El PRI, renovarse o morir.

Cuando ya todos dan por muerto al PRI es conveniente recordar que sigue siendo la primera fuerza política nacional.

Una fuerza política nada despreciable, y una fuerza política en donde a la voz de ya, los diferentes grupos al interior del PRI se aprestan para renovar sus dirigencias.

Ningún partido es monolítico, en todos hay corrientes que divergen, por lo cual no es justo ni exacto, catalogar a todos sus integrantes como miembros de una misma clase política.

La pelea por la dirigencia en el partido va a ser una lucha de corrientes y de la forma de ver y hacer politica. Entre quienes quieren y creen poder seguir haciendo política de la misma forma como la han hecho hasta ahora, sin darse cuenta que el juego político ya cambio, y por otro lado las corrientes nuevas (no necesariamente jovenes) que buscan reposicionar al partido con una oferta politica acorde a los tiempos, tiempos de una ciudadania critica, mas informada y que exige resultados y que cuando no los obtiene castiga mediante su voto.

Una renovacion con propuestas politicas competitivas sera la señal de que se entendio el mensaje de las urnas, de no ser asi, sera necesario un segundo o tercer golpe electoral para atender el llamado de atención de la ciudadania. Renovarse o morir, hoy más que nunca es cierta esta frase, el PRI el día de hoy se encuentra en la disyuntiva de hacer Historio o de ser Historia.