Sin columna vertebral el Plan Veracruzano de Desarrollo.

VISIÓN Y EVOLUCIÓN

Sin columna vertebral el Plan Veracruzano de Desarrollo.

Julio Alonso Iglesias.

El Diccionario de la Real Academia de la lengua Española define la palabra arcabuz como: Arma de fuego portátil, antigua, semejante al fusil, que se disparaba prendiendo la pólvora del tiro mediante una mecha móvil incorporada a ella.

La convocatoria del Plan Veracruzano de Desarrollo ha tenido un buen inicio, al invitar a la sociedad, a dar su opinión y enriquecer con propuestas un programa que contribuirá a establecer las pautas a seguir en el desarrollo de Veracruz. Esta consulta contempla, factores transversales y factores verticales (sectoriales), y cubren una amplia gama de temas.

Sin embargo, es como un viejo arcabuz de municiones (en cada disparo múltiples municiones salen de la boca del cañón y que se dispersan cubriendo un amplio espacio), y por lo mismo carece de impacto profundo sobre la diana.

Ya que no existe un eje rector en el que las acciones a realizar en el próximo gobierno, estén enfocadas a fortalecer el camino que permita crecer y fortalecer la economía Veracruzana. Y de manera particular en Veracruz, que actualmente con los limitados recursos que dejará Duarte y su gabinete depredador. La situación es crítica.

En varios países a nivel nacional y regional, el eje central de la economía (su vocación) está definida, en  el caso de Veracruz  surge la pregunta: en que se quiere que Veracruz destaque en los próximos años; (industria, turismo, comercio etc.) de manera sólida y sobre el que girarán las acciones y programas de las diferentes dependencias públicas.

Como aspiramos ver a Veracruz en los próximos año, Querétaro, Aguascalientes y San Luis Potosí, apostaron al sector industrial y ahí están los resultados, Quintana Roo y Baja California Sur al sector turismo, en el caso de Guanajuato primero se enfocó al turismo de manera sólida con la Ciudad de Guanajuato y San Miguel Allende, y posteriormente años después se enfocó al sector industrial siendo el eje del mismo la ciudad de León. En el caso de Sinaloa, apostó al sector agropecuario y actualmente se practica la agricultura más tecnificada del país así como en el procesamiento de alimentos.

En ningún momento se habla de abandonar el resto de los sectores económicos, pero no es lo mismo una política dispersa, que una concentrada para poder  apreciar sólidos avances económicos.

Por supuesto que hay necesidades de recursos e infraestructura en todos los sectores económicos ya que Veracruz tiene presencia en todos, pero se deben concentrar de manera particular en uno para poder obtener la población verdaderos beneficios.

Una visión (planeación real y de cumplimiento obligado) a largo plazo de 20 o 30 años, permitirá un desarrollo sostenido y generará confianza en los inversionistas el sector privado, hoy ausentes, ya que no quieren saber nada de los proyectos gubernamentales que actualmente existen por la falta de credibilidad, cinismo y excesos de fraudes un gobierno Duartista carente de palabra y honor.

Sin una visión de cuál será el sector insignia que contribuya a la modernización y mejoramiento de la sociedad Veracruzana, todo lo anterior es taco de lengua, y seguirá la continuidad de nulo avance estatal.

La reflexión es suya, hasta la próxima