Cerca PGR a Duarte

Lo buscan sin éxito en la CDMX; hubo cinco cateos en Cuauhtémoc, Miguel Hidalgo y Coyoacán


Los agentes de la PGR siguieron esta semana a los cuñados de Javier Duarte, Mónica Macías y a su esposo José Armando Rodríguez, durante toda su estancia en la Ciudad de México. Había la posibilidad de que ellos, sin saberlo, los llevaran al gobernador de Veracruz con licencia. Por ahora, no fue así.

Debieron no perderlos de vista, incluso a su salida de la capital, revelaron a ejecentral fuentes de primer nivel. La orden que tienen es: cercar a Duarte.

img_6551

Paralelamente, otro grupo de agentes de la Procuraduría General de la República (PGR), cateó cinco inmuebles en la Ciudad de México, todos ellos vinculados al abogado Alfonso Ortega, quien hace unos días se presentó ante la dependencia y confesó que era prestanombres de Duarte. El litigante solicitó a cambio de toda la información, beneficios legales para no ser sometido a juicio.

Este abogado declaró, entre otras cosas, que construyó cerca de una decena de empresas fantasma para comprar tiempos compartidos en Estados Unidos –particularmente en Nueva York-, un yate y hacer transferencias a diferentes bancos.

Las fuentes consultadas detallaron que los cateos que efectuó la PGR el viernes en la capital del país están vinculados a esas empresas fantasma y a todas las operaciones financieras que hizo el abogado a favor del ahora gobernador con licencia.

Estrategia de presión

Mónica y su esposo permanecieron en la Ciudad de México unos días y después de realizar trámites personales, consultar abogados y visitar a algunos familiares, abordaron el viernes un vuelo con destino a Minatitlán, Veracruz.

Durante todo su recorrido no se percataron que eran vigilados por agentes de la PGR. Mucho menos se dieron cuenta cuando se dio aviso de su salida de la ciudad.

Ya en el aeropuerto internacional de Minatitlán, Veracruz, José Armando Rodríguez y Mónica, hermana de Karime Macías, esposa de Duarte, fueron sorpresivamente retenidos por los agentes de la PGR.

img_6553

“Serán sometidos a una revisión”, les informó uno de los agentes.

Les pidieron sus identificaciones, a las cuales les tomaron fotografías, y revisaron algunas de sus pertenencias. Pasaron los minutos y les hicieron algunas preguntas sobre su viaje, a lo que respondieron con evasivas.

Cuando terminaron los policías de su revisión y tras pasar varios minutos, la pareja les preguntaron qué esperaban, a lo que el mismo agente, que por su comportamiento parecía jefe de los policías, respondió: “Esperamos instrucciones”.

Los cuñados de Duarte estaban muy nerviosos y preocupados, relataron distintas fuentes. Habían regresado a Coatzacoalcos, Veracruz, para ver a sus hijos, por lo que si eran detenidos en ese momento no podrían explicarles lo que había pasado.

Pasó poco más de una hora y, ante la falta de respuesta, insistieron a los agentes sobre cuál era la base legal para retenerlos allí. Exigieron entonces enseñarles una orden de aprehensión o de localización. Ninguna tenían los agentes, según respondieron, así que los dejaron libres.

Tras un rumor sobre su captura, la PGR aclaró que la hermana de Karime Macías, fue “sujeta a revisión ordinaria”, como parte de un protocolo de identificación.

A Mónica se le ha señalado junto a su esposo José Armando Rodríguez Ayache con la red de complicidades por la que se busca a Javier Duarte.

Lo buscan en CDMX; catean 5 inmuebles

La Procuraduría General de la República (PGR) realizó la noche del viernes un cateo a diversos inmuebles en la ciudad de México, ligados con Javier Duarte de Ochoa, ex gobernador con licencia de Veracruz y otros implicados, en cumplimiento de cinco órdenes giradas como parte de la investigación por lavado de dinero, delincuencia organizada y defraudación fiscal que existen en su contra.

En un comunicado, la autoridad federal precisó que los domicilios cateados se ubican en las delegaciones Cuauhtémoc, Coyoacán y Miguel Hidalgo. Sin embargo en ninguno de ellos lo ubicaron.

En los cateos realizados por agentes federales a través de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales (SEIDF), y en coordinación con la Agencia de Investigación Criminal (AIC) se contó con apoyo de la Marina Armada y otras instancias del gabinete de seguridad federal.

“Las órdenes judiciales de cateo tuvieron como propósito la obtención de datos de prueba con relación a las indagatorias abiertas por los delitos de delincuencia organizada, lavado de dinero, defraudación fiscal y otros”, señala el comunicado de la dependencia.

Fue el Juzgado de Distrito Especializado en Medidas Cautelares y Control de Técnicas de Investigación, con residencia en la Ciudad de México, quien emitió las órdenes de cateo. Y aunque no ubicaron ni a Duarte ni a su esposa, si se habrían llevado de los inmuebles documentación que pueda ayudar a las indagatorias en curso.

El pasado miércoles 19 de octubre, la procuradora Arely Gómez confirmó que Duarte de Ochoa se encuentra prófugo de la justicia y que las instancias de seguridad federal se coordinaban para dar con su paradero.

Con información de Eje Central