TRANSPARENCIA CON MIOPIA

TRANSPARENCIA CON MIOPIA

JULIO ALONSO IGLESIAS

Existe un dicho que compara  la estadística gubernamental con la minifalda y que señala que “muestra cosas interesantes pero no las esenciales”. Y esto es lo que sucede con la transparencia mexicana que se ha caracterizado por ser manipulada para no entregar información que definitivamente contribuiría a sanear la gestión pública en los tres niveles de gobierno.

Actualmente el país está sumergido en un proceso de armonización contable, rendición de cuentas y la transparencia. Por lo que se refiere a la última, cada nivel de gobierno tiene sus propias limitaciones y retos.

Por el lado del marco normativo la falta de precisión, las excepciones y la confusión nada accidental de las interpretaciones de la ley, ha frenado el derecho a recibir respuesta de múltiples peticiones.

Otro problema es la escasez de personal con perfil y adecuada formación en materia de transparencia, para dar respuesta oportuna y eficiente a los usuarios del sistema de transparencia. En el caso de las entidades de transparencia estatal, se presenta un problema dual; el de sufrir escasez y exceso de personal al mismo tiempo, ya que frecuentemente requieren de más personal para cubrir las enormes cargas de trabajo, pero también se ven saturados de personal que son recomendados, queridas (os), familiares y compromisos políticos que fueron contratados sin tener mérito alguno. Un ejemplo es el Instituto Veracruzanos de Acceso a la Información (IVAI), que cuenta con un excedente de más de 70 % de personal que no contribuye a nada excepto a sangrar al erario público. Lo que también les ha permitido esquivar la respuesta a diversas solicitudes de información pública.

Sus consejeros en realidad son saltimbanquis que saltan de un puesto de la administración pública a otro ya sea de o para juez de asuntos judiciales, secretario de trabajo y productividad, etc. Pero no son especialistas de la materia de transparencia, aprenden el oficio, sobre la marcha entre aciertos y errores. Lo que explica la mediocridad del desempeño del IVAI. La ausencia de una verdadera autonomía del poder ejecutivo en la etapa de elección de consejeros explica la actuación parcial en muchas de sus acciones.

Pero eso si se asignan bonos por “desempeño” los consejeros del IVAI sin mérito alguno excepto el de pasear y meter gastos elevados de viáticos para ellos y su séquito de ayudantes, léase “gatos incondicionales”.

A nivel municipal se aprecian dos problemas críticos, la falta de interés por tener completa y actualizada su página de transparencia en su portal oficial del ayuntamiento en la mayoría de los municipios, y en el caso de Veracruz más del 80 % de los municipios se encuentran dentro del marco de incumplimiento, que a pesar de contar con su página de transparencia, no la tienen actualizada, está incompleta o solo simulan tener esta página.

Y a las personas que tienen asignada la función o el puesto de responsable de ser enlace de acceso a la información del municipio con el IVAI, son en su mayoría gente con poca o nula formación académica y pobre hábito de lectura, lo que explica que no conozcan lo que les compete de la legislación en materia de transparencia.

Lo anterior finalmente nos lleva a la lamentable conclusión de que la verdadera transparencia todavía le falta un largo camino por recorrer en México.

La reflexión es suya, hasta la próxima.