio.

En Oaxaca, por ejemplo, donde el PRI perdió el control por primera vez en el 2010, debido a una alianza del PAN, PRD, PT y Convergencia –hoy Movimiento Ciudadano- es gobernada por Gabino Cué. La inexistencia de la alianza de 2010, más el desgaste de la gubernatura de Cué y el fortalecimiento del PRI como primera fuerza electoral, podría llevar al tricolor de regreso al poder.

Esto lo saben los priistas y, por eso, más de uno han levantado la mano para buscar la candidatura del partido, algunos organizando eventos a los que asisten cientos de personas y en donde son coronados con arreglos florales o se les regalan presentes de las comunidades que visitan.

Uno de los más sonados es Alejandro Murat, ex director general del Infonavit, quien desde el centro del país ha ido construyendo su aspiración en la entidad.

En Oaxaca, el proceso electoral arrancó oficialmente el 8 de octubre de 2015.

En Veracruz donde, a pesar de que el periodo del gobernador entrante será de solo dos años, la batalla por la candidatura ya comenzó.

Al interior del PRI, la ruptura de la familia Yunes con Duarte, el actual gobernador, prendió los focos rojos de la sucesión, en cuyo proceso ha predominado la guerra sucia, intentando desprestigiar a quienes se han dicho interesados en convertirse en mandatario veracruzano.

En Chihuahua, medios de comunicación locales han denunciado que Enrique Serrano, alcalde de Ciudad Juárez, ya hasta está repartiendo despensas con sus iniciales, en colonias populares de esa urbe.

Este hecho ha sido denunciado ante el Congreso de Chihuahua por Daniela Álvarez, diputada local del PAN, quien busca que el alcalde sea sancionado por promover su imagen personal utilizando recursos públicos.

En Quintana Roo, la carrera por la gubernatura también se encuentra en su apogeo.

Hace unas semanas fue muy criticado que Raymundo King de la Rosa, exdiputado federal, anunciara y promoviera con bombo y platillo su tercer informe legislativo.

Según quejas de ciudadanos de esa entidad, King colocó decenas de anuncios espectaculares y convocó a figuras reconocidas de su partido para el gran evento que le sirvió para posicionarse entre la población de ese estado.

En Hidalgo, los priistas también van con todo en la disputa por la candidatura de su partido.

La semana pasada, el senador priista David Penchyna Grub comenzó sus actividades en comunidades de ese estado con la entrega de computadoras en una escuela primaria en Pachuca, la capital.

Sin embargo, desde meses anteriores, Penchyna se ha hecho presente en varios municipios hidalguenses con la entrega de ambulancias para la atención de emergencias. A finales de septiembre entregó la número 11. Todas llevan inscrito su nombre en la carrocería.

Por su parte, Omar Fayad, también senador y otro de los aspirantes a la gubernatura de Hidalgo, ha mantenido presencia en su estado llevando jornadas médicas a las comunidades y entregando cobijas en las zonas más frías de su estado.

Por Tamaulipas, Baltazar Hinojosa, diputado federal y presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara alta, ha estrenado una página web en la que da cuenta de su trayectoria, su familia y su visión para México y para su entidad.